Y no tendrá que vivir debajo de un puente

Los puntos de vista y las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor(es) y no reflejan necesariamente las opiniones y/o políticas de Debt.com.

Ese titular parece imposible, ¿verdad? Para ahorrar dinero, debe guardar más y, por definición, eso significa que estará gastando menos. Entonces, sí, va a gastar menos pero no va a tener que dejar de gastar en las cosas de las que ahora está disfrutando.

La clave para este tipo de ahorro “sin dolor” es pensarlo lo menos posible. En su lugar, debe automatizar el proceso de ahorro y reducir el gasto tanto como le sea posible. Los comportamientos en las finanzas han demostrado que la fuerza de voluntad es un recurso limitado, por lo que tener un “presupuesto estricto” en el que se exprime cada dólar hasta estar muy ajustado con el dinero, no funciona mejor que una dieta estricta. Tiene éxito un par de días pero no puede sostenerlo.

Aquí hay dos maneras en que puede automatizar el proceso de gastar menos y ahorrar más:

Cortar con los gastos “basura”

Primero, hagamos un recorrido por su tarjeta de crédito y estados de cuenta bancarios, como así también sobre sus facturas de gastos mensuales. Comenzando con sus cuentas bancarias y de tarjetas, mire cuidadosamente cada cargo mensual recurrente que encuentre y elimine las cosas que no usa. Estas pueden ser membresías en gimnasios que ya no está utilizando, suscripciones que nunca lee, y servicios que no ha tocado en años. Lo que todos tienen en común, es que se renuevan cada mes, trimestre o año sin su aprobación y, a menudo, sin que usted se percate de ello. Pero admitámoslo: no va a dejar de pagar la revista Cat Fancy cuando el Sr. Bigotes fue a “la gran caja de arena” en el cielo hace dos años.

Cancele esos cargos automáticos y solo con eso, acabará de lograr un ahorro continuo y permanente todos los meses, por el resto de su vida, sin tener que pensar en nada de eso nunca más. Esa membresía de gimnasio de $49 no volverá, y ahorrará un total de casi $600 en el transcurso de un año con solo una llamada telefónica. No es un mal retorno de su inversión. Luego revise sus gastos de servicios, estados de cuentas de cable y teléfono, en busca de ítems que no utiliza. Podría ser una suscripción de tono de llamadas, un seguro de vida innecesario en su factura de tarjeta de crédito, o bien una función del cable que nunca usa. ¡Cancélelos y ahorre!

Gaste menos, ahorre más

Cuando analicé este tipo de gastos innecesarios para mi libro “El desafío de los $ 1,000: cómo una familia redujo su presupuesto sin mudarse debajo de un puente o viviendo con queso del gobierno”(el gobierno proporciona queso procesado a los beneficiarios de la asistencia social), encontré $132.89 en este tipo de gasto recurrente pero inútil, incluyendo $25 por mes por una cuenta de correo electrónico que no había abierto en dos años.

Esto se ocupa de las cosas que están documentadas en papel, pero ¿qué pasa con todas sus compras circunstanciales, desde comprar el almuerzo en el trabajo hasta recoger un pack de seis cervezas de regreso a casa? Todos estos tipos de compras pequeñas y no programadas suceden, justamente, sin pensarlo mucho, especialmente si está usando una tarjeta de débito para gastos no contemplados. La forma de evitar esto es sacar de su sueldo una cantidad fija de efectivo para cubrir todos sus gastos casuales.

Esto funciona por dos razones: primero, es físicamente más incómodo gastar dinero en efectivo que pagar cosas de cualquier otra manera; segundo, tener un límite estricto en el gasto de efectivo automáticamente frena las compras pequeñas mientras intenta estirar su efectivo hasta que llegue el próximo sueldo. Comenzará a priorizar sus compras automáticamente. En lugar de $3.50 por un café sofisticado para llevar, esperará y beberá las cosas gratis en la oficina y ahorrará el efectivo. O comprará el café, pero no se llevará el damasco danés. De cualquier manera, todavía estará recibiendo su café, pero también lo hará gastando menos.

Hay un último paso, y eso también implica la automatización: establezca un plan de ahorro para su efectivo recién descubierto. No sirve para nada reducir sus gastos si ese dinero se gasta en otras cosas. Sume sus recortes de gastos y deposite esa cantidad de dinero automáticamente en una cuenta de ahorros, donde pueda ver cómo se acumula. Luego, puede usar ese dinero para invertir, financiar una cuenta de emergencia, o bien tomar unas vacaciones. De cualquier manera, su gasto total no se modificará. Simplemente comprará las cosas que son más importantes para usted.

Si la deuda de tarjetas de crédito no le permite empezar su plan de ahorros, llámenos, nosotros podemos ayudarlo. Llámenos al 1-844-669-4596, y lo conectaremos con la solución que mejor se adapte a sus finanzas personales.

Brian J. O’Connor es el autor del galardonado libro de presupuesto “El reto de $ 1,000 (en inglés): Cómo una familia recortó su presupuesto sin mudarse debajo de un puente o viviendo con queso del gobierno”.

análisis de deuda 855-654-9191

Conoce al autor

Brian O'Connor

Brian O'Connor

Contribuyente

Brian O'Connor is a contributing writer for Debt.com. O'Connor is a journalist, writer and consultant. He's a syndicated personal finance columnist and author of "The $1,000 Challenge."

ahorro, Finanzas Personales, manejo del dinero

Artículos Relacionados

Artículo modificado por última vez Septiembre 17, 2018. Publicado por Debt.com, LLC . Los usuarios de celulares y tablets también pueden acceder a la versión AMP: Cómo ahorrar dinero sin cambiar su gasto - AMP.