3 minute read

Una Cuenta de Ahorros para la Salud (HSA, por sus siglas en inglés) es una cuenta exenta de impuestos que se abre en una compañía de seguros, un banco u otra institución financiera o fiduciaria y que se puede utilizar para pagar ciertos gastos médicos cualificados. Los empleados pueden abrir una cuenta de ahorro para la salud patrocinada por la empresa si reúnen los requisitos necesarios, y las personas que trabajan por cuenta propia también pueden optar a una HSA.

Tener una HSA tiene varias ventajas, y una de las más importantes es el hecho de que las aportaciones que se hacen a la cuenta de ahorro para la salud son deducibles de impuestos. Por lo tanto, está contribuyendo con dólares antes de impuestos, y siempre que gaste los fondos en gastos médicos calificados, no tendrá que pagar impuestos sobre los retiros. Además, cualquier ganancia de los fondos de la HSA que haya invertido también se acumula libre de impuestos.

También puede ahorrar para grandes gastos médicos, como una operación o procedimiento que necesitará en el futuro. También puede ahorrar suficiente dinero cada año para acumular un saldo elevado que pueda cubrir emergencias médicas inesperadas más adelante.

¿Cree que es un buen candidato para una cuenta de ahorro para la salud? Esto es lo que debe saber:

#1 Debe utilizar los fondos de la HSA para gastos médicos calificados

Para que los reintegros estén exentos de impuestos, debe destinar los fondos a “gastos médicos calificados”, según la definición del Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés). Los gastos médicos calificados son generalmente aquellos que pueden ser objeto de una deducción por gastos médicos y dentales en sus impuestos federales. Para ver una lista de gastos médicos calificados, consulte la publicación 502 [ING] del IRS.

Infórmese: 6 estrategias para minimizar los gastos médicos

#2 Debe tener un plan de salud con deducible alto para ser elegible

Tanto si es autónomo como si tiene una cuenta de ahorro para la salud a través de su empleador, debe tener un plan de salud con deducible alto (HDHP, por sus siglas en inglés) [ING] para poder optar a una HSA. Para 2021 y 2022, el IRS define un plan de salud de alto deducible como uno que tiene al menos $1,400 para un individuo y $2,800 para una familia. Además, para 2021, los gastos anuales de bolsillo del HDHP no pueden superar los $7,000 para un individuo o los $14,000 para una familia, sin incluir los gastos fuera de la red. En 2022, ese límite de gastos de bolsillo no puede ser superior a $7,050 para un individuo o $14,100 para una familia.

#3 No puede tener una cobertura adicional del plan de salud

Para ser elegible para una HSA, no puede tener ninguna otra cobertura de salud, con un puñado de excepciones. Otros seguros que puede tener y seguir siendo elegible para una HSA incluyen ciertos tipos de seguro de responsabilidad civil, seguro para una enfermedad específica o seguro de hospitalización que paga una cantidad específica por día. También se le permite tener un seguro de accidentes, discapacidad, atención dental, atención de la vista y atención a largo plazo, además de su HDHP. También puede tener telesalud y otros cuidados a distancia (para los años del plan anteriores a 2022).

#4 Existe un límite de aportación anual a la HSA

La cantidad que puede aportar a una HSA depende del tipo de cobertura del HDHP que tenga, de su edad, de la fecha en que cumplió los requisitos para obtener una HSA y de la fecha en que deje de cumplirlos. Para 2021, puede aportar hasta $3,600 si tiene un HDHP individual, o hasta $7,200 si tiene cobertura familiar. Para las personas de 55 años o más al final de su año fiscal, el límite de contribución se incrementa en $1,000. Sin embargo, una vez inscrito en Medicare, su límite de contribución anual se reduce a cero.

Infórmese: Cómo ahorrar para la asistencia sanitaria durante la jubilación

#5 La Ley CARES amplía el gasto en HSA

La Ley de Ayuda, alivio y seguridad económica por el Coronavirus (CARES, por sus siglas en inglés) amplió la lista de artículos considerados “gastos médicos calificados” [ING] que pueden ser reembolsados desde una cuenta de ahorros para la salud, haciendo que los productos menstruales y los medicamentos de venta libre sean ahora reembolsables desde las cuentas HSA.

#6 El saldo de su HSA se renueva

Si no ha gastado el saldo de su HSA al final del año fiscal, no hay problema. Su saldo se transfiere al año siguiente, todos los años, sin penalización. De este modo, puede seguir contribuyendo y acumulando el saldo para cubrir futuros gastos médicos.

Did we provide the information you needed? If not let us know and we’ll improve this page.
Let us know if you liked the post. That’s the only way we can improve.
Yes
No

About the Author

Deb Hipp

Deb Hipp

Deb Hipp is a full-time freelance writer based in Kansas City, Mo. Deb went from being unable to get approved for a credit card or loan 20 years ago to having excellent credit today and becoming a homeowner. Deb learned her lessons about money the hard way. Now she wants to share them to help you pay down debt, fix your credit and quit being broke all the time. Deb's personal finance and credit articles have been published at Credit Karma and The Huffington Post.

Publicado por Debt.com, LLC