Análisis Gratuito de Deuda

Contact us at (844)-669-4596

Afortunadamente, puede negociar la mayoría de ellas si sigue estos consejos.

2 minute read

Imagine ir a la tienda de comestibles para comprar manzanas. Usted vio un anuncio en el periódico local que promocionaba: “¡Nuestro precio más bajo para manzanas este año!” El precio en las manzanas anunciaba: “Una docena de manzanas: $2”.

Lleva su docena de manzanas a la línea de pago. El cajero lo llama y le dice: “Eso será $ 3.12”.

Sorprendido, usted solicita una explicación:

“Bueno, el impuesto a las ventas es de 12 centavos”, dice el cajero. “El dólar extra es nuestra tarifa de documentación. Eso cubre hacer los trámites para que podamos venderle las manzanas”.

Usted frunce el ceño, pero paga.

“¿Quiere una bolsa para llevar a casa sus manzanas?”, pregunta el cajero. “Porque eso será otros 50 centavos”.

Por supuesto, eso nunca sucede, excepto en los concesionarios de automóviles, donde las estafas se dan a diario.

¿Pagar por el papeleo?

Entre las tarifas ridículas que pagará en un concesionario: Una tarifa por la documentación o un cargo de transporte. Teóricamente, esta tarifa cubre el costo de la “documentación” para transferir el vehículo de la concesionaria a usted. En realidad, es mayormente ganancias para el concesionario.

¿Cómo sé esto? Porque 11 estados legislan esta tarifa, con un límite de $75, como se puede ver en este mapa …

Sin embargo, en los estados donde la tarifa de documentación no está limitada, puede subir a casi $800. ¿Quién está completando esta documentación? ¿Warren Buffett?

¿Qué puede usted hacer?: El concesionario le dirá que esta tarifa no es negociable. Entonces negocie en otro lugar. Es bastante común que los compradores inteligentes exijan: “Bueno, si tengo que pagar cientos adicionales, ¿qué otra cosa puede usted hacer por mí?” Prepárese para marcharse por principio, y mire cómo se ablanda el concesionario, porque usted habrá desperdiciado unas pocas horas, pero él estará fuera por miles de dólares.

¿Pagar por la publicidad?

Algunos distribuidores cobran una tarifa de publicidad. Así es, ellos quieren que pagues por este costo básico de hacer negocios. Como propietario de un negocio, me parece francamente ofensivo. ¿Deberíamos también cobrar a nuestros clientes una tarifa de electricidad (por el costo de encender las luces) y una tarifa de agua (para proporcionar a nuestros empleados agua corriente)?

¿Qué puede hacer?: Si esto está realmente en una etiqueta en la ventana del automóvil que desea, solicite que sea eliminada. Si le golpean mientras firma el papeleo, señálelo y proteste firmemente. Por lo general, si los distribuidores intentaban que pudiera pasar, estarán dispuestos a eliminarlo si usted los atrapa. Le sorprendería lo frecuente que es, que nadie se lo reclame.

¿Pagar por nada?

La tarifa más ofensiva de todas las que aplican los concesionarios se llama: “tarifa de preparación del concesionario”. Cuando pregunta para qué sirve, puede llegar a escuchar algo como esto: “¡Bueno, es para cubrir el costo de llenar el aceite y los líquidos, lavarlo y limpiar el interior para que esté en plena forma cuando se vaya con él!”

Imagínese si su tienda de comestibles le cobrara por lavar las manzanas, e incluso si le pasara el costo del granjero que regó el manzano.

En realidad, le toma entre 1 y 2 horas a un concesionario preparar el auto para entregárselo a usted. Incluso si acepta pagar por eso, no ascenderá a cientos de dólares.

Lo que puede hacer: Afortunadamente, la tarifa más ridícula es la más fácil de negociar. Conozco clientes que literalmente arquearon una ceja y simplemente dijeron: “¿En serio?”, y ¡poof!, desapareció el cargo. Nuevamente, enfréntese al vendedor. Ellos saben perfectamente que es una falsa tarifa, por lo que hágales saber que usted lo sabe.

¿Le suministramos la información que necesitaba? Si no fue así, déjenos saber y mejoraremos esta página.
Díganos si le gustó o no le gustó este artículo, de esta manera trabajaríamos para mejorar nuestro sitio web.
No

About the Author

Howard Dvorkin, CPA

Howard Dvorkin, CPA

Soy contador público certificado y he escrito dos libros sobre cómo salir de deudas: Credit Hell y Power Up. Soy, además, uno de los expertos en finanzas personales de Debt.com. He centrado mis esfuerzos profesionales en las industrias de finanzas de consumo, tecnología, medios y bienes raíces, creando no solo a Debt.com, sino también a Financial Apps y Start Fresh Today, entre otros. Mis consejos sobre finanzas personales se han incluido en innumerables artículos, y han aparecido en el New York Times, el Washington Post, Forbes y Entrepreneur, así como en prácticamente todos los periódicos nacionales y locales del país. Pienso que todos deberíamos tener una razón para vivir al máximo. Además de mi familia, mi pasión es enseñar a los estadounidenses cómo vivir felices dentro de sus posibilidades. Para mí, el dinero no es la raíz de todo mal. La mala administración o manejo del dinero, sí lo es. El dinero no puede comprar la felicidad, pero endeudarse siempre compra la miseria. Es por eso que lancé Debt.com. Me alegra que usted esté leyendo esta página ahora ya que tengo mucho por compartir.

Publicado porDebt.com, LLC