A pesar de la catástrofe financiera y personal que deja un desastre natural, los estadounidenses no tienen un plan de emergencia.

Aunque los desastres naturales le costaron a este país $ 306 mil millones en daños el año pasado, y dos quintos de los estadounidenses dicen que no podrían recuperarse financieramente si tuvieran que sufrir uno, aún no están preparados.

La mitad de los que han vivido un huracán, un tornado o un incendio descontrolado, no cuentan con un plan si reciben otro golpe, según un informe de Farmers Insurance (en inglés). Pero los desastres naturales siguen siendo una de las mayores preocupaciones entre los estadounidenses.

“La preparación para desastres a menudo se pasa por alto”, dice el informe. “Pero nuestra incapacidad para controlar el clima no significa que seamos impotentes frente a los principales fenómenos meteorológicos”.

Cometiendo los mismos errores

Si nunca ha pasado por un desastre natural, quizás no sepa cómo prepararse para uno. Pero para las personas que han sobrevivido a uno, no lo están haciendo mucho mejor. Entre los hallazgos:

  • El 70 por ciento de los estadounidenses ha experimentado algún tipo de desastre natural, un tercio de los cuales fueron huracanes.
  • El 55 por ciento de los encuestados que han pasado por un desastre natural, no tienen un plan en caso de que ocurra otro.

Cuando se desglosan por edad, los Millennials están menos preparados, y son más optimistas sobre la idea de las tormentas y los incendios. Casi la mitad, el 44 por ciento, no tiene un plan de emergencia y el 66 por ciento cree que puede recuperarse después de un desastre. Pero este es el grupo que es menos probable que ya haya pasado por un desastre natural, a pesar de que están en aumento cada año.

Cómo prepararse para una emergencia

Incluso si es pequeña, es vital planificar lo que sucede en caso de una emergencia. Ya sea por un desastre natural o una pérdida de trabajo, siempre debe estar preparado para actuar, si las cosas no salen según lo planeado. Aquí hay algunas maneras de prepararse para un huracán, un tornado o un incendio forestal antes de que ocurra.

  1. Cargue alimentos y agua. Debe planear tener al menos un galón de agua por persona durante al menos tres días. Cuando obtiene alimentos enlatados, asegúrese de tener a mano un abrelatas manual.
  2. Manejar los requisitos médicos. Asegúrese de que su medicamento esté listo. Si tiene niños pequeños o parientes mayores en casa, prepare sus medicamentos también.
  3. Ropa y necesidades de abrigo. Su ser futuro le agradecerá por los calcetines y camisetas adicionales que haya empacado antes de la tormenta. Además, tenga mantas y zapatos resistentes a mano.
  4. Copie sus documentos. Mantenga los documentos esenciales digitalizados en una memoria USB, en la nube o impresos y en una bolsa tipo Ziplock. Considere la escritura de su casa, contactos de emergencia (como su compañía de seguros) y efectivo. Las formas alternativas de identificación, como un pasaporte, son útiles en caso de que necesite una copia de seguridad.
  5. Herramientas útiles. Si se corta la energía, necesitará velas y fósforos. También cargue con linternas, baterías, bolsas de basura y herramientas pequeñas.
  6. No se olvide de sus mascotas. Farmers Insurance dice que, el 35 por ciento de los encuestados con planes, no tienen nada preparado para sus mascotas. Asegúrese de tener suficiente comida, agua, medicamentos e información de contacto con el médico para sus amigos peludos.

Es importante crear un plan también. Repase si y cuándo se irá, quién es responsable de qué y qué hacer si se separan. Para los fines del seguro, tenga fotos recientes del interior y exterior de su hogar.

análisis de deuda 855-654-9191

Conoce al autor

Dori Zinn

Dori Zinn

Escritor

Zinn es un periodista independiente con sede en Fort Lauderdale, Florida.

insurance

Artículos Relacionados

Artículo modificado por última vez Septiembre 27, 2018. Publicado por Debt.com, LLC . Los usuarios de celulares y tablets también pueden acceder a la versión AMP: El no estar preparado para otro eventual desastre natural, incluso cuando ya hemos sido golpeados una o más veces - AMP.