Los errores financieros en sus 20 años de edad pueden hacer que quedarse calvo o usar jeans de mamá sea la menor de sus preocupaciones más tarde

8 errores financieros en tus veintes que pueden perseguirte más tarde

8 errores financieros en tus veintes que pueden perseguirte más tarde

Cuando usted está en sus veintes, tomar decisiones financieras lamentables puede ser la última cosa en su mente. Después de todo, nunca tendrá un cuerpo mejor, una libido más alta o sueños más grandes que en la plenitud de su juventud. Sin embargo, las decisiones financieras personales que tome antes de cumplir los 30 años pueden afectarle durante las próximas décadas.

Haga clic o pase las diapositivas para evitar cometer 8 errores financieros que pueden perseguirlo más tarde.

1. Vivir de los préstamos estudiantiles

Sacar todo lo que pueda de los préstamos estudiantiles es fácil. Pagar esos préstamos, no tanto. Es una mala idea solicitar más dinero del que necesita para poder comprar un auto, estudiar en mejores muebles o vivir en un apartamento fuera del campus.

Dependiendo de la cantidad que pida prestada, usted podría pasar hasta 10 a 25 años pagando préstamos estudiantiles federales, de acuerdo con la Oficina de Protección Financiera del Consumidor (Consumer Financial Protection Bureau, en inglés). [1] Por lo tanto, la próxima vez que quiera gastar el exceso de fondos de los préstamos estudiantiles en un mejor estilo de vida, en su lugar deposite ese dinero en ahorros.

2. No pagar los préstamos estudiantiles

La deuda de los préstamos estudiantiles de Estados Unidos era de casi 1,5 billones de dólares en 2019, con alrededor del 11% de la deuda total de los estudiantes con más de 90 días de mora o en mora, según el Banco de la Reserva Federal de Nueva York. [2] Si usted está atrasado en los pagos de los préstamos estudiantiles o no los paga, sus problemas financieros sólo empeorarán si no elabora un plan de pago asequible.

Los pagos atrasados o el incumplimiento del préstamo pueden afectar negativamente su puntaje de crédito. Mientras tanto, el interés compuesto -interés sobre el interés- puede duplicar o triplicar la cantidad original del préstamo. El gobierno puede embargar hasta el 15% de sus salarios para pagarlos, y el Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés) puede embargar sus reembolsos de impuestos sobre la renta hasta que usted esté fuera del incumplimiento. [3] Si sigue en mora cuando se jubile, el gobierno puede embargar hasta el 15% de sus beneficios mensuales del seguro social. [4].

Ignorar su puntaje de crédito

3. Ignorar su puntaje de crédito

Realizar pagos atrasados de tarjetas de crédito, préstamos estudiantiles, automóviles y otros pagos con más de 90 días de atraso puede disminuir su puntaje de crédito, la calificación que revisan los acreedores antes de otorgarle crédito. Los propietarios y los empleadores también miran su puntaje de crédito. Un buen puntaje de crédito es de 670-739 y excelente es 800 y más.

Sin embargo, si permite que su puntaje de crédito descienda por debajo de 580, tendrá un crédito pobre, siempre a merced de acreedores con altos intereses deseosos de aprovecharse de su desesperación.

4. Elegir malos compañeros de cuarto

Su mejor amiga puede ser una bomba para una noche de discotecas, pero ¿pagará el alquiler a tiempo? Ese tipo de la escuela juega mal al baloncesto, pero ¿puede mantener un trabajo? Escoja a un compañero de cuarto moroso y usted podría pagar por ello más tarde con su puntaje de crédito.

Esto se debe a que, si su compañero de cuarto se atrasa en el pago de la renta o se muda a mitad de un contrato de arrendamiento, usted todavía está en problemas con el pago de la renta mensual. Si usted tiene que pagar tarde o romper su contrato de arrendamiento, eso puede ser una mancha en su historial de pagos, que comprende alrededor del 35% de su puntaje de crédito.[5]

5. Descuidar los ahorros para emergencias

Cuando usted guarda dinero en una cuenta de ahorros de emergencia, tiene dinero para cubrir las reparaciones del automóvil, cuentas médicas, gastos veterinarios, reparaciones en el hogar y otros gastos inesperados que de otra manera tendría que cargar en las tarjetas de crédito.

Para evitar el pago de intereses sobre la deuda acumulada por una emergencia, ahorre por lo menos $1,000, preferiblemente más para no arrastrar la deuda de las tarjetas de crédito a la próxima década.

Financiar su vida con tarjetas de crédito

6. Financiar su vida con tarjetas de crédito

Salir a tomar algo y a cenar todas las noches con los amigos es muy divertido. También lo es comprar muebles con estilo, tomar vacaciones frecuentes y tener los últimos dispositivos electrónicos. Ponga todo eso en las tarjetas de crédito, sin embargo, tendrá que pagar por ello más tarde.

Cuando usted vive más allá de sus posibilidades financiando todo lo que quiere con tarjetas de crédito, puede terminar con deudas y altas tasas de interés que lo seguirán mucho más allá de los 20 años. Si se atrasa en los pagos mensuales, su puntaje de crédito también puede disminuir, afectando su capacidad crediticia más adelante.

7. Pasar por alto las oportunidades de los fondos de jubilación

Comenzar a ahorrar para la jubilación a los 20 años es inteligente, ya que tiene décadas por delante para crear su cuenta de jubilación. Si usted no está aprovechando el beneficio 401K, de un empleador, especialmente si la compañía iguala su contribución, usted está perdiendo grandes ganancias.

Por ejemplo, si usted contribuye $5,500 al año a una cuenta de jubilación y gana 7% anualmente, tendrá alrededor de $31,000 después de cinco años, según el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos. [6] Ahorre por 15 años a la misma tarifa y tendrá $138,000. Manténgalo así durante 35 años y tendrá alrededor de $760,000 ahorrados para su jubilación.

8. Disminución de los objetivos financieros

¿Quiere viajar por el mundo, comprar una casa, tener hijos, casarse o simplemente estar seguro financieramente más tarde? Establecer metas financieras a los 20 años lo motiva a convertir sus sueños en realidad. Ahora es el momento de empezar a ahorrar para el pago inicial de una casa, contribuir a una cuenta de jubilación, crear ahorros de emergencia y desarrollar su conjunto de habilidades profesionales para obtener un ingreso más alto.

Este artículo de Deb Hipp fue publicado originalmente en Debt.com.

Recuerde, si tiene deuda de tarjetas de crédito, deudas de impuesto o, incluso, desea reparar su puntaje de crédito, puede llamarnos al y un experto en finanzas le hará una consulta gratuita.

Fuente:
¿Le suministramos la información que necesitaba? Si no fue así, déjenos saber y mejoraremos esta página.
Díganos si le gustó o no le gustó este artículo, de esta manera trabajaríamos para mejorar nuestro sitio web.
Yes
No

About the Author

Deb Hipp

Deb Hipp

Deb Hipp es un escritor independiente de tiempo completo que reside en Kansas City, MO. Deb pasó de no poder obtener la aprobación de una tarjeta de crédito o un préstamo hace 20 años, a tener un excelente crédito hoy, y haberse convertido en propietario de su casa. Deb aprendió sus lecciones sobre el dinero por el camino más difícil. Ahora ella quiere compartir sus experiencias, para ayudarlo a pagar sus deudas, arreglar su crédito y dejar de estar al borde de la quiebra todo el tiempo. Los artículos de finanzas personales y créditos de Deb suelen publicarse en editoriales relevantes como Credit Karma y The Huffington Post.

Publicado por Debt.com, LLC