LLAMA AHORA:

(844)-669-4596

Inicio » 8 Consejos para dejar de ser tacaño

8 Consejos para dejar de ser tacaño


Actualizado

Publicado


¿Alguna vez le han dicho que debe dejar de ser tacaño?  ¿Ha pronunciado usted alguna vez la frase «quédese con el cambio»? ¿Se ríen las personas al ver su automóvil pequeño y sencillo con transmisión manual? ¿Adquirió la mayoría de sus equipos electrónicos a principios de los años 90?

Si es así, es probable que sea una persona tacaña. Pero no se preocupe, puede cambiar sus hábitos de tacañería poco a poco siguiendo estos pasos radicales.

Aprenda ocho consejos para aflojar y dejar de ser tacaño antes de que el único lugar donde vea a sus amigos sea en el pequeño espejo retrovisor de su automóvil.

1. Comprar un televisor moderno

Si aún posee una televisión de 45 kilos con una parte trasera que sobresale porque es tan tacaño que no se ha querido comprar una televisión nueva en los últimos 20 años, debe saber que hay buenas noticias para usted.

En la actualidad existe una variedad de televisiones «baratas», y barata es una palabra que seguramente le guste. Puede conseguir un televisor decente con pantalla de 32 pulgadas por $220 y colgarlo en la pared. Además, si realiza su compra en el Black Friday, podrá encontrar una oferta aún mejor.

2. Dejar una propina locamente generosa

Si de verdad quiere cambiar su actitud con el dinero, y es de los que nunca se ha atrevido a dejar una propina del 20% de la cuenta, o de ninguna cantidad, deberá tomar medidas drásticas.

Lo que puede hacer después de pagar los $12 de la cuenta, es dejar $10 en la mesa e irse. Hágalo sólo una vez, para de esta manera sacudirse toda la memoria corporal de tacañería. Le alegrará el día al camarero y también acumulará buen karma. Puntos extra de karma: Suelte un billete de veinte.

Descubra: Cómo salir a comer fuera de casa con un presupuesto ajustado

3. Gastar en ropa interior nueva

Si bien la ropa interior suele ser costosa, sobre todo para un tacaño, incluso si no está saliendo con nadie y sólo su gato ve su ropa interior vergonzosamente desgastada, una buena idea es tirar esa ropa interior vieja y comprarse otra nueva.

Junte $30 y compre paquetes de ropa interior en una gran tienda o por Internet. La ropa interior nueva le da un empujón y añade la elasticidad que tanto necesita a su ajustado presupuesto.

4. Pagar el precio solicitado en una venta de garaje

Suele suceder que cuando ve una lámpara de Pottery Barn a $2 en una venta de garaje, ¿pregunta si se la puede llevar por $1? A todo el mundo le gusta regatear, pero a veces el precio ya es una excelente oferta.

Así que, la próxima vez no regatee con la vecina que organiza una venta de garaje. Tenga en cuenta que si no tiene una buena relación y hace que se enoje, seguramente hará la vista gorda a los ladrones que trepen por su valla, por ser demasiado tacaño.

5. Invitar a alguien a comer

Quizás mucha gente lo ha invitado a comer, pero ¿alguna vez invita a comer a alguien? Creo que todos sabemos la respuesta a esa pregunta. Ahora le toca a usted, así que saque su billetera y gaste su dinero en esa invitación.

Igualmente puede seguir siendo medio tacaño a la vez que generoso. Una opción es elegir un restaurante con una oferta de «compre uno y lleve otro gratis» u otro tipo de comida especial. Luego pida un artículo económico para usted para poder rebajar el importe de la cuenta.

6. Dejar de fabricar su propio jabón líquido para la ropa

Salvo que sea una persona solitaria que vive en la pradera y que lava su ropa en una tabla de lavar, no es necesario que prepare su propio jabón líquido. Especialmente cuando el precio de los jabones líquidos de marcas conocidas se sitúa alrededor de los 19 centavos por carga.

En su lugar puede utilizar cupones para jabón líquido para la ropa y luego comprarlo en oferta. O simplemente compre un detergente barato. De ese modo, liberará tiempo para ahondar en su alma y explorar los orígenes de sus hábitos de tacañería.

7. Vender cosas a un precio razonable

Si la mayoría de los precios de los artículos de su venta de garaje están marcados como «firmes», tendrá que resignarse a transportar nuevamente todas esas cosas de vuelta al interior de su casa luego de que termine la venta y nadie los compre. Tenga en cuenta que nadie pagará lo que «valen» sus libros, y considere que tendrá que regalar ese gigantesco centro de entretenimiento de los años 90, ya que nadie pagará por sacarlo de su casa.

Debe arriesgarse a cortar por lo sano, deje que otra persona disfrute de su sillón reclinable, sus libros o la cucha de su perro y siga adelante con su vida.

8. Pagar a una niñera

Debe saber que por muy adorable que sea su mascota, sus amigos no querrán levantarse antes de lo habitual o ir a su casa a las 11 de la noche cuando llueve para que su cachorro salga a hacer pis. Si sus amigos o familiares se ofrecen voluntarios o tiene un acuerdo de intercambio para cuidar a su mascota, estupendo.

Pero no pida a compañeros de trabajo, vecinos, amigos o familiares que le presten un servicio por el que los cuidadores de mascotas cobran una tarifa. Ellos cobran porque es un trabajo que altera la vida. Busque un cuidador de mascotas o arriésguese a que sus amigos lo eviten al no atender sus llamadas y no contestar sus mensajes para evitar las solicitudes de cuidado de mascotas.

ANÁLISIS GRATUITO DE DEUDA

Contáctenos al (844)-669-4596

¡Mira cuánto podrías ahorrar!

Sólo dinos cuánto debes en total y estimaremos tu nuevo pago mensual consolidado.