Si descarta dar propina para ahorrar dinero cuando sale a cenar, el karma estará cocinando un plato especial solo para usted

Los puntos de vista y las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor(es) y no reflejan necesariamente las opiniones y/o políticas de Debt.com.

Una mañana, en mi cafetería favorita, me sumergí en mi bolso por un dólar, de modo de poder dejarle una propina al camarero. Pero tan pronto como ese billete de $20 dejó mis dedos, flotando en cámara lenta antes de descansar sobre una pila de billetes de un dólar en el frasco de vidrio, me di cuenta de mi error.

Lo mismo hizo el camarero. “Gracias, Deb”, sonrió.

“Usted se lo merece”, le dije, como si hubiera tenido la intención de la generosa propina todo el tiempo. Porque una vez que se suelta un billete de $20 en el frasco de propinas de alguien, no hay una recuperación aceptable. Si lo recojo y admito mi error, sería una idiota. Si lo dejara, me faltaría dinero para la semana. ¿Qué opción elegí? Bueno, digamos que siempre tengo algunas recetas de fideos a mano para tiempos difíciles.

Honestamente, no fue tan importante. He trabajado para obtener propinas las suficientes veces que disfruto presenciar los pocos segundos de euforia de alguien cuando recibe una propina que los asombra. Hubo muchas veces, en mis veintes, cuando la propina abiertamente generosa de alguien me llevó al monto que necesitaba para comprar comestibles, o pagar mi factura de luz justo antes de que venciera.

Entonces, lo entiendo. Sin embargo, algunas personas no. Lo que esos tacaños no se dan cuenta es que si usted es mezquino, pagará por esos “ahorros” de otras maneras. Aquí hay seis razones por las cuales la propina es importante:

1. Mal servicio

A menos que no quiera volver nunca más a un restaurante, es prudente depositar más del 20% de la factura para mostrar su agradecimiento. Eso se debe a que los camareros recuerdan quién da buenas propinas y quién no. Si se lo conoce como alguien que da malas propinas, ningún camarero hará esfuerzos adicionales para que su comida sea especial. Acostúmbrese a tener cubitos de hielo en el fondo de un vaso de agua vacío porque así es como va a ser su vida a menos que cambie sus modos.

2. Perderse la comida gratis

Este es uno de los beneficios de dar propinas. Como soy amigable y siempre doy propinas, recibo algunas ventajas en mi cafetería habitual, especialmente si estoy cerca de la hora de cierre. Por más de una década he recibido al menos unos cientos de dólares en buenos productos horneados y sándwiches preparados para ser tirados. No creo que los camareros fueran tan generosos si me hubieran conocido como “esa mala clienta que deja malas propinas y que se queda hasta un minuto antes de que cerremos”.

3. Venganza

¿De verdad quiere ponerse en contra de un camarero vengativo, que le guarde rencor y tenga control sobre su comida? La mayoría de las personas con las que no sea generoso no deslizarán su hamburguesa en el piso la próxima vez antes de servirla, pero nunca se sabe a quién estará tentando a hacerlo con una mala propina.

4. Retribución kármica

Me refiero a ser ahorrativo. Sin embargo, la tacañería no es el camino a seguir. Eso es porque la mezquindad se extiende a otras partes de su vida también. Todavía quiero conocer a un avaro que no sea también tacaño en el amor, la amistad, la bondad, el perdón y en otras cualidades que impulsan a otros a ser generosos a cambio.

5. Estado de Jerk

Con cada mala propina me he debatido con culpa con quien sirve por elegir un trabajo que paga alrededor de $2 por hora, ya que lo complementa con las propinas. Por lo que usted sabe, ese camarero tiene un niño y está haciendo su camino para terminar la escuela. Ese tipo que no rellenó su agua podría distraerse porque su madre tiene cáncer. Nadie quiere salir a cenar con un imbécil que ignora la lucha del camarero como ser humano. ¿Cree que sus amigos y colegas no se dan cuenta? Sí lo hacen.

6. Mala administración del dinero

Si no puede darse el lujo de dar propina al camarero, entonces no tiene suficiente dinero para salir a comer. Elabore un presupuesto que incluya comestibles para que pueda preparar la mayoría de las comidas en casa. Luego destine un poco más para salir a cenar, calculando una propina del 20%. Salga por las especialidades nocturnas de los restaurantes, una estrategia que libera dinero extra para las propinas.

Por lo tanto, la próxima vez que piense en ser tacaño para ahorrar unos pocos dólares, en su lugar, piense en maneras de crear más dinero o administrar mejor lo que ya tiene. No solo tendrá más efectivo en su bolsillo, sino que, nunca tendrá que preguntarse por qué ese cocinero le sonríe desde detrás de la puerta de la cocina.

análisis de deuda 855-654-9191

Conoce al autor

Deb Hipp

Deb Hipp

Contributor

Hipp is a freelance writer based out of Missouri.

estrategia financiera, Finanzas Personales, manejo del dinero, propina

Artículos Relacionados

Artículo modificado por última vez Agosto 28, 2018. Publicado por Debt.com, LLC . Los usuarios de celulares y tablets también pueden acceder a la versión AMP: 6 razones por las cuales no dejar una propina no es una buena estrategia financiera - AMP.