Palabras sabias de innovadores exitosos que aprendieron de sus fracasos

11 lecciones de dinero aprendidas de las fallas de los famosos

El camino hacia el éxito está pavimentado con duros golpes y contratiempos. El fracaso no lo define a usted, pero sí la forma en que responde.

Aquí hay consejos de 11 de las mejores historias de éxito que casi nunca se contaron. Desplácese para ver lo que dicen estos creadores y visionarios sobre las veces que casi lo perdieron todo, y cómo lograron evitarlo.

1. Arianna Huffington

Huffington creció en Atenas, Grecia, con el sueño de estudiar en la Universidad de Cambridge algún día. Ella logró ese objetivo, pero se dio cuenta que lo que quería ser como adulta, era muy diferente de su especialidad en economía: Quería ser escritora. Publicó su primer libro, The Female Woman, a la edad de 23 años.

Huffington siempre creyó que el trabajo excesivo conduce al éxito. Luego, en 2007, se desmayó de la falta de sueño y el agotamiento. Después de colapsar en su oficina, se golpeó la cabeza en su escritorio y sufrió una lesión en el pómulo. Desde entonces, siempre ha convertido el sueño, en una prioridad y ha cambiado su enfoque hacia el éxito. Aquí hay algunas lecciones que Huffington transmitió a otros, a lo largo de los años:

“Desearía poder volver atrás y decirme a mí misma que no hay una compensación entre vivir una vida equilibrada y el alto rendimiento. Este realmente mejora cuando nuestras vidas incluyen tiempo para la renovación, la sabiduría, el asombro y el dar. Eso me habría salvado una gran cantidad de estrés innecesario, desgaste y agotamiento”.

“Para vivir las vidas que realmente queremos y merecemos, y no solo las vidas con la que nos conformamos, necesitamos una tercera medida de éxito que vaya más allá del dinero y el poder, y que consiste en cuatro pilares: bienestar, sabiduría, asombro y entrega”

Lea la razón psicológica más grande por la que muchos empresarios fracasan

2. Elon Musk

En su camino a convertirse en multimillonario, Elon Musk se enfrentó a algunos fracasos importantes en su vida profesional y personal.

En 1996, fue destituido como CEO de Zip2, un directorio en línea para periódicos y una de las primeras compañías que co-fundó. Zip2 se arruinó en 1999, el mismo año en que co-fundó su siguiente empresa comercial: una compañía de pagos y servicios financieros en línea, llamada X.com, que luego cambiaría a PayPal.

También fue expulsado de PayPal, pero esta vez, durante su luna de miel. Luego de sus fallas en dos compañías basadas en Internet, Musk se apartó del ciberespacio y se dedicó al mundo de las cosas reales.

En 2002, fundó su tercera compañía, SpaceX, con el objetivo de fabricar barcos para transportar personas comunes al espacio. También fundó la compañía de automóviles eléctricos Tesla en 2003.

3. Mark Zuckerberg

Mark Zuckerberg profile displayed on Facebook mobile

Él lanzó Facebook en 2004, desde su dormitorio de la universidad en su segundo año en Harvard. Hoy vale más de $77 mil millones. Pero incluso como multimillonario, se sabe que tiene un estilo de vida frugal.

El desertor universitario a menudo se lo ve con su camiseta, sudadera y jeans característicos. Y a pesar de que podría permitirse viajar en una limusina tipo Donald Trump, maneja un modesto Volkswagen. El fundador de la red social no cree que el dinero sea la razón del trabajo que hace, tal como él explica:

“No construimos servicios para ganar dinero, sino que hacemos dinero para construir mejores servicios”.

Y nunca tuvo miedo de intentar algo diferente para destacarse de lo común:

“En un mundo que está realmente cambiando muy rápido, la única estrategia que garantiza que se fracasará es no correr riesgos”.

Al menos cuando se falla, aún se puede tomar una lección de la experiencia:

“Es mejor que intente algo y que no funcione, y que aprenda de eso, que no hacer nada en absoluto”.

4. Bill Gates

Con solo 17 años, Bill Gates comenzó su primera compañía de tecnología: Traf-O-Data, en 1972. Falló en eso.

La primera compañía de tecnología que usó chips de computadora para analizar datos de tráfico a medida que los automóviles pasaban sobre los contadores de tráfico, o como Wired simplemente llama “las mangueras negras que conducimos en las carreteras” Luego usaría esa información para crear informes para los ingenieros de tráfico.

La compañía cerró. Gates pudo haber dejado que la derrota lo superara, pero en cambio, tomó lo negativo y lo convirtió en positivo. Utilizó las lecciones aprendidas de sus errores con la primera compañía y los aplicó a Microsoft:

“Está bien celebrar el éxito, pero es más importante prestar atención a las lecciones del fracaso”.

De hecho, Gates ve más valor en el fracaso que en el éxito:

“El éxito es un profesor pésimo. Seduce a las personas inteligentes a pensar que no pueden perder”.

Tampoco cree que solo los ricos puedan triunfar en este mundo:

“Si naces pobre no es tu error, pero si mueres pobre es tu error”.

5. Jeff Bezos

El CEO de Amazon, Jeff Bezos, no cree que una empresa pueda prosperar si hace una carrera (home run) cada vez. Abrazó el fracaso como parte de su éxito.

“He hecho miles de millones de dólares de fallas en Amazon.com”.

No tiene que pensar en ellos. Si los nombrara a todos, se sentiría como “un tratamiento de conducto sin anestesia”.

Originalmente fundó el gigante del comercio electrónico, como vendedor de libros de Internet con descuento, en 1995, y durante la burbuja de puntocom, Amazon casi muerde el polvo. Pero Bezos se recuperó.

Una vez escribió en una de sus cartas anuales para accionistas:

“El fracaso viene como parte integrante de la invención. No es opcional. Entendemos eso y creemos en fallar anticipadamente y en repetirlo hasta que lo hagamos bien”.

Algunos de sus otros fracasos incluyen:

  • El Fire Phone: su primer teléfono inteligente, que fue lanzado en el 2014, no podía competir seriamente con el desempeño que ofrecía el iPhone u otros Androids, y finalmente fracasó.
  • Amazon Destinations: este sitio fue diseñado para ayudar a los usuarios de Amazon a encontrar ofertas de hoteles. El minorista en línea probó la industria de viajes en abril de 2015, y retiró el enchufe solo seis meses después.
  • Amazon Local: esta fue una idea comparable a Groupon o Living Social. Estuvo operando desde 2011 hasta diciembre de 2015.

Sin embargo, Bezos no considera estos experimentos como esfuerzos desperdiciados. Esto es lo que dijo en otra carta anual de accionistas:

“Creo que somos el mejor lugar del mundo para fracasar (¡tenemos mucha práctica!)”

6. Steve Jobs

Steve Jobs Co-founder, Chairman, and Chief Executive Officer (CEO) of Apple Inc

Decir que nos dejó con el iPhone subestima las cosas. Steve Jobs fue la fuerza creativa detrás de tantos tesoros tecnológicos que dan forma al mundo de hoy. Y créanlo o no, él cometió algunos errores importantes en su vida.

La compañía que fundó, lo despidió. Luego, cuando estaba luchando, regresó triunfalmente para evitar que se hundiera. Aquí hay algunas lecciones que el fundador de Apple nos dejó:

“En pocas palabras, no regresé a Apple para hacer una fortuna. He tenido mucha suerte en mi vida y ya tengo una. Cuando tenía 25 años, mi patrimonio neto era de 100 millones de dólares. Decidí entonces que no iba a dejar que arruinara mi vida. No hay forma de que puedas gastarlo todo, y no veo la riqueza como algo que valide mi inteligencia”.

El dinero no era todo para Jobs, el tiempo sí lo era, y el miedo a la muerte era su motivación para lograr más mientras él todavía tenía la oportunidad:

“Mis cosas favoritas en la vida no cuestan dinero. Está muy claro que el recurso más valioso que todos tenemos es el tiempo”.

7. Mark Cuban

Antes de ser el dueño de los Dallas Mavericks, vendía bolsas de basura de puerta en puerta.

Tenía solo 12 años en ese momento, pero era su primera experiencia en negocios, y lejos de ser la última.

Su espíritu emprendedor no encajaba bien con los típicos trabajos de escritorio. Lo despidieron de sus primeros trabajos después de la universidad. Él se enseñó a sí mismo a programar, y fundó una empresa de tecnología llamada MicroSolutions. Lo vendió luego a Compuserv por $6 millones, y ha estado lanzando e invirtiendo en compañías desde entonces.

¿Y en cuanto a los momentos en que estaba deprimido y exhausto? Esto es lo que tiene que decir:

“No importa cuántas veces haya fallado, solo tiene que tener la razón una vez”.

Para consejos a otros dueños de negocios que intentan comenzar, él dice:

“No se trata de dinero o conexiones: es la disposición a trabajar más, y superar a todos. Y si eso falla, uno aprende de lo que sucedió y hace un mejor trabajo la próxima vez”.

8. Carolyn Everson

Perdió una tonelada de dinero en el “desastre de las burbujas puntocom”, con Pets.com en 1998. Todavía era estudiante en la Escuela de Negocios de Harvard en el momento en que la despidieron.

Pasó semanas en la cama, enferma por sus pérdidas. Y cuando se recompuso, nunca miró hacia atrás. Hablando con mujeres jóvenes en una convención, una vez dijo:

“No se preocupe por planear toda su vida porque no sabe lo que sucederá dentro de unos años. Sea, en cambio, oportunista y siga su pasión”.

Ella se encontró en uno de los trabajos publicitarios más importantes en Facebook, donde dice que el lema de la compañía es “fracasar más fuerte”.

La mayor lección de vida que le quita a uno de los momentos más oscuros de su vida es esta:

“Está bien que le despidan, está bien que usted falle. Habrá baches en el camino, pero crea en usted y tenga confianza en usted mismo”.

9. James Dyson

expensive dyson vacuum cleaner

Inventar una aspiradora no suena glamoroso, pero lo hizo millonario. Y sus millones no fueron fáciles. Con frecuencia se encuentra con el fracaso, y como muchos grandes creadores, rueda con los golpes cuando tiene que hacerlo.

“La clave del éxito es el fracaso. El éxito se logra con un 99% de fracaso”.

Como inventor, su primer paso a la fama fue una aspiradora sin bolsa. Él patentó su aspiradora de doble ciclón en 1980, pero, para su sorpresa, su producto fue rechazado por la mayoría de los principales fabricantes, por lo que comenzó el suyo.

A pesar del rechazo inicial, el público amaba su producto, e incluso vendió más que los competidores que habían rechazado su idea. Para 2005, su compañía de aspirado estaba liderando el mercado de los EE. UU.

Pero este fue solo un producto que tuvo éxito. En 2000, fracasó en su intento de extenderse también al mercado de electrodomésticos. Él creó una lavadora llamada ContraRotator. Terminó siendo demasiado difícil de usar para el público en general. Sin embargo, pese a su fracaso, no valía la pena tirar la toalla. Como Dyson ha dicho:

“El éxito no siempre es tan agradable como se podría pensar. Cuando algo es un éxito, los resultados son claros. El fracaso es un enigma. Usted se preocupa, y eso le enseña algo”.

10. J.K. Rowling

Ella escribió la exitosa serie de libros de fantasía Harry Potter e introdujo el mundo a la Escuela Hogwarts de Magia y Hechicería. Aunque la serie ha vendido 500 millones de copias en todo el mundo, no todos vieron el éxito que Rowling había previsto desde el principio.

Ocho editoriales rechazaron la novela original Harry Potter y la Piedra Filosofal, que se vendió como la “Piedra del hechicero” en los Estados Unidos.

Joanne Rowling, primero tuvo la idea de escribir la novela en 1990. Entre entonces y 1997, cuando se publicó por primera vez, Rowling enfrentó grandes dificultades. Su madre falleció, ella y su esposo se divorciaron, y también dio a luz a su primer hijo.

Ella era una madre soltera viviendo de la asistencia social.

Luego, la editorial londinense Bloomsbury dio la conformidad para publicar su libro, y el resto es historia. Pero Rowling no ha olvidado sus humildes comienzos y ha compartido sus experiencias difíciles en un libro titulado: “Muy buenas vidas: los beneficios adicionales del fracaso y la importancia de la imaginación”. Así es como Rowling explica los “los beneficios del fracaso”:

“Puede que usted nunca falle en la escala que yo lo hice, pero algunos fracasos en la vida son inevitables. Es imposible vivir sin fallar en algo, a menos que viva con tanta cautela que bien podrías no haber vivido en absoluto, en cuyo caso, fallará por defecto”.

Y cómo puede usted aprender de ellos:

“El fracaso me dio una seguridad interior que nunca había alcanzado al pasar los exámenes. El fracaso me enseñó cosas sobre mí que no pude haber aprendido de otra manera. Descubrí que tenía una gran voluntad y más disciplina de la que hubiera sospechado; descubrí que tenía amigos cuyo valor era realmente superior al precio de los rubíes”.

11. Oprah Winfrey

Ella es una multimillonaria, y es aclamada como la “Reina de los Medios” por muchos. Pero su vida no siempre se correspondió con el de una reina.

De hecho, Oprah Winfrey se superó, si consideramos que fue criada en la pobreza. Ella persiguió su sueño, y creó un imperio mediático. Y a pesar de todo su éxito, Winfrey no es ajena al fracaso.

Winfrey comenzó su carrera en radio y televisión en 1971, mientras asistía a la Universidad Estatal de Tennessee.

En 1976, estaba organizando un programa de entrevistas llamado People Are Talking. Ella trabajó allí ocho años, y luego aterrizó con su propio programa de entrevistas matutino en una estación de A.M. Chicago. Ella venció a su competidor Phil Donahue en el rating. Winfrey luego tomó parte en la película de 1985 de Steven Spielberg “The Color Purple”. Al año siguiente, lanzó The Oprah Winfrey Show.

En 1998, Oprah se convirtió en un nombre familiar, pero la adversidad aún la siguió. Ella co-produjo y protagonizó una película llamada Beloved, con la esperanza de que fuera un gran éxito de Hollywood. Ella le dijo a la revista Vogue, que fue uno de sus mayores fracasos, pero ella trabajó más allá de eso.

En una ceremonia de graduación de Harvard en 2013, ella transmitió su sabiduría sobre fallar, y cómo superar la adversidad, dirigido a los graduados del último año. La Harvard Gazette la citó diciendo:

“No importa cuán lejos pueda usted elevarse, en algún punto, estará obligado a tropezar. Si se está empujando constantemente más y más alto, la ley de los promedios predice que en algún momento caerá. Y cuando lo haga, quiero que recuerde esto: no existe tal cosa como el fracaso. El fracaso es solo la vida tratando de movernos en otra dirección”.

Y para cuando se enfrenten a dificultades en la vida, ella dijo:

“Ahora, cuando está ahí abajo en el hoyo, parece un fracaso. Cuando llegue ese momento, está bien que se sienta mal por un momento, dese tiempo para llorar lo que crea haber perdido. Pero entonces, aquí está la clave: aprenda de cada error, porque cada experiencia, particularmente sus errores, están ahí para enseñarle y forzarle a ser más quien es”.

¿Le suministramos la información que necesitaba? Si no fue así, déjenos saber y mejoraremos esta página.
Díganos si le gustó o no le gustó este artículo, de esta manera trabajaríamos para mejorar nuestro sitio web.
Yes
No

About the Author

Joe Pye

Joe Pye

Joe Pye started writing about debt and personal finance five years ago while attending Florida Atlantic University, where he served as Editor-in-Chief of the student-run newspaper, the University Press. Before graduating with a bachelor's degree in multimedia journalism, Pye placed as a finalist for the Mark of Excellence award by the Society of Professional Journalists Region 3 for feature writing and in-depth reporting. In 2021, Pye earned First Place in the Green Eyeshade awards for "Best Blog" for his side-project BrowardBeer.com. Since taking a full-time position as associate editor at Debt.com in 2018, Pye has become a certified debt management professional who's applied what he's learned to his personal life by paying down more than $22,000 worth of combined credit card, student loan, auto and tax debt in less than two years.

Publicado por Debt.com, LLC