Cuando usted liquida su deuda, está aceptando pagar menos de lo que debe, el resto de lo que debía es ahora una deuda cancelada. Según las directrices del Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés), la deuda cancelada cuenta como ingreso imponible. En circunstancias normales, recibir un préstamo no se considera un ingreso, y devolverlo no es una deducción. Pero cuando un prestamista cancela la deuda, el IRS trata el importe de la deuda cancelada como si fuera realmente un ingreso.

La mayoría de los contribuyentes saben que pagan el impuesto sobre la renta por su salario, o si venden acciones, o venden una casa. Sin embargo, muchos desconocen que el IRS también cobra el impuesto sobre la renta por las deudas canceladas. El IRS trata la deuda cancelada como parte de sus ingresos brutos, lo que aumenta su responsabilidad fiscal. A menos que tome medidas, podría estar pagando impuestos sobre la deuda que no pagó durante su liquidación de deudas.

¿Por qué el monto de la liquidación está sujeto a impuestos?

Si un acreedor decide perdonar el saldo de una tarjeta de crédito vencida, si se embarga un vehículo para satisfacer parcialmente un préstamo garantizado para vehículos, o si una compañía hipotecaria perdona la deuda hipotecaria después de una ejecución hipotecaria, el contribuyente debe pagar el impuesto sobre la renta por el importe de la deuda condonada. Esencialmente se trata como si fuera su ingreso regular porque es dinero que pidió prestado y que ya no está obligado a devolver.

Si liquida grandes cantidades de deuda, la factura fiscal puede ascender fácilmente a miles o decenas de miles de dólares en impuestos adicionales. Usted podría perder su reembolso, o peor aún, podría terminar debiéndole al IRS y enfrentar nuevos desafíos con la deuda tributaria.

El impuesto sobre la renta sobre las deudas liquidadas, a menudo opera como una “doble penalización”. Las dificultades financieras suelen ser la causa principal de las deudas de tarjetas de crédito, embargos y ejecuciones hipotecarias. Por lo tanto, una factura fiscal adicional sobre cualquier deuda perdonada como parte de sus ingresos brutos añade una carga financiera a alguien que ya está experimentando dificultades. Pero hay una buena noticia: el IRS permite a los contribuyentes excluir los ingresos de la deuda cancelada (es decir, no hay que pagar impuestos extra por la deuda cancelada) bajo ciertas condiciones.

1099-C: Formulario de cancelación de deuda

Cuando su deuda se cancela, el prestamista le enviará un formulario de impuestos 1099-C. En él se indica el importe concreto de la base imponible y cuánto debe. Si no recibe uno, puede solicitarlo o utilizar sus propios registros personales. ¿Hay algún error en el formulario? Puede impugnarlo o enviar una versión corregida.

¿Qué pasa con mi hipoteca?

Debido a la Ley de Alivio de la Deuda Hipotecaria, es posible que se libre de las hipotecas canceladas firmadas entre 2007 y 2016. Si su contrato hipotecario se firmó fuera de estos años, puede seguir tributando por la parte que se haya cancelado.

Cómo calificar para una exclusión de la deuda cancelada por insolvencia

Esta es una de las disposiciones más duras del código tributario, porque castiga a personas que ya tienen problemas. Pero puede haber ayuda. Hay algunos casos en los que estos “ingresos por deudas canceladas” pueden excluirse de la renta, y usted puede librarse de tributar por ellos.

Por ejemplo, si la deuda cancelada de la tarjeta de crédito era de una bancarrota, o si usted puede demostrar al IRS que debía más deuda total que el valor de sus activos (casa, auto, cuentas de jubilación, etc.) en el momento de la liquidación, usted puede ser capaz de evitar el impuesto sobre los ingresos de la deuda cancelada.

El IRS excluirá la deuda cancelada si la descarga se produce por:

  • Un caso de bancarrota.
  • Endeudamiento cualificado de la residencia principal.
  • Contribuyentes insolventes en la medida en que lo sean.
  • Endeudamiento agrícola calificado.
  • Endeudamiento comercial calificado de bienes raices.

Las dos situaciones más comunes son cuando el contribuyente es insolvente y para el endeudamiento calificado de la residencia principal. El IRS considera que un contribuyente es insolvente cuando su pasivo total supera su activo total.

Solicitar la exclusión para la cancelación de deudas por insolvencia

Para solicitar la exclusión por insolvencia hay que rellenar un formulario en el que se detallan todos los pasivos y activos del contribuyente (véase la publicación 4681 del IRS [ING]). El IRS permite a los contribuyentes excluir la deuda cancelada en los casos en que la cantidad de sus pasivos supere a sus activos.

Por ejemplo, si un contribuyente tiene $10,000 en pasivos y $7,000 en activos, ese contribuyente puede excluir la diferencia; tiene derecho a la condonación de hasta $3,000 en deuda cancelada. El impuesto sobre $3,000 podría ascender a casi $1,200. Por lo tanto, reclamar esta exclusión puede suponer una gran diferencia en el resultado de la declaración de impuestos.

Solicitar la exclusión para el endeudamiento de la residencia principal

La segunda exclusión de deuda cancelada más común es la del endeudamiento calificado de la residencia principal. Una residencia principal calificada es la “vivienda principal” en la que se vive la mayor parte del tiempo. Este tipo de cancelación ocurre más comúnmente cuando el prestamista acuerda una venta corta o inicia una acción de ejecución hipotecaria.

Hasta 2016, el IRS permitía una exclusión de hasta $2,000,000 en deudas hipotecarias canceladas. Esta exclusión permitía a la gran mayoría de los contribuyentes obligados a la ejecución hipotecaria o a la venta corta, a escapar de la “doble penalización” de una factura de impuestos por cualquier deuda hipotecaria impaga.

Sin embargo, a partir de 2017, el IRS redujo la exclusión. Ahora, el IRS sólo permite la exclusión si la descarga fue “sujeta a un acuerdo que se celebró, con evidencia por escrito, antes del 1 de enero de 2018” (Ver Instrucciones del formulario 982 [ING]). Así que, aunque esta disposición ha proporcionado un alivio inconmensurable en los últimos 10 años, no existe hace mucho tiempo.

Programas de resolución

El IRS también tiene programas de resolución diseñados específicamente para aquellos con dificultades financieras (como un plan de pago, el estado de dificultad “actualmente no cobrable”, o un acuerdo si usted califica). Si desea más información, tenemos profesionales de impuestos en el personal para llevar a cabo una investigación sobre su situación fiscal. Ellos pueden determinar si usted puede calificar para algún tipo de alivio.

Vale la pena trabajar con un experto en impuestos cuando se trata de deudas canceladas

La gente suele pensar que la condonación de préstamos o deudas de tarjetas de crédito es el fin de sus problemas. Ha pagado lo acordado, así que puede respirar tranquilo. Pero una vez que ha pasado por la liquidación de la deuda y ésta se ha cancelado, su trabajo no ha terminado.

El impuesto sobre la renta que se cobra por la deuda liquidada puede ser una carga importante para los contribuyentes que ya están en apuros económicos. Usted no estaría liquidando la deuda y perjudicando su puntaje de crédito si tuviera los medios para pagar. Por lo tanto, es fundamental presentar sus impuestos estatales y federales correctamente para cualquier año en el que usted liquide una deuda.

Conocer los tipos de deudas canceladas que puede excluir y reclamarlas correctamente en su declaración puede reducir la multa. Sin embargo, debe saber cómo presentar la deuda cancelada en los formularios de declaración de impuestos para evitar la responsabilidad.

La clave es tener un preparador de impuestos con experiencia de su lado. Necesita a alguien que le guíe a través del proceso y se asegure de que no está pagando de más. Sin orientación, es fácil caer presa de la “doble penalidad” del impuesto sobre la deuda cancelada.

Entre los colaboradores de esta página se encuentran Jacob Dayan [ING], cofundador de Community Tax LLC – una compañía de impuestos de servicio completo que ayuda a los clientes de todo el país con todas sus necesidades de resolución de impuestos, preparación de impuestos, teneduría de libros y contabilidad- y Howard Dvorkin, CPA y fundador de Debt.com.

Los socios de confianza de Debt.com, de Community Tax, ofrecen una consulta gratuita y una investigación fiscal personalizada para determinar si usted califica para una exclusión.

Obtenga ayuda ahoraCall To Action Link

Artículo modificado por última vez el May 12, 2021. Publicado por Debt.com, LLC

contributors

Jacob Dayan

Expert contributor, Community Tax CEO & Co-Founder

Howard Dvorkin, CPA

CPA and Chairman