El divorcio es un proceso largo que puede durar hasta 12 meses. Una de las razones por las que puede ser tan largo es la división de las pertenencias, en particular, la de los bienes compartidos. Sin embargo, no siempre es necesario que ambas partes cambien de domicilio. Una forma de evitar la molestia de tratar con un hogar conyugal de propiedad conjunta es con una compra por divorcio.

¿Qué es una compra o buyout por divorcio?

Un buyout permite a una de las partes comprar el capital de la otra para adquirir la plena propiedad de la vivienda. La cantidad necesaria para comprar la parte del ex cónyuge es la mitad del patrimonio neto de la propiedad conyugal.

El patrimonio neto o valor acumulado de la vivienda se calcula tomando el valor de la vivienda y restando lo que aún debe. Por ejemplo, si una casa vale $300,000 y una pareja ha pagado $200,000 de hipoteca, tiene $100,000 de patrimonio neto. En este ejemplo, la parte que inicia la compra por divorcio tendría $50,000.

El dinero y la escritura se transferirían al cierre con la compañía de títulos. La otra parte es entonces eliminada del título y la documentación de la hipoteca anterior.

Determinación del valor de la vivienda

Acordar el valor de la vivienda es quizá la parte más polémica de la compra. Es un proceso que suele guiar un agente inmobiliario [ENG] antes de la venta. Por este motivo, una tasación profesional es la mejor forma de determinar el valor justo de mercado.

Ambas partes deben ponerse de acuerdo sobre la empresa tasadora para evitar discusiones desde el principio. Esto reducirá la probabilidad de desacuerdos sobre el valor final. Si las partes no están de acuerdo sobre el valor de tasación, puede prolongarse el proceso y llevar a gastar más tiempo y dinero. Algunos casos justifican que un juez tome la decisión final.

Cálculo de costos

La compra del patrimonio de otra persona no incluye otros gastos diversos. Los honorarios y cargos adicionales a considerar en una compra o buyout por divorcio pueden consistir en:

  • Deuda pendiente por reparaciones o mejoras en la vivienda
  • Cuotas de préstamos
  • Obligaciones fiscales
  • Tasas de transferencia de títulos

Aunque estos costos parezcan pequeños sobre el papel, pueden acumularse rápidamente. Las negociaciones de divorcio deben incluir un plan para dividir los distintos pagos necesarios.

Financiación de una compra por divorcio

A veces no es factible la compra, especialmente para una persona que ahora debe depender de una única fuente de ingresos. Hay varias maneras de lograr un buyout  a través de la financiación.

Una de las formas más populares es solicitar una refinanciación en efectivo. Esto permite a la persona que se quedará con la vivienda acceder al dinero del patrimonio neto de la casa. Tenga en cuenta que un patrimonio neto limitado o un crédito deficiente dificultarán esta opción.

También es importante tener en cuenta que la pensión alimenticia o manutención de los hijos no siempre se considera un ingreso elegible cuando se trata de calificar para una hipoteca por su cuenta después de un divorcio. Cada prestamista es diferente, pero en la mayoría de los casos, tendrá que demostrar que ha recibido el dinero durante al menos seis meses y que lo seguirá recibiendo durante al menos tres años.

Una solución alternativa habitual es ceder a la otra parte la plena propiedad de algún otro bien conyugal, como cuentas de retiro, autos u otras propiedades. Esto puede ayudarle a financiar la compra por divorcio sin contraer más deudas.

Considere todas sus opciones

Hay muchos casos en los que es ventajoso para una de las partes permanecer en el hogar familiar, por ejemplo, las parejas con hijos. Los gastos de mudanza pueden ser muy caros y quedarse puede ahorrar mucho dinero. Las tendencias actuales del mercado podrían dar lugar a condiciones desfavorables para la venta de una vivienda.

Aun así, una compra o buyout por divorcio no siempre es factible. Los procedimientos de divorcio pueden ser financieramente agotadores, por lo que muchas parejas deciden vender su propiedad conyugal. Pueden vender con un agente tradicional o elegir una empresa que compre casas al contado [ENG] para que cada parte obtenga el capital que necesita para financiar su separación.

Hágase estas preguntas fundamentales antes de decidirse a tomar la propiedad exclusiva del hogar conyugal compartido:

  • ¿Puede hacer frente al pago mensual usted solo?
  • Si su ex cónyuge incumple el pago de la pensión alimenticia, ¿seguirá teniendo seguridad económica?
  • ¿Podrá pagar el mantenimiento necesario para conservar la vivienda?
  • ¿Cuánto capital quedará después de que finalice el divorcio?

Cada estado tiene leyes de divorcio y de propiedad compartida diferentes. Trabajar con un abogado experto en derecho de familia puede facilitar el proceso y conducir a un resultado final más equitativo.

¿Le suministramos la información que necesitaba? Si no fue así, déjenos saber y mejoraremos esta página.
Díganos si le gustó o no le gustó este artículo, de esta manera trabajaríamos para mejorar nuestro sitio web.
Yes
No

Artículo modificado por última vez el Enero 13, 2023. Publicado por Debt.com, LLC

contributor

Ben Mizes

CEO of Clever Real Estate & Homebuying Expert