LLAMA AHORA:

(844)-669-4596

Señales de que necesita ajustar su presupuesto

Señales de que necesita ajustar su presupuesto


Actualizado

Publicado


Manejar sus finanzas puede ser una tarea difícil, especialmente si tiene dificultades para llegar a fin de mes. Puede haber varias razones por las que se encuentre arruinado económicamente, desde gastar demasiado hasta la falta de ingresos. Si tiene problemas económicos, es importante que dé un paso atrás y evalúe su situación. Si conoce las razones más comunes por las que la gente tiene problemas con sus finanzas, podrá tomar medidas para evitar las trampas financieras y construir una base financiera sólida.

¿Por qué estoy económicamente arruinado?

Aunque pueda parecer obvio, estar siempre arruinado económicamente es un signo inequívoco de que su presupuesto actual no funciona, ya sea porque no está elaborando un presupuesto realista o porque no se ciñe a él.

Pero no desespere. Puede ajustar su presupuesto, y nunca es demasiado tarde para cambiar sus hábitos de gasto y estirar más su dinero cada mes.

Suele haber numerosas razones por las que una persona está constantemente arruinada económicamente y viviendo de cheque en cheque.

  1. No tiene un buen manejo del dinero
  2. Está viviendo por encima de sus posibilidades
  3. Sus gastos fijos son demasiado elevados
  4. No tiene ahorros para emergencias
  5. Tiene mal crédito

Todo esto puede simplificarse en las tres grandes razones por las que está arruinado: no tener presupuesto, ignorar las deudas y salir de casa.

Errores de presupuesto que debe evitar

¿Es incapaz de ceñirse a un presupuesto mensual pero no está seguro de qué se lo impide? O tal vez esté listo para encarrilar sus finanzas, pero no está seguro de cómo crear un presupuesto que funcione. En cualquier caso, su presupuesto mensual de este año podría ser justo lo que necesita para ayudarle a saldar deudas, hacer los pagos a tiempo y ahorrar para emergencias o grandes compras.

No tener un presupuesto

Uno de los mayores errores a la hora de elaborar un presupuesto es no tener uno. Si ha estado improvisando cada mes, llevando la cuenta de las facturas y las fechas de vencimiento en su cabeza y sacando la tarjeta de crédito para la mayoría de las compras, es una receta para gastar más de la cuenta.

Cómo solucionarlo:

Para empezar a crear un presupuesto, revise sus gastos e ingresos.

Estimar las facturas mensuales

Es posible que el primer mes o los dos primeros tenga que hacer estimaciones aproximadas de algunas partidas del presupuesto. Sin embargo, una vez que el presupuesto empiece a rodar, tendrá una buena idea de cuánto destinar al alquiler, la hipoteca, los pagos del auto, el seguro y los gastos cotidianos.

Cómo solucionarlo:

Preste atención a lo que gasta y ajústelo en consecuencia.

No controlar los gastos

Una vez que tenga un presupuesto, controle sus gastos para asegurarse de que se ciñe a él. Saber cuánto gasta cada mes o cada semana puede ayudarle a ver si el presupuesto que tiene funciona o hay que ajustarlo el próximo mes.

Cómo solucionarlo:

Consiga una aplicación de presupuestos como Mint o You Need a Budget (YNAB, por sus siglas en inglés), para hacerlo más fácil.

Su estilo de vida mensual es disparejo

Si empieza el mes saliendo a cenar filetes y se pasa la última semana comiendo fideos ramen delante de la tele, tiene un par de problemas. Para empezar, es probable que no esté distribuyendo en 30 días la cantidad presupuestada para comidas y alimentos. En segundo lugar, puede que esté subestimando los gastos en comida.

Cómo solucionarlo:

Intente destinar más dinero de su presupuesto a la comida o a otros gastos que empiezan con mucha fuerza a principios de mes y se vuelven difíciles de pagar más tarde. Al mismo tiempo, examine sus hábitos de gasto en alimentación y comidas fuera de casa y céntrese en formas de ahorrar dinero como utilizar cupones, estar atento a las rebajas en el supermercado y cocinar más en casa.

Ser poco realista

Hay pocas cosas más desalentadoras que entusiasmarse con la idea de ceñirse al nuevo presupuesto y darse cuenta de que a menudo se superan las cantidades asignadas en varias categorías. Presupuestar menos en determinadas partidas puede hacerlo sentir bien cuando se elabora el presupuesto, pero si no es realista, puede desanimarse y acabar desechando todo el presupuesto.

Cómo solucionarlo:

En lugar de rendirse, realice ajustes, aumentando las asignaciones cuando sea necesario y aprendiendo de esos primeros intentos. Pronto volverá a tener un presupuesto mensual más realista.

La mayor parte de un sueldo se destina a un gasto importante

Cuando se cobra dos veces al mes, destinar la mayor parte del primer pago mensual al alquiler o al pago de la hipoteca puede parecer lo más natural. Sin embargo, si tiene un gasto inesperado, como la reparación de un auto, que debe pagar con ese cheque, podría retrasarse en el pago del alquiler y tener dificultades para ponerse al día.

Cómo solucionarlo:

Es mejor reservar dinero de cada nómina para pagar el alquiler o la hipoteca. De esta forma, siempre tendrá algo de dinero extra en el banco por si un mes lo sorprenden con gastos fuera de lo normal.

No tener en cuenta los gastos anuales

Por muy bien que parezca funcionar su presupuesto mensual, si no destina una parte cada mes a los gastos recurrentes anuales, podría verse en un aprieto financiero más adelante.

Cómo solucionarlo:

No olvide destinar dinero al ahorro designado para gastos anuales como los impuestos sobre la propiedad y la renta y los seguros de automóvil, vivienda y alquiler.

No tener ahorros para emergencias

Si su presupuesto no asigna cada mes una cantidad determinada al ahorro, podría tener problemas. ¿Y si se estropea el aire acondicionado de casa o tiene que viajar inesperadamente por una emergencia familiar? Sin ahorros para emergencia, incluso tener que gastar $100 en una batería nueva para el auto podría desorganizar todo su presupuesto mensual.

Lo ideal sería tener ahorros de emergencia para pagar cinco o seis meses de gastos de manutención, pero no se rinda porque no sabe cómo va a poder ahorrar tanto. En lugar de eso, abra una cuenta de ahorro con tan sólo $100 y luego destine una cantidad cada mes a los ahorros para emergencias.

Al principio, puede fijarse un objetivo alcanzable de $500 o $1,000. Una vez alcanzada la meta, ajuste su objetivo de ahorro a cantidades mayores.

Cómo solucionarlo:

Haga que el ahorro sea automático. Deduzca dinero directamente de su nómina a una cuenta de ahorro para emergencias. No puede gastar lo que no tiene.

Nunca tener dinero para los regalos de las ocasiones especiales

¿Es el miembro de la familia que nunca tiene suficiente dinero para comprar regalos de Navidad o cumpleaños? Si es así, necesita presupuestar, aunque sea una pequeña cantidad cada mes para gastos relacionados con ocasiones especiales como regalos de graduación o cenas de cumpleaños.

Si un mes no utiliza la cantidad presupuestada, no la malgaste en otra cosa. Transfiera el dinero a sus ahorros de emergencia para utilizarlo en la próxima ocasión especial.

Cómo solucionarlo:

Revise su calendario y planifique con antelación. Reserve dinero cada mes para ocasiones especiales y vacaciones.

Incurrir en deudas adicionales con la tarjeta de crédito cada mes

Si cada mes acumula cientos de dólares en deudas de tarjetas de crédito que no puede pagar ese mes, es hora de examinar más detenidamente su presupuesto y ajustarlo en consecuencia. Mire dónde puede recortar gastos para no tener que usar la tarjeta de crédito.

Tal vez pueda interrumpir tres suscripciones de streaming y arreglárselas con una sola. ¿Podría ahorrar dinero saliendo menos a cenar fuera y preparando más comidas en casa? Tal vez podría ahorrar en servicios públicos si se centrara en mantener los gastos bajos.

Cómo solucionarlo:

Intente ajustar sus hábitos de gasto y sus gastos mensuales para evitar cargar en una tarjeta de crédito gastos que podría pagar en efectivo o con una tarjeta de débito si elaborara un presupuesto acorde.

Privarse totalmente

Su presupuesto puede quedar bien sobre el papel, pero si se priva de todos los placeres al preparar el plan mensual, podría resentirse por haberse quitado demasiadas cosas que le gustan. Por ejemplo, si le encanta hacer ejercicio, presupueste su abono al gimnasio y compénselo buscando formas de ahorrar en las compras o en otros gastos.

Cómo solucionarlo:

Deje espacio en su presupuesto para pequeños lujos, como salir a cenar ocasionalmente o comprar alguna prenda de ropa de vez en cuando.

Si tiene problemas económicos, es importante que analice detenidamente sus gastos e identifique las áreas en las que puede reducirlos. También puede considerar la posibilidad de pedir consejo a un profesional de las finanzas que le ayude a desarrollar un plan para volver a la normalidad.

Independientemente del tipo de deuda que tenga, Debt.com puede ayudarle.

Encontrar una soluciónCall To Action Link

¡Mira cuánto podrías ahorrar!

Sólo dinos cuánto debes en total y estimaremos tu nuevo pago mensual consolidado.