Desde el comienzo de la pandemia del COVID-19 en 2020, el Congreso ha aprobado más de $46,500 millones en ayudas de emergencia para el alquiler. Ese dinero está destinado a ayudar a millones de inquilinos a ponerse al día con los alquileres atrasados, mantener sus pagos al día e incluso ayudar con los servicios públicos. Pero hay un gran problema. Ese dinero no llega a las manos de quienes lo necesitan. De hecho, sólo se han distribuido $5,100 millones, apenas 10% de los fondos, según un informe del Departamento del Tesoro de EE.UU. [ING] de finales de agosto.

“Imagínese que consigue un nuevo trabajo, pero su primera paga sólo contiene 10% de su salario. Se indignaría”, explica Howard Dvorkin, contador y presidente de Debt.com. “Pues bien, mucha gente (incluido yo) está indignada porque los gobiernos federales y locales han hecho un trabajo tan pobre a la hora de hacer llegar el dinero a los bolsillos de la gente que más lo necesita”

Afortunadamente, para los inquilinos que se enfrentan a la fecha límite del 31 de septiembre [ING], cuando la prohibición de los desahucios de la CDC finalmente expirará, hay ayuda disponible. Es una ayuda que incluso el Departamento del Tesoro reconoce que es necesaria para hacer llegar este dinero a los inquilinos. Se trata de las agencias de consejería en materia de vivienda sin ánimo de lucro.

Por qué el gobierno necesita ayuda con un programa de asistencia

El gobierno no tiene exactamente la mejor reputación cuando se trata de proporcionar ayuda de manera eficiente durante una crisis. Piense en los cheques de estímulo. Muchos de quienes viven en Estados Unidos (EE.UU.) y Puerto Rico (PR) siguen buscando información sobre dónde están sus pagos de estímulo perdidos y cuándo llegarán finalmente. Y ese es un esfuerzo de ayuda que se está manejando entre sólo unas pocas agencias federales.

El Programa de Asistencia de Alquiler de Emergencia (ERAP, por sus siglas en inglés) es aún peor. Se parece más al despliegue de la vacuna. El gobierno federal, a través del Departamento del Tesoro, está asignando partes de los $46,500 millones de ayuda al alquiler a los gobiernos estatales y locales. Así pues, corresponde a los estados, condados y gobiernos municipales idear sus propios programas para entregar los fondos que se les han asignado.

El resultado es el mismo que el de las personas que acampan para vacunarse y tratan de conseguir citas en múltiples sitios web que se bloquean constantemente. Los inquilinos no tienen ni idea de dónde acudir e incluso cuando encuentran recursos, se ven obligados a esperar durante semanas y meses sin información.

“Nadie duda de que los gobiernos federales y locales tienen las mejores intenciones, pero, por desgracia, tienen un historial de ejecución inadecuada, y eso en los mejores momentos”, dice Dvorkin. “Durante una pandemia, cuando el tiempo es escaso y los recursos son escasos, esto ha empeorado. Aunque el gobierno puede ayudarlo, no es prudente depender únicamente de él”

No hay dos solicitudes de ayuda de emergencia para el alquiler

Incluso en el mismo estado y en la misma zona, los inquilinos que viven a pocos kilómetros de distancia pueden tener experiencias muy diferentes al solicitar la ayuda al alquiler.

Por ejemplo, en Florida. Florida tiene un programa de ayuda al alquiler que puede solicitar a través de OurFlorida.com [ING]. Sin embargo, si usted vive en el condado de Broward, en el sur de Florida, el condado tiene un programa separado en el que se puede solicitar. Pero si usted vive en la ciudad de Fort Lauderdale en el condado de Broward, entonces la ciudad tiene su propio programa.

Todas las solicitudes son diferentes, y todas tienen diferentes requisitos. Es más, los residentes de la ciudad de Fort Lauderdale no pueden solicitar a través del programa del condado de Broward porque tienen el suyo propio.

Es un problema que el consejero de vivienda certificado por el HUD, Barry Rothman, entiende de primera mano. La agencia de consejería de vivienda que dirige en Consolidated Credit está ayudando a la gente a solicitar el programa de Broward y están supervisando el programa de la Ciudad de Fort Lauderdale directamente.

“La gente está comprensiblemente frustrada”, dice Rothman. “Y proporcionar la información necesaria para obtener la aprobación de su solicitud no es sencillo, especialmente cuando se trata de definir la dificultad que le llevó a necesitar ayuda. Es un requisito en casi todas las solicitudes de ayuda al alquiler en todo el país, pero la documentación que necesita para demostrar la dificultad puede variar mucho de un programa a otro”

Cómo ayudan las agencias de consejería en materia de vivienda con la ayuda de emergencia para el alquiler

El equipo de consejería en materia de vivienda de Rothman está ayudando actualmente a los residentes de Broward a solicitar el programa del condado. Al igual que muchos ERAP, el programa de Broward proporciona:

  • Hasta 12 meses de pagos de alquileres atrasados
  • Hasta 3 meses de pagos de alquileres futuros
  • Hasta 12 meses de pagos de servicios públicos vencidos

Sin embargo, el condado de Broward ha tenido dificultades para conseguir que se aprueben las solicitudes para sacar los fondos. El equipo de Rothman revisa la solicitud con cada inquilino que se pone en contacto con ellos para ayudarles a rellenar la solicitud de la mejor manera posible para que sea aprobada. También les ayudan a reunir la documentación necesaria para probar su caso.

Pero Rothman dice que la ayuda de su equipo y de otros equipos de consejería en materia de vivienda de todo el país va más allá. Como cada una de estas organizaciones es local, conocen todos los programas y organizaciones locales que pueden ofrecer ayuda adicional.

ERAP es solo un recurso, pero los inquilinos pueden necesitar más

“Estábamos trabajando con una mujer que había solicitado ayuda para el alquiler y que, de hecho, ya había obtenido dinero para su actual apartamento del programa de Broward y todo había ido bien”, explica Rothman. “El problema era que, aunque le habían aprobado el alquiler hasta diciembre, su casero no lo quería. Su contrato de alquiler termina a finales de septiembre y quiere que se vaya”.

Vale la pena señalar aquí que la prohibición de desalojo de los CDC no prohíbe a los caseros poner fin a los contratos de alquiler de las personas en el momento asignado. Sólo ofrece protección contra el desahucio por falta de pago. Así que, en este caso, aunque el CDC amplíe la prohibición, no ayudará a esta inquilina.

“Así que ahora esta inquilina necesita el dinero de la futura ayuda al alquiler para conseguir un nuevo apartamento”, continúa Rothman. “Pero eso significa que básicamente tendrá que empezar su solicitud desde cero. Eso llevará tiempo”

“Pero como habíamos hablado de su situación y nuestra organización trabaja con otras organizaciones sin ánimo de lucro de la zona, pude ayudarla a encontrar una solución mientras espera que se tramite su solicitud”, explica. “Su marido es veterano, así que la remití a Mission United en el condado de Broward, que también ayuda a los veteranos que necesitan ayuda para el alquiler”.

Esta situación no es única. De hecho, el mismo informe del Tesoro que describe dónde están distribuyendo los fondos también dice que los gobiernos estatales y locales pueden entrar en asociaciones con organizaciones sin fines de lucro para proporcionar asistencia mientras se procesa la solicitud de un inquilino.

Cómo encontrar un consejero de vivienda que pueda ayudarlo

Dado que las agencias de consejería en materia de vivienda sólo están aprobadas por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD, por sus siglas en inglés) para operar a nivel local, el equipo de Rothman sólo puede ayudar a los residentes del sur de Florida.

Si usted vive en Florida y necesita ayuda para el alquiler, llame al 1-800-204-0557 para obtener asistencia para el alquiler.

Para los inquilinos de fuera de Florida, Rothman dice que hay agencias de consejería de vivienda en todas partes que pueden proporcionar el mismo tipo de apoyo local.

“La gente a veces piensa que los consejeros de vivienda sólo están allí para ayudar a los propietarios de viviendas, pero la asistencia para el alquiler es algo que nuestras organizaciones siempre han sido capaces de proporcionar”, dice Rothman. “Y ahora, más que nunca, la consejería en materia de alquiler puede ponerle en contacto con los recursos que necesita para superar las dificultades a las que se enfrenta. Los consejeros de su zona conocerán todos los programas del ERAP a los que puede optar, así como otras organizaciones sin ánimo de lucro que pueden ayudarle mientras tanto”

El HUD proporciona una lista oficial de agencias de consejería en materia de vivienda aprobadas [ING], por lo que puede encontrar agencias en su estado. O, aún más fácil, la Oficina de Protección Financiera del Consumidor ofrece una herramienta útil donde puede buscar un consejero de vivienda basado en su código postal.

Encuentre un consejero de vivienda en su zona » [ING]

Asistencia más allá del alquiler

Si tiene problemas para pagar el alquiler y los servicios públicos, es muy probable que también esté sobrecargado de deudas de tarjetas de crédito. La buena noticia es que muchas organizaciones sin ánimo de lucro aprobadas por el HUD para ofrecer consejería en materia de vivienda también ofrecen consejería de crédito.

Una vez que tenga el alquiler y los servicios públicos bajo control, tiene sentido seguir trabajando con la misma organización sin fines de lucro para encontrar una solución para su deuda. Esto le ayudará a recuperarse por completo, para que finalmente pueda comenzar a avanzar con su vida.

No confíe en la ayuda de cualquiera, aunque esté desesperado

La Oficina de Protección Financiera del Consumidor (CFPB, por sus siglas en inglés) también ha emitido recientemente una advertencia [ING] para que los consumidores tengan cuidado con las estafas de ayuda al alquiler. Como con tantos programas durante la pandemia (desde los cheques de estímulo hasta los sitios de prueba) los estafadores están aprovechando la oportunidad para robar información personal.

Se advierte a los inquilinos que tengan cuidado con los supuestos asistentes de alquiler que piden información financiera para procesar su solicitud de alquiler de emergencia. Ningún programa en todo el país requiere que usted proporcione información de la cuenta bancaria para comenzar el proceso de solicitud. Tampoco cobran ninguna cuota por adelantado para procesar su solicitud. La solicitud de ayuda al alquiler en cualquier lugar del país es gratuita.

La CFPB anima a los inquilinos a trabajar sólo con organizaciones aprobadas y acreditadas. También puede utilizar su herramienta de búsqueda de ayudas al alquiler para conocer los programas disponibles en su zona.

“Aunque el Gobierno es digno de confianza, no es eficiente”, dice el presidente de Debt.com, Howard Dvorkin, “pero hay estafadores que no son de fiar y son muy eficientes. Así que hay que mantener los sentidos bien abiertos. La mayoría de nosotros sentimos un cosquilleo en las tripas cuando alguien intenta estafarnos, pero queremos creerlo tanto que ignoramos las señales. No ignore sus sentimientos y utilice la cabeza. Nunca acepte nada en el momento, y si lo presionan para que tome una decisión inmediata, esa es toda la prueba que necesita para saber que lo van a estafar”

Recuerde, si tiene deuda de tarjetas de crédito, deudas de impuesto o, incluso, desea reparar su puntaje de crédito, puede llamarnos al 1-844-669-4596 y un experto en finanzas le hará una consulta gratuita.

¿Le suministramos la información que necesitaba? Si no fue así, déjenos saber y mejoraremos esta página.
Díganos si le gustó o no le gustó este artículo, de esta manera trabajaríamos para mejorar nuestro sitio web.
No

Artículo modificado por última vez el Septiembre 9, 2021. Publicado por Debt.com, LLC