LLAMA AHORA:

(844)-669-4596

La psicología de gastar dinero

La psicología de gastar dinero


Actualizado

Publicado


La salud mental y los problemas de dinero suelen estar relacionados. Comprender la psicología de gastar dinero podría ayudarle a frenar sus compras excesivas. Esas pequeñas compras pueden parecer inofensivas, pero suman una cantidad peligrosa.

Sus finanzas, ¿están saboteando sus emociones? Si se siente ansioso cuando compra, puede que haya llegado el momento de una intervención financiera. He aquí algunos factores desencadenantes de las compras a los que debe prestar atención y cómo puede hacer frente a su estrés financiero.

Casi la mitad de los consumidores dicen que sus emociones pueden hacer que compren más cosas de las que pueden permitirse razonablemente, según una encuesta realizada por el sitio de finanzas personales NerdWallet.

Esto complica las cosas cuando se trata de saldar deudas y ahorrar para el futuro. Aun así, es cierto que se siente bien, al menos durante unos minutos, comprarse algo nuevo y reluciente cuando tiene muchas cosas en la cabeza.

Desencadenantes emocionales del gasto excesivo

A continuación, le presentamos seis desencadenantes emocionales que pueden hacer que gaste más de lo que se puede permitir, y lo que puede hacer en su lugar.

Sentirse triste

Cuando se levanta triste, es tentador entrar en Amazon y comprar nuevos aparatos electrónicos, zapatos, utensilios de cocina o cualquier otra cosa que le llame la atención para animarse. Pero, ¿cómo se sentirá cuando la deuda de su tarjeta de crédito sea mucho mayor de lo que puede permitirse?

La próxima vez que sienta la tentación de comprar algo porque está triste, espere un día más o menos para hacer la compra. Mientras tanto, cuide de usted mismo(a) con un largo paseo, un baño caliente o una actividad favorita mientras resuelve los sentimientos que lo hacen querer comprar para sentirse mejor.

En busca de alivio para el estrés

Si la preocupación y varios meses de un flujo constante de malas noticias lo tienen estresado, utilizar la tarjeta de crédito no es la solución. Se arrepentirá más tarde cuando pague intereses cada mes por un saldo de tarjeta de crédito que no puede pagar.

El ejercicio es un aliviante natural del estrés que genera endorfinas que lo hacen sentir bien, así que súbase a la bicicleta o a la cinta de correr, o salga a dar un paseo o a correr. Incluso limpiar la casa puede ser un buen ejercicio. Así que muévase para aliviar el estrés en lugar de endeudarse más.

Descubra: Cómo afrontar el estrés financiero de forma saludable

Reaccionar ante la ira

Cuando está enfadado, comprar por Internet o en su tienda favorita puede parecer que lo calma, pero sólo es una solución temporal.

Si puede, hable razonablemente con la persona con la que está molesto(a) e intente resolver la situación. Si eso no es posible, escriba por qué está enfadado, junto con posibles soluciones que no impliquen cargar algo en una tarjeta de crédito.

Que le rompan el corazón

Un corazón roto ya es bastante difícil de curar como para recibir una factura gigantesca de tarjeta de crédito dos meses después de que lo hayan dejado. No deje que los zapatos nuevos, la ropa cara y las compras impulsivas costosas, como un auto nuevo, creen un problema más en su vida.

En su lugar, sacúdase el polvo y fije objetivos a corto y largo plazo que consigan que se sienta mejor con usted mismo de una forma que nadie más podría hacerlo.

Intentar impresionar a los demás

Si se compra ropa cara, cena en restaurantes de lujo, conduce un auto que apenas puede permitirse (si no surgen gastos inesperados) y vive por encima de sus posibilidades porque quiere impresionar a sus amigos, esa es la receta para acumular una tonelada de deudas con la tarjeta de crédito.

Puede tener cosas bonitas sin gastar de más. Compre en las secciones de rebajas y liquidaciones de Internet y de las tiendas. Compre un auto que pueda pagar en pocos años o una casa cuyo precio esté muy por debajo del límite de su préstamo.

Lo más importante de todo es que encuentre -y mantenga- amigos en su vida a los que les importe más lo que es que lo que tiene. Ésas son las personas que estarán a su lado cuando las necesite.

Comprar por aburrimiento

Cuando está aburrido, es fácil entrar en Internet y comprar cualquier cosa que se le pase por la cabeza. Sin embargo, para cuando por fin deje de estar aburrido, podría haber acumulado un saldo enorme en su tarjeta de crédito.

He aquí una idea mejor: La próxima vez que se aburra, realice una lista de actividades que puede hacer en lugar de gastar en Internet.

Lea un libro. Vea una película. Prepare una receta nueva. De un paseo en auto o lleve al perro al parque. Cualquiera de estas cosas lo hará sentir mejor que gastar de más por aburrimiento.

Hable con un especialista en alivio de deudas para encontrar la mejor manera de pagar la deuda de tarjetas de crédito.

Encontrar una soluciónCall To Action Link

Señales de que podría ser un adicto al gasto

Si sus gastos se descontrolan constantemente, es posible que sus problemas financieros se deban a algo más que a demasiadas facturas mensuales. Puede que sea un adicto al gasto que le emociona pasar la tarjeta de crédito, comprar rondas de bebidas o llevar un estilo de vida por encima de sus posibilidades.

Pero, ¿cómo puede saber si sus numerosas compras se deben a una adicción a la emoción que le produce cada transacción o a un verdadero deseo de comprar algo que realmente necesita?

Aquí tiene cinco señales de que podría ser un adicto al gasto y cómo acabar con ese mal hábito.

Sus tarjetas de crédito están al límite

Muchos de nosotros hemos llegado al límite de una o dos tarjetas de crédito en algún momento de nuestras vidas. Después de todo, las reparaciones inesperadas de la casa o el auto, las facturas médicas u otras emergencias pueden hacer que el saldo aumente rápidamente.

Sin embargo, si el elevado saldo de su tarjeta de crédito se debe a compras impulsivas de ropa que nunca se pone, cenas extravagantes fuera de casa y cajas de aparatos electrónicos y otras compras por Internet que permanecen sin abrir, es posible que sea adicto al gasto en lugar de comprar cosas que necesita.

Consejo: Pagar sus tarjetas de crédito en la medida de lo posible para mejorar su índice de utilización del crédito -la relación entre la deuda renovable y su crédito disponible- puede elevar su puntaje de crédito. Pague en efectivo siempre que pueda. Sentirá más el dolor del gasto (y, con suerte, gastará menos) cuando vea que el dinero en efectivo se esfuma de sus manos.

Su armario está lleno de ropa sin estrenar

La verdad es que a todos nos gustan unas buenas rebajas. Pero cuando compra ropa simplemente porque es una buena oferta o está en liquidación, la cuelga en su armario y luego no la vuelve a mirar, podría tener una adicción a las compras que nunca se satisface.

Consejo: Cuando vea ropa en Internet, espere un día antes de comprarla hasta que se le pase la emoción inicial. Puede que cambie de opinión. Cuando compre en persona, deje las tarjetas de débito y crédito en el auto. Así tendrá que pensar en la compra en lugar de sacar la tarjeta.

Su perro lleva un abrigo de cachemira

Nadie quiere que a su delicado chihuahua se le ponga la piel de gallina mientras pasea en un frío día de invierno. Pero, ¿realmente necesitaba ese abrigo de $200 que le compró por Internet? Y lo mismo ocurre con esa cama para gatos enchapada en oro de $400 que compró para su ronroneante mascota.

¿Está pensando realmente en su mascota con estas compras extravagantes, o es que su adicción al gasto está sacando lo mejor de usted?

Consejo: Compre cosas asequibles para perros en Chewy.com y gaste ese dinero en un seguro médico para mascotas.

Oculta sus compras

Al igual que un alcohólico puede esconder botellas de licor por toda la casa, un adicto al gasto también quiere ocultar las pruebas de su comportamiento fuera de control.

¿Ha corrido a casa para buscar una caja de Zappos del porche antes de que su cónyuge o pareja la vea? ¿Esconde los estados de cuenta de su tarjeta de crédito para que su pareja no vea todas sus compras impulsivas? Si tiene vergüenza de gastar, es señal de que tiene un problema.

Consejo: Confiese a su pareja su adicción a los gastos y pídale apoyo. Pídale que le ayude cuando esté muy tentado de reincidir en los gastos excesivos.

No puede dejar de ver los canales de compras

Si su cocina y su casa están llenas de aparatos y electrodomésticos que tenía que comprar pero que nunca utiliza, probablemente tenga una adicción al gasto, por no hablar de una casa desordenada.

Consejo: Deje de ver canales de compras y dedique su tiempo a reunirse con un consejero de crédito en una agencia de consejería de crédito sin fines de lucro. Ellos pueden ayudarle a poner sus finanzas en orden. De paso, plantéese explorar las razones de su adicción al gasto y buscar formas de vencerla con un psicólogo u otro terapeuta.

Encuentre soluciones para luchar contra los cobradores acosadores.

Encontrar una soluciónCall To Action Link

Formas de frenar los gastos impulsivos

Si alguna vez ha mirado el estado de cuenta de su tarjeta de crédito o su cuenta bancaria preguntándose dónde ha ido a parar el dinero, no es el único. Incluso las personas que ganan mucho pueden encontrarse endeudadas sin entender cómo han llegado hasta ese punto.

Las tarjetas hacen que sea fácil despreocuparse de los gastos. El saldo promedio de las tarjetas de crédito en EE.UU. es de $6,270, según datos de Value Penguin [ENG]. Cuando se trata de controlar el gasto, algunos trucos funcionan mejor que otros.

A veces hace falta algo más que fuerza de voluntad para volver al buen camino financiero. Y si tiene deudas que está intentando pagar, los siete consejos siguientes pueden ayudarle a reducir esos saldos.

Cumplir el reto de un día sin gastar

Una de las mejores formas de controlar el gasto es no gastar. Aunque parezca sencillo, no lo es. En lugar de ponerse manos a la obra para intentar frenar sus gastos, empiece por algo pequeño y cumpla el reto de no gastar.

Elija un día y compre sólo lo necesario. La gasolina del auto, la comida, las facturas, etc. entran dentro de esta categoría. ¿Qué no entra? El café con leche de la mañana, los almuerzos fuera o un recogido  de comida rápida por la tarde. En lugar de eso, prepárese el café en casa, prepare la comida y llévese algo para picar.

Póngase el reto de no gastar más de un día a la semana. Empezará a notar que los ahorros se acumulan rápidamente a medida que tiene más dinero en su cuenta cada mes. Sume lo que ha ahorrado al final de cada día sin gastos y destine ese dinero a pagar su deuda.

Descubra: 10 pasos para tomar el control de sus finanzas

Comprar sólo en efectivo

Utilizar una tarjeta de crédito o débito para todas sus compras puede alejarlo del dolor del gasto. Comprar en efectivo significa entregar físicamente billetes en cada compra. También significa ver cómo su cartera se aligera cada vez que compra algo.

Pagar en efectivo puede ayudarle a no salirse del presupuesto. Entregar el dinero que tanto le ha costado ganar le hace sentir el dolor del gasto. El inconveniente del dinero en efectivo es que puede resultar difícil monitorear lo que gasta. Para solucionarlo, pruebe utilizar sobres para cada partida presupuestaria en la que tenga previsto utilizarlo.

Ponga la cantidad presupuestada semanal o mensualmente en el sobre y utilice sólo lo que haya dentro para sus gastos. Cuando se acabe, se acabó. Para empezar, elija una o dos categorías en las que siga saliéndose del presupuesto y utilice dinero en efectivo. Esto le dará una idea de adónde va su dinero y le ayudará a frenar sus gastos.

Descubra: 9 trucos presupuestarios para liberar dinero extra 

Conocer su presupuesto

No piense que un presupuesto es algo que se elabora y se revisa una vez a la semana. Hacerlo es una receta segura para pasarse y gastar demasiado. En lugar de eso, revise su presupuesto con regularidad, una vez a la semana o cada pocos días.

Si le resulta difícil monitorear los gastos en relación con un presupuesto mensual, divídalo en mini presupuestos semanales. Así le resultará más fácil revisar si se está pasando de lo previsto y hacer los ajustes necesarios. Si tiene pareja, hágala partícipe del proceso.

Descubra: Herramientas de presupuesto en línea y aplicaciones de presupuesto.

Ceñirse a su lista

Otro truco que le ayudará a controlar el gasto es hacer una lista de las compras. Antes de ir al supermercado, haga una lista de todo lo que necesita comprar. Revise la nevera y la despensa para ver si le falta algo.

Cuando planifique las comidas, asegúrese de que tiene todos los ingredientes. Añada los que falten a la lista. Además, haga una estimación aproximada de lo que le costará ir a comprar en función de lo que tenga pensado comprar. No pierda de vista el total a la hora de pagar y no se pase de la cantidad estimada.

Lleve su lista cuando vaya a la tienda y cíñase a ella. Esto significa no comprar nada que no esté anotado. ¿Qué sucede si pasa por la sección de productos lácteos y se da cuenta de que se ha quedado sin yogur, pero se le ha olvidado anotarlo? Mala suerte, siga adelante. Así aprenderá a escribir mejor sus listas de las compras y a calcular su presupuesto.

Descubra: Cómo elaborar un presupuesto y cumplirlo

Establecer un periodo de reflexión para los artículos de más de $50

Si le cuesta comprar por impulso, establecer un periodo de reflexión puede ayudarle a evitar compras innecesarias. ¿Cuántas veces ha comprado algo y se ha arrepentido unos días o meses después?

Con el tiempo, las compras impulsivas pueden hacer mella en su presupuesto. Según un estudio de Slickdeals.net, los consumidores gastan $5,400 al año en compras impulsivas. Eso son $450 más al mes que podrían destinarse a pagar deudas, a la jubilación o a llenar su cuenta de ahorros.

Para frenar los gastos innecesarios, establezca un periodo de reflexión de 72 horas para cualquier compra superior a $50. Así tendrá tiempo de pensar si realmente lo necesita. A veces puede que vea algo que está rebajado o que parece interesante y quiera tenerlo ya.

Tomarse un tiempo para pensar en la compra le dará la oportunidad de decidir si realmente lo necesita después de todo. Le sorprenderá saber cuántas veces se le pasa el impulso una vez que sale de la tienda o hace clic en el navegador.

Cancelar la suscripción a las alertas de rebajas

No hay nada que le dé más ganas de sacar la tarjeta de crédito que revisar su bandeja de entrada para encontrar un correo electrónico sobre una oferta en su tienda favorita. ¿Qué le parecen esos correos electrónicos que ofrecen un 30% de descuento adicional o gastos de envío gratuitos durante las próximas seis horas? Todos intentan seducirlo para que haga clic y gaste dinero en cosas que no necesita.

La mejor forma de salvar su presupuesto y su bandeja de entrada es darse de baja. Revise su bandeja de entrada y cancele la suscripción a todos los correos electrónicos de ventas. Hasta el último.

Si es usuario de iOS, Apple ha añadido un atajo rápido para darse de baja en la parte superior del mensaje. La aplicación Gmail de Google para Android tiene una función similar en la esquina superior derecha. También puede darse de baja manualmente de cada lista de correo. Le llevará algún tiempo, pero merecerá la pena recuperar su bandeja de entrada.

Congelar sus tarjetas de crédito

¿Ha probado todos los trucos, pero sigue sin ver ahorros? Congelar sus tarjetas de crédito puede ser justo lo que necesita para volver al buen camino. Esto significa literalmente congelar las tarjetas en agua en el congelador. Tome un recipiente de plástico, llénelo de agua y meta dentro las tarjetas de crédito. Póngalo en el congelador y deje que se congele.

Ahora, cada vez que tenga que utilizar su tarjeta de crédito, tendrá que dejar que el hielo se derrita. Así tendrá tiempo suficiente para pensar si realmente necesita hacer esa compra después de todo. El periodo de descongelación forzada y el dolor añadido cada vez que tenga que utilizar su tarjeta pueden ser suficientes para frenar sus gastos.

Para que esto sea realmente efectivo, tendrá que borrar toda la información de la tarjeta de crédito de cualquier tienda online como Amazon o Target que la tenga almacenada en su perfil. Esto evitará que haga trampas al entrar en Internet para hacer una compra.

Descubra: Cómo congelar el crédito

Obtenga ayuda profesional para limpiar los errores en su reporte de crédito.

Obtenga respuestasCall To Action Link

Consejos para poner fin a las compras por ansiedad

Nada da más ganas de gastar de más que sentirse aburrido, ansioso y preocupado.

En cualquier caso, sigue siendo susceptible de acumular deudas en la tarjeta de crédito debido a las compras con la mente preocupada y el miedo al próximo despliegue de COVID-19. Lo último que necesita ahora es la preocupación adicional de demasiada deuda de tarjeta de crédito. Pero, ¿cómo puede acabar con el hábito de gastar por ansiedad?

Alejarse del pedido online

Comprar en línea con su tarjeta de crédito o débito es muy fácil, sobre todo si la información de la tarjeta ya está registrada en Amazon u otro sitio. Todo lo que tiene que hacer es pasar por caja y ya está, a menudo sin gastos de envío, así que incluso puede decirse a usted mismo que está ahorrando dinero.

Consejo: La próxima vez que quiera hacer un pedido por Internet, espere uno o dos días antes de pasar por caja, a menos que se trate de un artículo esencial, como medicamentos sin receta, vitaminas o un producto doméstico necesario. Puede que un periodo de reflexión sea todo lo que necesite para no comprar cosas que no necesita.

Reducir su dosis diaria de malas noticias

Si su recién adquirido hábito de compra excesiva tiene su origen en la necesidad de calmar la ansiedad, al menos durante unos minutos, adquiriendo objetos nuevos y brillantes, es hora de ir directamente a la fuente de la ansiedad diaria: las noticias mundiales de la noche. Es casi imposible sentirse tranquilo u optimista cuando todo lo que ve son historias desgarradoras y predicciones catastrofistas noche tras noche.

Consejo: Reduzca las noticias de la televisión a uno o dos días a la semana. Para mantenerse informado sin el bombardeo de noticias de la televisión, consulte los medos verificados en línea.

Realizar una lista de las compras

Es muy fácil tomar un montón de cosas que no necesita en el supermercado si va sin un plan. De hecho, puede duplicar su factura semanal de las compras en un abrir y cerrar de ojos si se abastece de aperitivos, alimentos congelados, toallitas de papel y otros artículos.

Consejo: Elabore una lista de los alimentos que necesita después de hacer un inventario de los que ya tiene en casa. Prepare su lista pensando en las comidas, de modo que muchos alimentos puedan utilizarse en más de una comida.

Hacer un recuento de las últimas compras por Internet

Una de las mejores formas de disuadirse de comprar por impulso cuando está preocupado por el estado del mundo es hacer un recuento de sus compras por Internet de los últimos dos o tres meses. La sorpresa al ver el importe total puede ser suficiente para dejar de comprar por impulso.

Consejo: Ahora que sabe cuánto ha gastado, pague esas compras en su tarjeta de crédito para reducir el saldo.

Depositar el dinero en ahorros

¿Qué pasaría si todo ese dinero que gastó durante dos o tres meses estuviera en cambio en sus ahorros para emergencias? Ahora es demasiado tarde para conseguir la devolución, pero nunca es tarde para prestar más atención a su cuenta de ahorros que a su cuenta de Amazon.

Consejo: La próxima vez que quiera gastar $50 o cualquier cantidad en una compra online, tome ese dinero y en su lugar deposítelo en una cuenta de ahorros para emergencias. Aumentará rápidamente.

Comprar sólo lo imprescindible

Es tentador acumular deudas en la tarjeta de crédito comprando ropa, electrodomésticos, aparatos electrónicos y otros artículos caros para sentirse más seguro durante una época de gran incertidumbre.

Sin embargo, usted querrá disfrutar de la vida, no seguir preocupándose porque ahora tiene una tonelada de deudas en la tarjeta de crédito.

Consejo: Pregúntese: «¿Realmente necesito esto?» antes de añadir cualquier artículo a su carro de compras online.

No importa qué tipo de deuda tenga, Debt.com puede ayudarle a resolverla.

Encontrar una soluciónCall To Action Link

¡Mira cuánto podrías ahorrar!

Sólo dinos cuánto debes en total y estimaremos tu nuevo pago mensual consolidado.