El Divorcio es un proceso complicado con retos emocionales y prácticos. Cuando un cónyuge se muda de la casa que compartía con su pareja, necesita un nuevo lugar donde vivir. Muchas personas optan por un alquiler temporal, pero en algunos casos puede tener sentido encontrar una solución más permanente. ¿Es buena idea comprar una casa durante el proceso de divorcio? Esto es lo que debe saber y cómo funciona.

En primer lugar, ¿debería comprar una casa durante un divorcio?

Es posible que se sienta motivado a comprar una casa durante su proceso de divorcio después de vender rápidamente el hogar conyugal ya que necesitará un lugar donde vivir. Puede que le preocupe dar estabilidad a sus hijos en una época turbulenta. Estas son razones legítimas para comprar una casa durante un divorcio. Pero es importante entender los riesgos de comprar una casa durante un divorcio, particularmente en estados de propiedad comunitaria (Arizona, California, Idaho, Louisiana, Nevada, Nuevo México, Texas, Washington, Wisconsin).

Por qué puede ser arriesgado

Comprar una casa antes de que se resuelva el divorcio puede ser conveniente, incluso necesario, pero puede complicar aún más un proceso que de por sí es complicado.

  • No puede pagar su casa: La compra antes de un acuerdo de divorcio no tiene en cuenta la manutención del cónyuge o la manutención de los hijos que no haya presupuestado.
  • La casa se convierte en propiedad conyugal: Esto ocurre si utiliza fondos comunes para la compra.
  • Su cónyuge reclama la propiedad: Esto puede ocurrir en los estados de propiedades comunitarias.
  • La compra de la casa complica las cosas: Una casa es un activo grande que puede complicar la división de los bienes adquiridos durante el matrimonio.

La compra de una casa durante el divorcio puede poner en peligro su parte de los bienes gananciales. Esto puede ser especialmente arriesgado si usted es el progenitor que tiene la custodia de los hijos, por lo que es aconsejable valorar cuidadosamente los beneficios de ser propietario de una vivienda con los riesgos de entrar en ella antes de que su divorcio sea definitivo.

Si usted ha optado por las leyes de propiedad comunitaria en Alaska, Florida, Kentucky, Tennessee y Dakota del Sur, también puede estar activando un avispero cuando se trata de dividir los activos.

¿Qué ocurre con los bienes en común durante un divorcio?

El hogar de casados es a menudo el mayor activo que comparte la pareja que se divorcia. Hay varias opciones cuando se trata de cómo se maneja la casa durante un divorcio.

Es importante tener en cuenta que cada una de estas opciones conlleva posibles implicaciones fiscales. Sería muy incómodo instalarse en una casa después de un divorcio, y luego ser golpeado con una factura de impuestos inesperada.

Renunciar a la propiedad

En algunos casos, uno de los cónyuges presentará una escritura de renuncia, cediendo todos los derechos sobre la vivienda. Esto incluye liberarse de toda responsabilidad de pagar la hipoteca y suele ser una buena opción cuando uno de los cónyuges figura en el título de propiedad, pero no en la hipoteca.

Refinanciación

La refinanciación para eliminar a un cónyuge de la hipoteca es otra opción. Para ello es necesario que uno de los cónyuges pueda obtener financiación basándose en sus ingresos individuales.

Un cónyuge “le compra” al otro

Si uno de los cónyuges puede, paga al otro su parte del capital de la vivienda. Esto sólo funciona si hay capital en la casa y el cónyuge que paga al otro cumple los requisitos para una refinanciación de la hipoteca de la casa.

Vender la casa

Cuando fracasan todos los demás acuerdos, se puede vender la casa [ENG] y dividir los beneficios. Esto puede ser complicado en un mercado en baja.

Cómo comprar una casa durante un divorcio

Es fundamental mantener la compra de la nueva vivienda como un activo separado de los bienes conyugales en proceso de división. Es un equilibrio difícil, pero posible. Para comprar una casa durante un divorcio y evitar que se convierta en propiedad conyugal:

  • Anote la fecha oficial de separación.
  • Utilice fondos que se definan como propiedad separada del matrimonio.
  • Compruebe su reporte de crédito para determinar qué financiación es posible.
  • Calcule un presupuesto basado en los ingresos posteriores al divorcio.
  • Consiga que el tribunal apruebe la compra.

Un abogado de bienes raíces [ENG] puede ayudarlo a comprender mejor las implicaciones de comprar una casa durante un divorcio y prepararlo para los gastos que se avecinan. En última instancia, la decisión de comprar una casa durante el proceso de divorcio es personal y un abogado especializado en divorcios puede ofrecerle el mejor asesoramiento.

¿Le suministramos la información que necesitaba? Si no fue así, déjenos saber y mejoraremos esta página.
Díganos si le gustó o no le gustó este artículo, de esta manera trabajaríamos para mejorar nuestro sitio web.
Yes
No

Artículo modificado por última vez el Diciembre 12, 2022. Publicado por Debt.com, LLC

contributor

Ben Mizes

CEO of Clever Real Estate & Homebuying Expert