Advertisement

Centro Educativo

Finanzas para las parejas

Preguntas clave para responder, con el fin de poder desarrollar un plan sólido en conjunto.

Finance for couples: plan your budget together

Las buenas finanzas personales solían ser bastante monótonas. Se basó en la idea que todos nosotros creceríamos, nos casaríamos, tendríamos una media de 2,5 hijos, un perro en una casa agradable, con papá como el sostén principal, mientras que mamá se concentraría en los niños, antes de retirarse finalmente a la soleada Florida.

No hay nada de malo en esa imagen (o en la estrategia de finanzas personales que la acompaña), pero esa no es la forma en que el mundo funciona para muchos de nosotros en estos días. Y si su camino de vida se dirige en una dirección diferente, entonces una estrategia de administración de dinero estándar, podría no funcionar para usted tampoco.

La información a continuación, puede ayudarlo a responder algunas preguntas clave sobre su futuro financiero como pareja. Pero al final, dependerá de usted hacer el mapa de su propio destino financiero. Si tiene alguna pregunta, o está teniendo problemas con la deuda, llámenos y nosotros podremos ayudarlo. También lo alentamos a que se inscriba en una plataforma de administración financiera personal para que sea más fácil el manejo de su dinero, sin importar qué estrategia elija.

Pregunta clave nro. 1: ¿conjunta o separada?

La mayor pregunta que enfrentan las parejas, es si desean mantener cuentas separadas o si planean fusionar sus finanzas con cuentas conjuntas. La financiación conjunta significa que tienen las mismas cuentas bancarias, declaran los impuestos conjuntamente, solicitan créditos y préstamos también en conjunto y, como resultado, sufren el mismo destino si tienen problemas con la deuda.

Es importante tener en cuenta que incluso si se casa y decide mantener todo junto, todavía tendrán puntuaciones de crédito individuales, e incluso pueden ser ligeramente diferentes, porque ambos comienzan con el puntaje de crédito en diferentes niveles, antes de reunirse. Ambos seguirán teniendo puntajes de crédito individuales, pero dado que las mismas multas y problemas de deudas les afectarán a ambos, es efectivamente como si su puntaje de crédito estuviera enganchado al puntaje de la otra persona también.

Examen sorpresa

Verdadero o falso: casarse siempre significa una mayor exención de impuestos ya sea que presente una declaración conjunta o por separado.

a) Verdad

b) Falso

REVELAR RESPUESTA

Consejo: Si su ingreso combinado lo mueve a una categoría impositiva diferente, podría terminar pagando más, aunque la deducción estándar sea mayor.

b) Falso.

VOLVER A LA PREGUNTA

Por el contrario, también puede mantener todo por separado -incluso si se casa, la mayoría de sus cuentas y las perspectivas pueden estar separadas. Puede ser “casado que presenta la declaración por separado” y tiene diferentes cuentas bancarias y de crédito. Obviamente, ambos tendrán sus propios puntajes de crédito y pueden ser muy diferentes.

Tenga en cuenta, que separar no significa necesariamente que no pueda tener una misma estrategia financiera. Puede mantener sus vidas financieras por separado y seguir trabajando para alcanzar los mismos objetivos financieros. Existen problemas únicos con el hecho de estar completamente separados, como, por ejemplo, el nombre que figurará en la escritura de la casa.

Por supuesto, la mayoría de las parejas, están posicionadas en algún lugar, a lo largo del espectro entre esos dos extremos. Y hay ciertas ventajas y desventajas en cada extremo. Puede ser más fácil administrar su dinero en el día a día con cuentas conjuntas. Al mismo tiempo, los puntajes de crédito completamente separados pueden ser útiles si uno de ustedes tuvo problemas con el crédito en el pasado, por lo que el otro puede calificar para la financiación que necesitan.

No hay una respuesta correcta para esto (o a ninguna de las preguntas a continuación). El punto es que deben hacerse esta pregunta en pareja y decidir qué es lo que funciona para ustedes. Hable sobre sus problemas financieros pasados, sus metas para el futuro y sus hábitos diarios, para decidir qué va a funcionar para usted como pareja.

Pregunta clave nro. 2: ¿Alquilar o comprar?

Firmar un contrato de alquiler como pareja es una cosa; comprar una casa juntos es completamente diferente. Tenga en cuenta que no hay nada que diga que tienen que comprar la casa juntos como pareja, pero incluso si solo un nombre va a estar en las hipotecas futuras, debe tener una conversación sobre vivienda si desea evitar problemas, y construir una sólida estrategia financiera en conjunto.

Si ambos están empezando, es probable que uno de sus primeros pasos financieros, ya como pareja, será firmar un contrato de alquiler juntos. De lo contrario, es posible que se encuentre en una situación en la que uno o ambos ya tengan una hipoteca (o dos, si son inversores inmobiliarios). Luego, se trata de poner el nombre de otra persona en su hipoteca o vender ambas viviendas para obtener una.

Nuevamente, no hay una respuesta correcta aquí y la respuesta puede incluso cambiar con el tiempo. Por ejemplo, si decide comprar una primera vivienda, lo mejor para usted es utilizar la perspectiva de una sola persona para calificar para el financiamiento, si el puntaje de crédito y la cuenta bancaria de otro socio solo dificultan el proceso de aprobación. Pero más adelante, una vez que se haya reconstruido el crédito del otro socio, podrán optar con hacerlo en forma conjunta para la próxima hipoteca.

Solo asegúrese de incluir esta pregunta como una parte importante de su conversación sobre su futuro financiero para que estén en la misma sintonía.

Pregunta clave nro. 3: ¿niños o no-niños?

Seamos honestos: los niños son caros. Un estudio reciente encontró que un niño costará alrededor de un cuarto de millón de dólares hasta la edad de 18 años. Y no, eso no incluye el costo de ningún ahorro universitario o planificación de matrícula. Ese es solo el costo para que se gradúen de la escuela secundaria y (teóricamente) de su casa.

Por lo tanto, debe tener una conversación temprana con los niños y decidir qué quieren hacer como pareja. Y si uno de ustedes cambia de parecer, puede tener esta conversación más de una vez. En cualquier caso, en un mundo ideal, sería conveniente tener esta conversación lo antes posible, permitiéndose tener mucho más tiempo para ahorrar antes de que llegue la primera boca extra para alimentar.

Los padres tienen más de una carga para mantener la estabilidad financiera, por lo que realmente necesitará centrarse en los ahorros para que tenga una red de seguridad, a la cual su familia pueda recurrir si algo les sucediera. El presupuesto debe ser coherente, y puede ser más difícil con cada niño que se agregue. Y los ahorros a largo plazo deben dividirse entre su jubilación y los costos de la educación para sus hijos.

Por el contrario, si no desea tener hijos, todo el dinero que esté ahorrando debe destinarse a la estrategia financiera que establezca para el largo plazo, para cuando se jubile. Es fundamental que tenga lo que necesite para mantenerse, y pagar los servicios de salud necesarios, porque no habrá niños a quienes recurrir si se agotan sus ahorros para la jubilación.

Por lo tanto, aunque los hogares DINK (de doble ingreso, sin hijos) tienen más ingresos disponibles, no deberían gastarlo de manera frívola. Usted debería mantener fondos separados, tanto como sea posible, para asegurarse de estar preparado para el largo plazo.

Pregunta clave nro. 4: ¿Matrimonio o sociedad?

Puede pensar que esta pregunta debería haber estado más arriba en la lista, pero todo lo que se ha respondido anteriormente puede ser realmente más crítico. Puede sonar algo poco romántico, pero el papel que realmente juega el matrimonio en las finanzas ahora viene en cosas como acuerdos prenupciales, división de activos durante el divorcio, herencia y planificación patrimonial y poder financiero.

Si bien muchas parejas terminarán ajustando los nudos, algunas no lo harán por una razón u otra. Créalo o no, algunas parejas simplemente eligen no casarse nunca. Por supuesto, eso significa que debe tener especial cuidado para asegurarse que su pareja esté protegida y pueda seguir adelante si usted muere o está médicamente incapacitado.

Hecho: en las culturas occidentales, más del 90% de las personas se casan a la edad de 50 años.

Y el matrimonio en sí mismo puede representar un riesgo financiero significativo para una o para ambas partes. Si los dos tienen activos yendo hacia el matrimonio, es posible que desee protegerlos. Si usted vive en un estado donde el divorcio favorecería a su cónyuge o simplemente dividiría todo a la mitad, entonces un acuerdo prematrimonial podría ser aún más crítico. Por lo tanto, puede ser en su mejor interés, ya sea juntos o por separado, educarse en los detalles financieros de su situación antes de tomar la decisión de casarse. Una vez más, la conversación honesta al principio, puede ayudarlos a evitar malentendidos y reacciones emocionales, acerca de las preguntas sobre el dinero.

análisis de deuda 855-654-9191

Artículo modificado por última vez el Enero 18, 2018. Publicado por Debt.com, LLC . Los usuarios de celulares y tablets también pueden acceder a la versión AMP: Finanzas para las parejas - AMP.