Centro de Educación Financiera

Cómo funciona la colección de deudas

Qué sucede cuando un colector recibe mi deuda

Investigating the debt collection process

 

Así que usted pierde un pago mensual y jura que se pondrá al día el próximo mes, pero luego la vida transcurre y se pierden algunos pagos más. Ahora le preocupará que la deuda sea enviada a un coleccionista de deudas.

¿Hay algo que pueda usted hacer para evitar las colecciones? Y si termina yendo a un coleccionista, ¿qué puede esperar?

Hecho: los colectores recuperaron casi $54.9 mil millones en pagos de deuda perdidos solo en el 2010.

Esta información a continuación puede ayudarlo a comprender el proceso de recolección para que pueda tomar las decisiones correctas a medida que avanza. Si su deuda ya está en cobranza, y cree que puede estar enfrentando acoso por parte de un coleccionista de deudas, haga clic aquí para pedir ayuda (en inglés).

Cuenta regresiva para la cobranza: ¿Cuándo se declara incobrable una deuda?

Un pago perdido no significa que su deuda se envía a un cobrador. Incluso con dos o tres pagos perdidos, todavía tiene tiempo para ponerse al día antes de que el acreedor declare a su cuenta como una deuda incobrable (charged off).

De hecho, generalmente se requieren aproximadamente seis pagos perdidos seguidos antes de que se envíe una deuda a una colección. Cuando deja de cumplir con aproximadamente seis pagos consecutivos:

  1. El acreedor mueve la cuenta a un estado de “incobrable”. Esto significa que su cuenta quedará inmovilizada, y no podrá realizar más compras.
  2. Al mismo tiempo, el acreedor envía la deuda a un cobrador. Puede ser un departamento de cobranza interno o a un tercero, como cobrador externo.
  3. Una vez que la deuda se envía a un cobrador (interno o externo), cualquier conversación entre usted y el cobrador debe cumplir con las pautas de la Ley sobre las Prácticas Justas en el Cobro de Deudas (FDCPA, por sus siglas en inglés) FDCPA.

Es bueno tener en cuenta que si habla con alguien de la compañía de tarjetas de crédito y ha pasado un tiempo desde que realizó el pago, pregunte si está hablando con el departamento de pagos de la cuenta normal o con el departamento de cobros: ¡sí importa!

Estoy en colecciones… ¿y ahora qué?

Una vez que la deuda está con un cobrador, la primera tarea de este es ponerse en contacto con usted y confirmar que usted sea la persona que busca, es decir, que tiene la información de contacto correcta y que usted es el titular de esa deuda en particular. Aquí es donde generalmente ocurre el juego proverbial de las escondidas. Usted esquiva al coleccionista y ellos hacen todo lo que está a su alcance para perseguirlo y llamarlo por teléfono para verificarlo.

Es importante tener en cuenta que los coleccionistas tienen el derecho de hacer ciertas cosas que realmente no le gustarán. Pueden llamar a su oficina para hablar con un jefe o con su Departamento de Recursos Humanos (o de Personal), para verificar su identidad.

También pueden llamarlo al trabajo hasta que usted realmente hable con ellos, y les diga que se detengan. Pueden llamar a amigos, familiares y vecinos para verificar su identidad.

Lo que no pueden hacer, es decirle a todos con los que hablen acerca de su deuda. Solo pueden pedirle a la persona que confirme que al que buscan es usted. No hay detalles sobre la cantidad de la deuda, qué tan vencida está o a quién le debe. Aun así, incluso ese mínimo nivel de contacto para la confirmación de identidad le resultará al menos un poco incómodo.

Si lo llaman por teléfono y confirman su identidad y su información de contacto, le enviarán un “aviso de validación” por escrito dentro de los cinco días indicando el acreedor original, el monto adeudado y cómo proceder. Ahora vienen más llamadas para presionar para que pague su deuda.

Los coleccionistas pueden ser bastante contundentes y mantenerse dentro de la letra de la ley. Pero no pueden hacer amenazas, maldecir, usar lenguaje abusivo, mentir, decirle que va a ir a la cárcel, o amenazarlo con que van a tomar su hogar o propiedad. Todo esto se conoce como “acoso de coleccionista” ,y usted tiene derecho a luchar contra este tipo de prácticas.

A partir de aquí, pueden suceder algunas cosas diferentes, dependiendo de la acción que decida tomar:

  • Si habla con el cobrador y acepta pagar la deuda, ¡negocie! Es posible que pueda hacer que liquiden la deuda por menos de lo que debe y/o puede lograr que acepten eliminar la cuenta de cobro de su reporte de crédito , si paga.

EXAMEN SORPRESA

Si un cobrador de deudas no acepta eliminar una cuenta de cobros pagados de su reporte de crédito, ¿por cuánto tiempo esa cuenta permanecerá en su reporte como una marca negativa en su crédito?

  1. a) 2 años a partir de la fecha del pago final
  2. b) 5 años a partir de la fecha del pago final
  3. c) 7 años a partir de la fecha del pago final
  4. d) Para siempre

 

Incluso si una cuenta de cobros está totalmente pagada, aún cuenta como una marca negativa en su crédito durante 7 años adicionales, después del pago final.

  1. c) 7 años a partir de la fecha del pago final

 

  • Puede hablar con ellos y decirles que no tiene la intención de pagar. Si le dice a un cobrador que no pagará una deuda y que deje de comunicarse con usted, deben cumplir con esa solicitud. Pueden buscar acciones en un tribunal de justicia (es decir, demandarlo por la deuda).

Al menos puede intentar esconderse hasta que el plazo de prescripción haga que la deuda expire. Si logra esconderse por tantos años como sea necesario, el cobrador ya no podrá solicitar el pago de la deuda, ni siquiera a través de los tribunales.

Hecho: el plazo de prescripción para el cobro de la deuda es de 15 años. Después de 15 años sin contacto, una deuda ya no se puede cobrar legalmente.

Por supuesto, esconderse durante 15 años completos no es exactamente fácil, si lo fuera, todos los que tengan una deuda en colecciones lo harían. Y realmente se estará arriesgando a ser demandado. Sí, el cobrador debe llamar para verificar su identidad para poder comenzar el proceso pero, en su defecto, siempre existe la opción de presentar una demanda ante el tribunal y dejar que los tribunales sean quienes lo encuentren.

Esas son malas noticias. Una vez que sea demandado, estará en el gancho de la deuda y tendrá la molestia y el gasto de ir a la corte. Además, una vez que ingresa al sistema judicial, su propiedad corre el riesgo de liquidarse para saldar su deuda. Un cobrador no puede tomar su propiedad para pagar una deuda, a menos que haya una orden judicial.

análisis de deuda 855-654-9191

Artículo modificado por última vez el Octubre 5, 2018. Publicado por Debt.com, LLC . Los usuarios de celulares y tablets también pueden acceder a la versión AMP: Cómo funciona la colección de deudas - AMP.