Seamos sinceros: la mayoría de la gente prefiere resolver los problemas de las deudas por su cuenta. No tiene que compartir sus finanzas con nadie, preocuparse de que lo juzguen o poner su destino en manos de otra persona. Por eso son tan útiles las estrategias que realiza por su cuenta para reducir las deudas de las tarjetas de crédito como las que describimos a continuación. Con algunas instrucciones básicas, puede manejar los problemas por su cuenta y avanzar con confianza.

¿Cansado de luchar para pagar la deuda de la tarjeta de crédito por su cuenta? Hable con un consejero de crédito al consumidor certificado para encontrar alivio ahora.

Encuentre alivio ahoraCall To Action Link

Sin embargo, es importante tener en cuenta que estas estrategias de reducción de la deuda no van a resolver todos los problemas en cualquier situación. Una vez que lea esta página y comprenda lo que debe hacer, haga algunos cálculos. Vea cuánto tiempo le llevará pagar lo que debe y cuánto le costará. Si esos números no le hacen feliz, considere opciones alternativas para el alivio de la deuda.

La mejor manera de reducir la deuda de tarjetas de crédito

Paso 1: Primero llame a sus acreedores para negociar tipos de interés más bajos

Este es el primer paso, muy importante, que la mayoría de la gente se salta. A menudo, la gente nunca llama a sus acreedores ni siquiera para pedirles tipos de interés más bajos. El resultado es que se dificulta la eliminación de la deuda y se producen mayores costos.

Tenga siempre presente que los tipos de interés más bajos facilitan el pago de la deuda. Un tipo de interés más bajo significa que una parte menor de cada pago mensual que hace se lo comen los cargos por intereses acumulados. Por lo tanto, puede pagar el saldo principal (la deuda original) mucho más rápido.

Para realizar este paso de forma efectiva:

  1. Compruebe el tipo de interés actual de cada tarjeta de crédito que utilice.
  2. Anote los datos relevantes sobre su crédito:
    1. El tiempo que lleva siendo cliente de cada cuenta.
    2. Cuánto tiempo lleva sin dejar de pagar.
    3. Cuánto ha mejorado su puntaje de crédito desde que abrió la cuenta.
  3. Consulte los tipos de interés actuales de las tarjetas de crédito para conocer las tasas promedio nacionales de cada tipo de tarjeta de crédito que tenga.

Ahora llame al departamento de atención al cliente de cada tarjeta de crédito y solicite una reducción de los tipos de interés. Es posible que le pasen a un supervisor que pueda autorizar un nuevo tipo de interés. Encuentre consejos que le ayuden a negociar eficazmente tipos de interés más bajos.

Paso 2: Priorice sus deudas

Ahora que sus tipos de interés son lo más bajos posible, organice todas las deudas que debe pagar, yendo de la Tasa de Porcentaje Anual (APR, por sus siglas en inglés) más alta a la más baja. Es conveniente que pague primero las deudas con la APR más alta porque son las que más dinero cuestan. Por lo tanto, si las cancela primero, ahorrará dinero en los cargos totales por intereses.

Paso 3: Racionalice su presupuesto para maximizar el flujo de caja

A continuación, debe obtener el máximo flujo de caja posible para su plan de reducción de deudas. Vea cuánto flujo de caja libre tiene en su presupuesto, es decir, todo el efectivo que le queda después de pagar las facturas y los gastos necesarios. A continuación, vea si tiene algún gasto innecesario que pueda recortar temporalmente mientras reduce su deuda. Recuerde que volverá a incluir estos gastos una vez que haya terminado de eliminar la deuda. Piense en ello como una dieta que debe seguir mientras pierde todo ese peso financiero extra.

Cuanto más flujo de caja tenga disponible para reducir la deuda, más rápido irá esto. Más rápido también significa menos cargos por intereses aplicados a su deuda, por lo que también le ahorra dinero. Merece la pena perder unos cuantos gastos discrecionales durante un breve periodo de tiempo para que estas deudas de alto interés se liquiden rápidamente.

Paso 4: Pagar lo máximo posible en una deuda, y luego los pagos mínimos en las demás

Ahora puede empezar a liquidar sus deudas. Llegados a este punto, podría pensar que debería destinar un poco de dinero extra a todas sus deudas a la vez. Sin embargo, esto no es rentable. Usted termina con un montón de cargos mínimos de $25.00 para pagar todos a la vez.

Es más eficaz centrarse en una deuda a la vez. Usted hace el pago mínimo requerido en todas sus deudas de tarjetas de crédito, excepto la tarjeta con el APR más alto. Utiliza todo el flujo de caja extra que ha generado para hacer el mayor pago posible de esa deuda. Luego, sigue haciéndolo cada mes hasta que el saldo de esa tarjeta llegue a $0.

Paso 5: Elimine sus deudas, una por una

Una vez que haya eliminado la primera deuda, pase a la deuda con la siguiente APR más alta. Páguela en grandes partes, y luego continúe por la línea hasta que elimine todos los saldos que debe. Con cada deuda que elimine, liberará más efectivo para utilizarlo en el pago de la siguiente deuda.

También puede empezar a incluir en su presupuesto los gastos innecesarios que haya eliminado. Esto le ayudará a evitar que se agote en el presupuesto, lo que puede llevarle a gastar más de la cuenta. Los expertos también recomiendan que, una vez que pague sus tarjetas de crédito, parte de los fondos que utilizó en esas facturas se desvíe a los ahorros. Así, si ahorra $500 al mes en las facturas de las tarjetas de crédito, establezca una transferencia mensual recurrente de $250 a los ahorros. De este modo, puede generar un fondo de emergencia sólido, que le impida depender demasiado de las tarjetas de crédito.

La siguiente mejor manera de reducir la deuda de las tarjetas de crédito

El método descrito anteriormente se considera el mejor porque es el más rentable en general. Sin embargo, eso no significa que sea el mejor método en todas las situaciones financieras. Si tiene grandes cantidades de deuda que eliminar con un flujo de caja limitado, los pasos descritos anteriormente pueden no funcionar. Esto es especialmente cierto si sus saldos más grandes están en sus tarjetas de crédito con la tasa de interés más alta. Es fácil agotarse por la falta de progreso, y puede detenerse por completo.

Por ejemplo, digamos que su mayor saldo es de $7,000 en una tarjeta de crédito de recompensa con una APR del 22%. Sólo tiene $500 en efectivo extra que puede destinar a esa deuda. Incluso con pagos fijos de $500, tardaría 17 meses en saldar esta deuda por completo. Pasará casi un año y medio antes de liquidar el primer saldo, por lo que no es precisamente fácil mantener la motivación.

Sin embargo, digamos que tiene dos tarjetas de crédito con un saldo de $1,000 cada una. Si les dedica $500, podría terminar de pagar cada una en tres meses (con los intereses). Esto eliminaría dos cuentas, lo que le daría una motivación adicional y un dinero extra. Ahora, en lugar de $500, tendría $550 porque no tiene que pagar dos cargos por pago mínimo de $25.

Así que, en este caso, es mejor empezar con los saldos más bajos de las tarjetas de crédito, en lugar de con las deudas de mayor APR. De este modo, eliminará la deuda fácilmente, lo que le permitirá disponer de más dinero para hacer frente a sus deudas más importantes. Los pasos son los mismos que los cinco pasos enumerados anteriormente; sin embargo, en el paso 2 se ordenan las deudas empezando por el saldo más bajo y terminando por el más alto.

¿Es la reducción de la deuda la mejor opción?

Siempre que elimine una deuda, tiene dos preocupaciones principales que se relacionan estrechamente:

  1. ¿Es ésta la forma más rápida de pagar lo que debo?
  2. ¿Es ésta la forma más rentable de reducir mi deuda?

Si hay una forma más rápida y barata de pagar lo que debe, entonces debería hacerlo. En muchos casos, este método de arremangarse y apretarse el cinturón puede no ser el más eficiente. Puede que sea más fácil y barato hacerlo de otra manera.

Así que, antes de desperdiciar meses (o años) de su vida pagando su deuda de la manera más difícil, asegúrese primero de que no hay una manera más fácil. Busque una consolidación de tarjetas de crédito o llame a una agencia de consejería de crédito. Aunque estas agencias administran un tipo de solución (programas de manejo de deudas), como organizaciones sin ánimo de lucro están obligadas a revisar todas sus opciones. Se supone que deben decirle cuál es la mejor manera de pagar lo que debe.

Compare todas las soluciones disponibles. Vea qué es lo que le llevará menos tiempo, le dará menos problemas y le ahorrará tanto dinero como sea posible. Sea cual sea la solución que termine utilizando, será la mejor solución para utilizar en sus circunstancias financieras únicas.

Artículo modificado por última vez el Abril 7, 2022. Publicado por Debt.com, LLC

Reviewed By

Howard Dvorkin, CPA

CPA and Chairman