Las deudas para los consumidores está en su punto más alto y muchos se encuentran con saldos de tarjetas de crédito fuera de control. Ya sea por los intereses y las comisiones o por tener que hacer malabares con otros tipos de deudas, en ocasiones pagar una tarjeta de crédito resulta imposible. Por eso, la liquidación de la deuda de las tarjetas de crédito puede ser la solución perfecta.

Tabla de contenido

¿Qué es la liquidación de deudas?

La liquidación de la deuda de la tarjeta de crédito es cuando sus acreedores aceptan una parte del total de la deuda pendiente y la consideran saldada. ¿Qué ganan las compañías de tarjetas de crédito? A diferencia de una hipoteca o un préstamo de auto, no hay nada que el emisor de la tarjeta de crédito pueda reclamar si usted no paga su factura. Por ello, prefieren llegar a un acuerdo y obtener parte de su dinero en lugar de nada. 

Diferentes formas de liquidar la deuda de la tarjeta de crédito

Si está atrapado bajo saldos, tiene varias opciones a su disposición. Cada una de ellas puede afectar su puntaje de crédito, sus impuestos y la estructura de pago de la deuda de forma diferente, por lo que algunas opciones de liquidación pueden ser mejores en determinadas situaciones que otras.  

Liquidación de la suma global

Es el tipo tradicional de liquidación de deudas en el que la mayoría de la gente piensa cuando escucha el término “liquidación“. Cuando se dirige a un prestamista para solicitar la condonación de una parte de la deuda, éste suele exigir el pago de una suma global. Lo más probable es que este sea el tipo de acuerdo de liquidación que encontrará si se inscribe en un programa de liquidación de deudas con una empresa externa. 

Acuerdo de reestructuración

Un acuerdo de reestructuración es cuando usted pide a la compañía de su tarjeta de crédito que le ayude a pagar su saldo. Esto puede incluir la exención o la reducción de su pago mensual, la reducción o la eliminación de su tasa de interés y la eliminación de los cargos por retraso anteriores. Aunque este planteamiento no le librará de una parte importante de su deuda, puede hacer que sea mucho más fácil pagarla, y mantener intacto su puntaje de crédito. 

La(s) tarjeta(s) de crédito incluida(s) en un acuerdo de reestructuración será(n) congelada(s), por lo que no podrá(n) hacer ninguna otra compra con ella(s). Esas tarjetas se cerrarán una vez que se haya liquidado la cuenta. Estos cierres pueden afectar negativamente al puntaje de crédito, pero no tanto como lo haría un acuerdo de pago global. 

Plan de dificultades

Si puede demostrar que tiene dificultades financieras (por ejemplo, si pierde su trabajo o cae gravemente enfermo), puede negociar un plan de dificultades directamente con la compañía de su tarjeta de crédito. Puede incluir una ayuda temporal similar a la que se ofrece en un acuerdo de reestructuración durante unos meses. 

A diferencia de un acuerdo de reestructuración, las tarjetas de crédito no suelen cerrarse en el marco de un plan de dificultades. Sin embargo, es posible que se congelen temporalmente para que no se puedan utilizar mientras dure el acuerdo de pago modificado.

Cómo liquidar la deuda de la tarjeta de crédito (5 pasos)

Los saldos de las tarjetas de crédito y las facturas médicas son los tipos de deuda más comunes que se utilizan en la liquidación de deudas. A diferencia de los procesos para liquidar préstamos estudiantiles o deudas fiscales, que son especializados, liquidar deudas de tarjetas de crédito es mucho más sencillo. Este es el proceso:

  1. Decidir si quiere hacer la negociación usted mismo o pagar a un profesional
  2. Determinar cuánto debe, a quién y la Tasa de Porcentaje Anual (APR, por sus siglas en inglés) de las cuentas que quiere liquidar
  3. Reservar dinero para una oferta de liquidación
  4. Ponerse en contacto con la(s) compañía(s) de tarjetas de crédito
  5. Obtener un acuerdo por escrito

Esta guía para la liquidación de la deuda de la tarjeta de crédito lo conducirá a través de todo lo que necesita saber, desde la preparación hasta el proceso de ejecución para decidir si la liquidación es realmente la mejor opción para usted.

Paso 1: Elegir el método de liquidación

La liquidación de la deuda de la tarjeta de crédito no siempre está asegurada. Las compañías de tarjetas de crédito (o las agencias de cobro, dependiendo si la deuda ha sido cancelada) deben primero aceptar un acuerdo y aceptar menos de la cantidad total adeudada. A partir de ahí, se puede llegar a un acuerdo para determinar una cantidad en dólares de lo que habrá pagar. 

Ambos detalles requerirán una negociación que puede realizarse a través de una empresa de liquidación de deudas o por su cuenta. Esta es una de las decisiones más importantes que hay que tomar, ya que puede afectar sus probabilidades de éxito, la cantidad de dinero que se necesita para el proceso y cómo será el proceso.

Opción 1: Contratar una empresa de liquidación de deudas

Si prefiere un enfoque no invasivo para deshacerse de su deuda de tarjeta de crédito, hay empresas dedicadas a la liquidación de deudas. Negociarán con los emisores de las tarjetas de crédito o las agencias de cobro en su nombre, permitiéndole pagar uno o varios saldos.

Cuando se trabaja con una empresa de liquidación de deudas, el individuo tendrá que hacer pagos mensuales que se reservarán en depósito. Ellos ayudan a evaluar su presupuesto para ver cuánto dinero tiene disponible para apartar cada mes; esta cantidad es a menudo significativamente menor que el pago mensual total que está haciendo en todas las deudas de tarjetas de crédito.

Una vez que estos fondos alcanzan una suma considerable, la empresa se pone en contacto con el prestamista para hacerle una oferta. Con experiencia y probablemente con relaciones permanentes con varias instituciones financieras, trabajar con profesionales puede aumentar las posibilidades de éxito en la negociación de la deuda de la tarjeta de crédito. 

Sin embargo, este servicio no es gratuito. Son empresas con fines de lucro y le cobrarán. La mayoría de los honorarios de las empresas de negociación de deudas rondan el 20-25% del importe total de su deuda y pueden cobrar honorarios adicionales por cosas como el mantenimiento de sus fondos. También hay muchos actores sin escrúpulos en el panorama de la liquidación de deudas, por lo que es importante saber qué buscar para evitar ser estafado.

Opción 2: Negociar por su cuenta

Es posible que una persona se ponga en contacto con su prestamista y negocie con él directamente, tanto si el saldo sigue en manos del prestamista original como si se carga a una agencia de cobros. La mayor ventaja es el ahorro de costos, que dependiendo de la cantidad que se deba, podría ser de miles de dólares. 

Sin embargo, la contrapartida es que tendrá que ensuciarse las manos con la preparación y la divulgación, lo que puede llevar bastante tiempo. Si tiene varios saldos de tarjetas de crédito, tendrá que negociar con cada una de ellas por separado.

Para tener las mayores probabilidades de éxito, deberá investigar las políticas de liquidación de cada acreedor y asegurarse de que conoce sus derechos (especialmente si está tratando con una agencia de cobros). Luego está el hecho de hablar con la persona adecuada y conseguir que acepte llegar a un acuerdo. No es raro que esto requiera varios intentos

Además, es probable que siga necesitando una suma global para que le tomen en serio cuando se dirija a un prestamista. Algunos emisores de tarjetas o agencias de cobro pueden estar dispuestos a establecer un plan de pagos, pero para ello es necesario tener ahorrado al menos la mitad de la cantidad total adeudada antes de dirigirse a ellos.  

Paso 2: Decidir qué saldos de tarjetas se van a liquidar

Tanto si decide utilizar un programa de liquidación de deudas a través de una empresa como si liquida la deuda por su cuenta, tendrá que decidir qué saldos de tarjetas de crédito quiere intentar negociar. Recuerde que la liquidación del saldo de una tarjeta de crédito supondrá el cierre de esa tarjeta. Si quiere dejar una o dos tarjetas abiertas en caso de emergencia financiera, no debería considerarlas para la liquidación (en su lugar, utilice la consolidación o un plan de manejo de deudas). 

Otras cosas que hay que tener en cuenta a la hora de decidir qué deudas incluir:

  • La antigüedad de la cuenta: Cuanto más antigua sea, más probable será que la compañía de tarjetas de crédito acepte liquidarla. Pero tenga en cuenta que el cierre de las cuentas más antiguas perjudicará su antigüedad crediticia, un factor menor que se utiliza para determinar el puntaje de crédito.
  • A quién pertenece su deuda: Tome en cuenta, si la compañía de la tarjeta de crédito cargó su deuda a una agencia de cobros. Esto podría perjudicar o ayudar a sus probabilidades, dependiendo de la política de cada una.
  • Cuánto debe: Los saldos grandes de más de $10,000 son los mejores candidatos para la liquidación de deudas. Una compañía de tarjetas de crédito o una agencia de cobros puede no estar dispuesta a llegar a un acuerdo por cantidades menores. Si su deuda ha pasado a ser objeto de cobro, verifique exactamente cuánto debe con la validación de deudas.

Si no está seguro de por dónde empezar, haga un mapa de todos los saldos de sus tarjetas de crédito, anotando a quién se los debe, el grado de morosidad y el importe de los pagos. 

Paso 3: Reservar dinero para el pago

Si está trabajando con una empresa de liquidación de deudas, ésta le ayudará a determinar cuánto puede apartar cada mes sin dejar de hacer los pagos mínimos a sus cuentas. 

Si no está trabajando con un profesional, tendrá que ser disciplinado y contribuir al pago de la liquidación por su cuenta. Crear una cuenta bancaria separada puede ser útil para apartar el dinero que no quiere gastar accidentalmente.    

Paso 4: Negociar con la compañía de la tarjeta de crédito

Una vez que haya acumulado suficientes fondos para dirigirse a la empresa de la tarjeta de crédito, es el momento de negociar. No basta con pedir que le perdonen la deuda. Tendrá que explicar su situación financiera y tener una buena razón para llegar a un acuerdo. 

También querrá ser claro sobre lo que quiere. Además de que la deuda se liquide por una fracción del monto total, querrá negociar elementos que puedan disminuir el daño a su crédito: 

  • Negociar para que el estado de una cuenta de crédito figure como pagado en su totalidad
  • Negociar para reactualizar una cuenta y eliminar los pagos en mora.
  • Utilizar el “pagar por borrar” para eliminar una cuenta de cobro de deudas de su reporte de crédito.

Lea la guía paso a paso para la negociación de liquidación de deudas por su cuenta»

Paso 5: Obtener los acuerdos por escrito

Una vez que haya llegado a un acuerdo con la compañía de tarjetas de crédito o con la agencia de cobros, es importante que todo quede por escrito y que ambas partes firmen el acuerdo. Los acuerdos verbales no le protegerán si su cuenta se cancela accidentalmente y se envía a la oficina de cobros. Un acuerdo por escrito le ayudará a disputar cualquier cargo erróneo en su reporte de crédito más adelante.  

Los elementos que querrá asegurarse de que se incluyan: 

  • La notificación de validación de la deuda
  • La cantidad de liquidación acordada
  • Fecha/calendario de pago
  • La promesa de que la deuda se considerará “pagada en su totalidad”.
  • Acuerdos para detener futuras gestiones de cobro
  • Las condiciones que podrían incumplir el acuerdo

Leer: Modelo de carta de liquidación de deudas

Ventajas y desventajas de la liquidación de deudas de tarjetas de crédito

La liquidación permite que una persona sólo pague un porcentaje de lo que debe; a cambio, el acreedor cancela el saldo restante. La idea de pagar menos de lo que se debe hace que sea una opción muy atractiva. Además, la liquidación puede deshacerse de la deuda de la tarjeta de crédito rápidamente y cuesta mucho menos que otras opciones de alivio de la deuda. Pero, ¿es la liquidación de la deuda de la tarjeta de crédito realmente la mejor manera de hacer frente a esas incómodas facturas?

Ventajas Desventajas
Suele llevar menos tiempo que otras soluciones, sobre todo si se compara con los pagos mínimos La liquidación suele generar elementos negativos en su reporte de crédito, lo que puede disminuir su puntaje de crédito
Puede salir de la deuda por menos de lo que debe Podría deber impuestos sobre la renta por la deuda liquidada

Beneficios de la liquidación de deudas de tarjetas de crédito

as principales ventajas de este método son que es más rápido y barato que otras soluciones para las deudas.

Con la liquidación de la deuda, es posible que sólo pague entre el 10% y el 50% del importe total adeudado (el consumidor promedio puede ahorrar un 30%, según el American Fair Credit Council [1]). 

La liquidación puede ayudarlo a evitar las comisiones por retraso y la trampa de los pagos mínimos, y a reducir el riesgo de entrar en mora. Si está ahogado por una cantidad considerable de deudas de tarjetas de crédito, la liquidación puede proporcionarle un borrón y cuenta nueva sin ser tan perjudicial como declararse en bancarrota.  

La liquidación de deudas de tarjetas de crédito en números

  • El consumidor promedio inscrito en un programa de liquidación de deudas tenía casi $28,000 de deuda no asegurada en 6.93 cuentas [2].
  • Los clientes generalmente ven las liquidaciones iniciales de las cuentas dentro de 4-6 meses
  • El 74% consigue liquidar al menos una cuenta en 36 meses, ahorrando un promedio de $5,400 [2].
  • Los consumidores liquidaron un promedio del 55% de su deuda inscrita [2].
  • Se ahorran $2.64 por cada dólar de tasas pagadas [1].
  • Una reducción promedio de la deuda del 32% (después de las comisiones) [2].

Desventajas de la liquidación de deudas de tarjetas de crédito

Hay algunas advertencias para deshacerse de la deuda de la tarjeta de crédito a través de la liquidación. Una de ellas es que esta opción sólo funciona si se consigue que los emisores de las tarjetas o las agencias de cobro acepten que se llegue a un acuerdo (más adelante se hablará de ello). Esta dependencia de su cooperación significa que la liquidación de la deuda de la tarjeta de crédito es grande – si usted puede conseguirlo. Si puede seguir esta vía, hay que tener en cuenta varias desventajas:

Daño al crédito: La liquidación suele requerir el pago de una gran cantidad de dinero por adelantado (otro posible inconveniente de este enfoque). Hasta que no haya reservado el dinero suficiente para hacer una oferta al emisor de la tarjeta de crédito o a la agencia de cobros, seguirá acumulando cargos por retraso y observaciones por falta de pago en su reporte de crédito. Éstos no desaparecen ni siquiera después de que la deuda se marque como “liquidada” (lo que representará otra observación negativa que marcará su crédito y permanecerá en su reporte durante 7 años)

Cuentas de crédito cerradas: Cualquier cuenta de crédito incluida en la liquidación se cerrará automáticamente una vez que se pague la cantidad acordada en la liquidación. Esto perjudicará su puntaje de crédito y lo dejará con pocas tarjetas de crédito para usar en caso de emergencias financieras. Si su crédito está muy dañado, ya sea antes o a causa del acuerdo, conseguir una nueva tarjeta de crédito podría ser extremadamente difícil y puede dejarlo sin una red de seguridad financiera. 

Pérdida de poder adquisitivo en el futuro: Si tiene que hacer compras importantes en los próximos años, como la compra de una casa, un auto nuevo o la apertura de un negocio, las consecuencias de la liquidación de la deuda de su tarjeta de crédito en el puntaje de crédito podrían ponerlo en peligro. Tendrá que sopesar si el alivio rápido de la deuda merece la pena por el impacto a largo plazo que tendrá en sus finanzas. 

Consecuencias fiscales: Por último, el importe de su saldo que no acabe pagando podría volverse en su contra al ser tratado como un ingreso imponible. Si este es el caso, la compañía de la tarjeta de crédito con la que usted trabaja le enviará un formulario de impuestos 1099-C.

La liquidación de deudas y su crédito

Es mejor ir a la liquidación de la deuda sabiendo que va a causar algún daño a su crédito – aquí le explicamos cómo:

  1. La liquidación de la deuda de la tarjeta de crédito por menos de lo que debe siempre dará lugar a que aparezca en su reporte de crédito “liquidado en su totalidad”, una observación negativa que permanecerá durante siete años a partir de la fecha en que la cuenta se convirtió inicialmente en morosa (si trabaja con una empresa de liquidación de deudas, entonces todas las cuentas aparecerán en su reporte de crédito como pagadas según lo acordado). Estas observaciones perjudican el historial de pagos, el factor más importante que afecta al puntaje de crédito, y muestran a otros prestamistas que anteriormente tenía una deuda que no pudo pagar por completo.
  2. Hasta que no se haya acumulado suficiente dinero para dirigirse a una compañía de tarjetas de crédito y ofrecer un acuerdo, las cuentas atrasadas o en descubierto seguirán generando observaciones de crédito negativas cada mes. Esto también daña el historial crediticio.
  3. Todas las cuentas incluidas en el programa se cierran después de aceptar el pago. Esto perjudica a múltiples factores utilizados para calcular el puntaje de crédito: antigüedad del crédito, combinación de créditos y crédito disponible. 

¿Cuánto perjudicará a mi puntaje la liquidación de deudas de tarjetas de crédito?

El impacto dependerá del punto de partida de su salud crediticia. Si tiene un crédito excelente sin información negativa previa, una liquidación causaría un golpe importante a su puntaje. Si ya tiene un mal crédito, su puntuación no se verá tan afectada.

Formas de minimizar el daño crediticio

Reactualizar: Es posible que durante la negociación le pida al acreedor que “reactualice” su cuenta después del acuerdo. Básicamente, se comprometen a actualizar la información en su reporte de crédito para que aparezca como “actual” a cambio de su pago. 

Pagar por borrar: Si la cuenta se encuentra en proceso de cobro, puede intentar negociar el pago por eliminación, en el que el cobrador da instrucciones a las agencias de crédito para que eliminen la cuenta de cobro de su reporte de crédito.

Cualquiera de estas opciones puede eliminar una parte, si no toda la información negativa del reporte de crédito. Sin embargo, tenga en cuenta que los acreedores y los cobradores están obligados por ley a comunicar información precisa sobre el uso del crédito por parte del consumidor. Incluso si el acreedor o el cobrador aceptan inicialmente eliminar una cuenta de cobro o reactualizarla, la información negativa podría reaparecer más adelante.

Otras opciones de alivio de la deuda de la tarjeta de crédito

La liquidación se considera una opción de alivio de la deuda de segundo a último recurso para alguien en dificultades financieras extremas. No es tan perjudicial como la bancarrota en términos de puntaje de crédito y reputación financiera – pero está bastante cerca. 

Otra razón por la que quizá no quiera optar por la liquidación como “plan A” es el riesgo relacionado a la vía de la liquidación de deudas, que no siempre puede dar resultado. Las compañías de tarjetas de crédito y las agencias de cobro están en su derecho de rechazar su oferta de liquidación. ¿Y entonces qué debería hacer?

Afortunadamente, hay otras formas de deshacerse de las deudas de las tarjetas de crédito, y en determinadas circunstancias, puede ser un método mejor que la liquidación.

Liquidación de deudas vs consolidación

Una forma sencilla de diferenciar entre ambos es que la liquidación de la deuda reduce la cantidad que paga, mientras que la consolidación de la deuda reduce la cantidad que se debe. 

Con la consolidación de deudas, los saldos de varias tarjetas de crédito o préstamos se combinan en uno solo y es lo que se denomina un préstamo de consolidación. En lugar de hacer pagos individuales a los saldos de varias cuentas y a diferentes prestamistas, la persona sólo tiene que hacer un pago mensual (de forma similar a como funcionan las transferencias de saldos de las tarjetas de crédito).

La consolidación no cambia el monto que se debe, sigue esperando que se pague todo lo que se pidió prestado. Sin embargo, los préstamos de consolidación suelen tener unas tasas de interés mucho más bajas que las de las tarjetas de crédito, lo que hace que sean más fáciles de pagar y pueden ahorrarle dinero a largo plazo. 

Otra ventaja de la consolidación frente a la liquidación de deudas es que, a diferencia de lo que ocurre con la liquidación, las tarjetas de crédito no se cierran automáticamente una vez pagadas. Esto es una buena noticia para dos factores importantes de las tarjetas de crédito (la tasa de utilización del crédito y la edad promedio del crédito), además de que puede conservar el acceso al dinero para compras de emergencia.

Liquidación de deudas vs programa de manejo de deudas (DMP, por sus siglas en inglés)

Si necesita ayuda para saldar la deuda de su tarjeta de crédito, un DMP o programa de manejo de deudas puede ayudarlo a tomar el control de su saldo al tiempo que mejora su puntaje de crédito. Pagará el 100% de su deuda, pero con la eliminación de las comisiones y los cargos de la APR, usted podría ahorrar hasta el 50% de su deuda total.

A diferencia de la consolidación, que utiliza un préstamo para pagar los saldos de otras cuentas, los programas de manejo de deudas se basan en que las agencias de consejería de crédito negocian un acuerdo con la(s) compañía(s) de tarjetas de crédito para impedir que los saldos aumenten. Este proceso lleva más tiempo que la liquidación, pero causa un daño crediticio mucho menor. De hecho, las personas inscritas en un programa de manejo de deudas pueden comprobar que su puntaje de crédito mejora antes de que se pague su deuda.

Tenga en cuenta que tanto la liquidación de la deuda como los DMP hacen que las tarjetas de crédito incluidas en el programa se cierren después de haberlas pagado o liquidado. Sin embargo, los programas de manejo de deudas pueden borrar retroactivamente las marcas negativas del puntaje de crédito, lo que compensa significativamente el impacto del cierre de algunas tarjetas de crédito.

Liquidación de deudas vs bancarrota

La liquidación de deudas y la bancarrota son muy similares en el sentido de que permiten a una persona resolver su deuda sin pagar todo el saldo. También son similares en el sentido de que pueden causar un gran daño al puntaje de crédito. La liquidación puede hacer caer el puntaje de crédito de una persona en 60 y 100 puntos. La bancarrota, sin embargo, puede hacerlo entre 100 y 200 puntos, si no más. 

Una diferencia clave entre la liquidación de deudas y la bancarrota es cómo se consigue. La bancarrota requiere ir a los tribunales para demostrar que puede optar a ella. Y aunque es posible presentarla sin un abogado (lo que se conoce como presentación pro se’), puede haber consecuencias legales si se lleva a cabo la bancarrota de forma incorrecta. Por este motivo, se recomienda encarecidamente consultar a un abogado especializado en bancarrotas. La liquidación de deudas es menos engorrosa en este sentido, ya que una persona puede representarse a sí misma fácilmente en las negociaciones. 

Las mayores diferencias se dan entre la liquidación y la bancarrota del capítulo 7, también conocida como bancarrota de liquidación. Este tipo de bancarrota permite a una persona salir de la deuda por casi nada de su bolsillo. También es la opción de alivio de la deuda más rápida, ya que tarda tan sólo 6 meses o menos. La liquidación consigue resultados similares, pero tarda entre 1 y 4 años.

Debt.com solo trabaja con compañías de liquidación de deudas acreditadas por El Consejo de Crédito Justo de los EE.UU. (AFCC, por sus siglas en inglés). Si necesita ayuda, permítanos conectarlo con el servicio adecuado para sus necesidades.

Consiga ayuda ahoraCall To Action Link

Fuentes: 

[1] American Fair Credit Council – Facts About Debt Settlement [ENG]

[2] American Fair Credit Council – Financial Outcomes for Debt Settlement Programs – Second Edition [ENG]

¿Le suministramos la información que necesitaba? Si no fue así, déjenos saber y mejoraremos esta página.
Díganos si le gustó o no le gustó este artículo, de esta manera trabajaríamos para mejorar nuestro sitio web.
Yes
No

Artículo modificado por última vez el Diciembre 6, 2022. Publicado por Debt.com, LLC