La diferencia entre una deuda buena y una deuda mala depende de lo que una deuda le consiga a largo plazo

El debate sobre la deuda buena vs la deuda mala es muy amplio en Internet. Y no todo el mundo está de acuerdo en cómo se deben usar esos términos para tipos específicos de préstamos y créditos. Pero hay una línea de definición clara que separa a las deudas buenas de las malas, y se trata de lo que una deuda hace por usted a largo plazo.

Esta página explica cómo separar la deuda buena de la mala, y lo que cada una de ellas significa para su presupuesto. También explicamos cómo incluso una deuda buena puede convertirse en mala y qué hacer cuando eso suceda.

Definición de deuda buena vs. deuda mala

La línea de definición entre lo bueno y lo malo es lo que una deuda le proporciona a largo plazo. Las buenas deudas le dan algo que beneficia su vida en general. Básicamente tiene algo de valor que conserva incluso después de pagar la deuda. Por el contrario, las deudas malas no le dan beneficios a largo plazo. Sólo le dejan una deuda.

Pero esa línea puede ser un poco confusa. Puede que sienta que obtiene algo de una deuda mala. Por ejemplo, si usa una tarjeta de crédito para comprar un televisor de alta definición, obtiene algo de valor tangible: la televisión. Pero el valor de esa propiedad disminuye significativamente con el tiempo. No es como una casa, donde el valor de la propiedad generalmente aumenta con el tiempo. Por eso una hipoteca es una deuda buena.

Las cosas se vuelven aún más confusas cuando se trata de préstamos para automóviles. El valor de un auto nuevo se deprecia rápidamente tan pronto como lo saca del lote. Nunca podrá vender el auto y recuperar todo el dinero que puso en su préstamo de auto. Por lo tanto, no obtiene algo de valor a largo plazo. Pero un préstamo de auto usado para financiar la compra de un auto clásico sería diferente porque el valor del vehículo no se deprecia de la misma manera. Por lo tanto, algunos préstamos para autos pueden ser considerados como una deuda buena.

Este cuadro proporciona un desglose básico de qué deudas cuentan como buenas y cuáles como malas. Explicamos más acerca de por qué cada tipo de deuda cae donde lo hace.

Deuda BuenaDeuda Mala
HipotecasDeuda de tarjeta de crédito
Préstamos Estudiantiles FederalesPréstamos de día de pago y de casa de empeño
Préstamos Estudiantiles PrivadosPréstamos Personales
Unos cuantos préstamos de automóviles (automóviles de colección)La mayoría de los préstamos para automóviles (tanto nuevos como usados)
Préstamos sobre el capital de la vivienda y HELOC (normalmente)

Entender por qué ciertas deudas son buenas o malas

Hipotecas

Una hipoteca siempre se considera una deuda buena Una hipoteca siempre se considera una deuda buena. De hecho, es más o menos la mejor deuda que puede asumir. Eso es porque la propiedad siempre tiene valor, y ese valor generalmente aumenta con el tiempo. Así que, compra una casa este año con una hipoteca a 15 años. Paga la mayor parte de la hipoteca y vende la casa dentro de 10 años. No sólo recuperará el dinero que gastó en la deuda, sino que también es muy probable que obtenga un beneficio.

También puede pensarlo de esta manera. Una casa es normalmente el mayor activo de un propietario. El valor neto se calcula restando el total de sus pasivos (es decir, sus deudas) del total de sus activos. Fuera de los accidentes de comercialización de viviendas, el valor de las casas de la mayoría de las personas es más alto que lo que deben en sus hipotecas. Por lo tanto, una casa generalmente aumenta el valor neto de una persona. Eso es lo que la convierte en una deuda buena.

Préstamos sobre el valor neto de la vivienda y HELOC

Préstamos sobre el valor neto de la vivienda y HELOC A diferencia de una primera hipoteca, una segunda o tercera hipoteca suele considerarse una deuda mala. Esto incluye préstamos sobre el valor de la vivienda y líneas de crédito sobre el valor de la vivienda (HELOC, por sus siglas en inglés). Básicamente está pidiendo prestado contra el valor de su propiedad existente. Disminuye su patrimonio neto porque aumenta sus pasivos sin obtener un nuevo activo.

Pero puede haber un área gris con los préstamos sobre el valor líquido de la vivienda en algunos casos. El más común es usar un préstamo sobre el valor líquido de la vivienda para renovar o hacer mejoras en la vivienda. Muchas mejoras pueden aumentar significativamente el valor de su propiedad. Por ejemplo, digamos que agrega una piscina y un patio exterior a su casa unifamiliar. Eso aumenta el valor de la propiedad. Por lo tanto, en este caso, el préstamo sobre el valor líquido de la vivienda podría considerarse una deuda buena.

Por otro lado, hay usos del capital que se consideran malos porque no se obtiene nada a largo plazo. Por ejemplo, si utiliza un préstamo sobre el capital acumulado en la vivienda para pagar una deuda de tarjeta de crédito, entonces el préstamo sobre el capital acumulado en la vivienda se consideraría una deuda mala. Ha aprovechado un activo para convertir simplemente una deuda de tarjeta de crédito no asegurada en una deuda hipotecaria asegurada. Esto crea un mayor riesgo de ejecución hipotecaria y disminuye su patrimonio neto. Así que, en este caso, el préstamo hipotecario sería una deuda mala.

Deuda de préstamos de automóviles

Deuda de préstamos de automóviles Ya hemos explicado brevemente porqué los préstamos para automóviles pueden ser una deuda buena o mala. En la mayoría de los casos, son deudas malas porque el valor del activo que se recibe del préstamo se deprecia rápidamente. Al mismo tiempo, los cargos por intereses aumentan la cantidad que paga por el vehículo. Por lo tanto, el costo es mayor en comparación con lo que sería si hubiera comprado el automóvil directamente con dinero en efectivo. Y el valor de ese auto baja rápidamente en el momento en que sale del lote.

La única vez que un préstamo de auto es considerado una deuda buena es si compra un auto que potencialmente puede aumentar de valor. Esto se limita mayormente a los autos clásicos y de colección. Pero incluso aquí, un préstamo de auto puede ser una deuda mala. Si después de la compra termina tirando dinero en el automóvil que no puede recuperar con una venta, entonces todavía se consideraría una deuda mala. El activo no vale lo que gastó en él.

Préstamos para estudiantes

Préstamos para estudiantes Ya sea que usted tome préstamos para estudiantes federales o privados, ambos son usualmente considerados como una deuda buena. La razón es que obtener una educación superior y obtener su título, normalmente aumenta significativamente su potencial de ingresos de por vida. Cada título obtenido significa que gana un salario anual mayor y tiene una mayor capacidad para avanzar en su carrera. Más ingresos significa más oportunidades de invertir y aumentar su patrimonio neto. Por lo tanto, los préstamos estudiantiles son una deuda buena.

Por supuesto, ese potencial de ganancia adicional sólo ocurre si se gradúa en su campo de trabajo. Si no se gradúa, entonces tiene muchas deudas y no tiene una mayor capacidad para pagarlas. Por lo tanto, se deduce que la deuda estudiantil contraída sin obtener un título se convertiría en una deuda mala. No obtiene nada de valor a cambio de la deuda.

Vale la pena señalar aquí que una deuda buena no siempre significa una deuda fácil de manejar. Incluso las deudas buenas pueden volverse malas si no puede pagarlas. Hablaremos más sobre cuando las deudas buenas se convierten en malas más adelante en esta página.

Deudas de tarjeta de crédito

Deudas de tarjeta de crédito No importa lo que compre con una tarjeta de crédito, casi siempre se considera una deuda mala. Las tarjetas de crédito tienen algunas de las tasas de interés más altas que cualquier tipo de deuda que pueda tener (menos los préstamos de día de pago de los que hablaremos a continuación). Si hace pagos mínimos, los cargos por intereses pueden duplicar o incluso triplicar el costo de un artículo que compra. Y en general, la mayoría de las cosas que compra a crédito no tienen ningún valor de reventa a largo plazo.

Así que, no importa cuán buenas sean las razones para usar una tarjeta de crédito, sigue creando una deuda mala. Y el uso de tarjetas de crédito para cubrir los gastos diarios de su presupuesto o emergencias no planificadas es realmente una deuda mala. Debería utilizar sus ingresos y ahorros para cubrir esas cosas. Eso significa que asumir una deuda para cubrir estas necesidades diarias es un signo de inestabilidad financiera. La deuda puede ayudarlo a llegar a fin de mes, pero sólo empeorará su situación financiera a largo plazo.

Por supuesto, es posible que pueda hacer algunas compras con tarjeta de crédito que podrían ser excepciones para conseguir algo de valor tangible. Por ejemplo, si utiliza una tarjeta de crédito para comprar antigüedades o arte o un caballo de carreras de pura sangre, todas esas cosas pueden tener un valor de reventa a largo plazo. También pueden aumentar su valor con el tiempo (su caballo podría ganar el Kentucky Derby).

Pero, aun así, el uso de tarjetas de crédito para hacer la compra inicial crearía una deuda mala. El valor del objeto probablemente sería lo suficientemente alto como para recuperar el costo total de la compra con tarjeta de crédito en el plazo de tiempo en que se paga la deuda. Y definitivamente sería mejor ahorrar para hacer este tipo de compras para evitar la deuda por completo.

Préstamos de día de pago

Préstamos de día de pago Los préstamos a corto plazo (nombre técnico de los préstamos de día de pago) son una deuda extremadamente mala. Nunca le dan nada de valor tangible (casi siempre se usan para cubrir emergencias cuando está corto de dinero). Y las tasas de interés son increíblemente altas. Las tarjetas de crédito tienen un promedio de Tasa de Porcentaje Anual (APR, por sus siglas en inglés) que oscila entre 16% y 18%. Pero los préstamos de día de pago generalmente tienen un APR del 300% o más. También paga cargos financieros que ascienden a unos 30 dólares por cada 100 dólares prestados.

Por lo tanto, el alto costo combinado con la falta de recibir algo de valor tangible a largo plazo significa que los préstamos del día de pago son siempre una deuda mala.

¡No se quede atrapado en la trampa de los préstamos de día de pago! Si tiene problemas para llegar a fin de mes, visite el Centro de Soluciones de Debt.com ahora.

Obtenga ayuda ahoraCall To Action Link

Préstamos de casas de empeño

Préstamos de casas de empeño Este último tipo de préstamo probablemente sólo le sea familiar si ha estado muy corto de dinero. Lleva un artículo de valor, desde un arma de fuego hasta una joya cara, a una casa de empeño para obtener un préstamo. Ellos evalúan el valor del objeto y le dan dinero igual a su valor. Tiene un cierto tiempo para devolver el dinero o tienen el derecho de vender la propiedad que pone como garantía.

Si ha estado prestando atención a nuestra definición de deuda buena vs. deuda mala, es obvio donde cae esta. Se arriesga a perder un activo que tiene un valor tangible, generalmente para un préstamo donde los fondos se utilizan para cubrir una emergencia. Es una deuda mala en todos los sentidos.

Qué hacer cuando las deudas buenas se convierten en malas

Sólo porque una deuda sea “buena” no significa que todo será color de rosas durante el período de pago. Las deudas buenas pueden ir muy mal para sus finanzas si tiene problemas para hacer los pagos. El incumplimiento de una deuda mala suele ser muy malo para su crédito y sus perspectivas financieras.

Hipotecas: Encontrar soluciones para evitar la ejecución hipotecaria

Considere que una hipoteca es una de las mejores deudas que puede tener según los prestamistas. Les gusta ver que tiene una hipoteca en su cartera de deudas. Lo hace altamente “solvente”. Del mismo modo, no pagar la hipoteca y enfrentarse a una ejecución hipotecaria será un gran golpe para su crédito. Y no sólo pierde su mayor activo en la ejecución hipotecaria, sino que también necesita encontrar otro techo.

Por eso la gente siempre se centra en pagar primero su hipoteca. Es la última deuda que usted quiere que salga mal. Y si tiene problemas con los pagos de su hipoteca, necesita encontrar ayuda lo antes posible. El primer lugar para buscar es encontrar un consejero de vivienda certificado por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD, por sus siglas en inglés). Están capacitados para ayudar a los propietarios a evitar la ejecución hipotecaria. Conocen los programas locales de la Administración Federal de la Vivienda (FHA, por sus siglas en inglés) que pueden ofrecer soluciones, como los programas de asistencia para el pago de la hipoteca.

Y si la casa no puede ser salvada, entonces ellos pueden ayudarle a hacer un plan para una “salida elegante”. En otras palabras, saldrá de la hipoteca con el menor daño de crédito y financiero posible. Esto puede implicar soluciones como una “venta corta” aprobada o una escritura en lugar de la ejecución hipotecaria con el prestamista.

La deuda del préstamo estudiantil

Si los préstamos estudiantiles son su deuda buena que se ha ido al convertido en mala, no está solo. Los préstamos estudiantiles son ahora la segunda fuente de deuda en los EE.UU. después de las hipotecas. Y millones de prestatarios se enfrentan a la situación que describimos como mala arriba (asume la deuda, pero no obtiene su título).

Si observamos las estadísticas de incumplimiento de los préstamos estudiantiles, las personas más propensas a incumplir son las que se vieron obligadas a abandonar la escuela por una u otra razón. Los estudiantes que asistieron a una escuela de oficios de dos años son otro grupo en riesgo porque muchas de estas escuelas no ofrecen los servicios de ubicación laboral que dicen ofrecer cuando se inscribe. Los prestatarios simplemente no consiguen un trabajo que valga el dinero que ponen para volver a la escuela.

Si esta es la situación a la que se enfrenta, todavía hay soluciones que pueden utilizar. Si tiene préstamos estudiantiles federales, no hay ningún requisito de graduación para usar un plan de pago federal. De hecho, no hay ningún requisito de graduación para usar el Perdón de Préstamo de Servicio Público (PSLF, por sus siglas en inglés). Siempre y cuando trabaje en una profesión de servicio público calificada y cumpla con los otros requisitos de elegibilidad, puede usar el PSLF aunque haya abandonado.

También hay prestamistas privados que ofrecen opciones de refinanciación de préstamos estudiantiles sin requisitos de graduación. Algunos prestamistas requieren que obtenga un título para poder refinanciar sus préstamos. Pero hay muchos prestamistas por ahí (particularmente en línea) que no tienen ningún requisito de este tipo. Por lo tanto, incluso si no se graduó o no recibió el salario que esperaba después de la graduación, todavía puede resolver sus problemas con la deuda del préstamo estudiantil.

Si está luchando para pagar sus préstamos estudiantiles, Debt.com puede ayudarlo a conectar con las soluciones adecuadas para salir de la deuda rápidamente.

ComienceCall To Action Link

Usar las deudas malas de la mejor manera posible

Así como una deuda buena puede convertirse en mala porque no puede pagar, las deudas malas pueden ser usadas para buenos propósitos. Sólo porque una deuda no encaje en la definición de “deuda buena” no significa que no pueda ser buena para usted.

Y para ser claros, las deudas malas ni siquiera son necesariamente malas para su puntaje de crédito. La diversidad de su deuda es uno de los factores de puntuación más pequeños (sólo cuenta para un 10% de su puntaje), pero aun así cuenta. Y a los acreedores les gusta ver una mezcla diversa de deudas. Idealmente, quieren que tenga unos pocos tipos de préstamos y varias tarjetas de crédito diferentes.

En otras palabras, algunas de esas deudas malas se ven bien para los acreedores; no son préstamos de día de pago o de empeño (esos nunca son buenas). Pero en su mayor parte, los acreedores ven las deudas malas como buenas siempre y cuando se mantenga al día con los pagos.

Así que, ¿debe asumir una “deuda mala” y puede estar de acuerdo con ello?

La respuesta suele ser sí y sí. Siempre y cuando pueda pagar una deuda y obtenga un beneficio de ella (incluso si ese beneficio no es un activo tangible con valor a largo plazo), entonces las deudas malas pueden ser su mejor amigo. Asegúrese de hacerse estas preguntas:

  1. ¿Tiene una necesidad real e inmediata del artículo para el que se va a endeudar?
  2. ¿Puede retrasar la compra para evitar o minimizar la deuda, como por ejemplo un pago inicial más grande para un préstamo de automóvil?
  3. ¿Puede pagar cómodamente la deuda, es decir, puede asumir esta deuda sin crear un estrés excesivo en su presupuesto?

Siempre y cuando responda “sí” a la primera y tercera pregunta y “no” a la segunda, entonces la deuda debería ser buena para usted, independientemente de dónde caiga en el espectro de deuda buena vs. deuda mala.

Recuerde, si tiene deuda de tarjetas de crédito, deudas de impuesto o, incluso, desea reparar su puntaje de crédito, puede llamarnos al 1-844-669-4596 y un experto en finanzas le hará una consulta gratuita.

Artículo modificado por última vez el May 15, 2020. Publicado por Debt.com, LLC