Ver las mejoras hace más fácil mantenerse enfocado

Me mudé a un apartamento nuevo en marzo. Es un lugar agradable en un área decente, y el alquiler es asequible, pero no fue mi primera opción. Ni siquiera era mi cuarta opción.

Mi pobre crédito siguió haciendo que me rechazaran en los apartamentos en los que realmente quería mudarme.

Pero debido a mi nueva tarjeta de crédito asegurada, por primera vez en mucho tiempo, me siento optimista sobre mi crédito y mi propia capacidad para mejorarlo. Mi puntaje crediticio está subiendo porque lo uso responsablemente, y ver ese puntaje mejorado me ha animado a hacer más.

Nunca tomé seriamente el crédito

Debería haber esperado tener un crédito pésimo porque nunca me lo tomé tan en serio como debería haberlo hecho, pero no haber conseguido el apartamento que quería ha sido una llamada de atención. En febrero, firmé una tarjeta de crédito asegurada a través de mi banco y puse $300 en su valor.

Una tarjeta de crédito asegurada es diferente de una tarjeta de crédito normal porque debe hacerse un depósito reembolsable. El valor de su depósito determina su límite de crédito. Por lo tanto, no es realmente una “tarjeta de crédito” en absoluto, es más como una tarjeta de débito, pero se reporta como aquella.

Y podría ser el mejor dinero que jamás haya gastado. Especialmente porque puedo recuperarlo cuando cierro mi cuenta.

Pero eso está muy lejos. Incluso podría aumentar la cantidad en $100 adicionales, no para que pueda comprar cosas que no necesito y que realmente no puedo pagar, pero entonces puedo comprar más de lo que necesito y usar esos gastos para mejorar aún más mi crédito. Después de leer sobre la apertura de líneas de crédito más pequeñas en otro artículo de Debt.com , he visto que, incluso, puedo abrir otra tarjeta de crédito asegurada con otro banco o cooperativa de crédito.

También me inscribí en un servicio de monitoreo de crédito a través de una de las tres grandes agencias de crédito. En los tres meses transcurridos desde que obtuve mi tarjeta asegurada, he visto que mi puntaje crediticio mejora lentamente. En febrero, fue 567, en marzo 582, luego en abril 626. Definitivamente es lento, pero espero que para cuando esté listo para mudarme de mi apartamento actual, mi crédito será lo suficientemente bueno como para permitirme llegar al lugar en el que realmente quiero vivir.

Enganchado con mejorar mi crédito

Dejando a un lado los beneficios financieros futuros, al ver que la mejora lenta pero constante de mi puntaje de crédito me ha convertido en un poco adicto. Todos los meses, espero ansiosamente, poder ver mi nuevo puntaje.

Viendo la mejora, ha hecho que sea más fácil mantenerse enfocado y estar con actitud positiva. En lugar de postergar, y esperar todo el mes para pagar una compra con tarjeta de crédito, o peor aún, no pagar nada, pagaré las compras en una semana. Es más fácil por el hecho que puedo pagar mi saldo con mi cuenta de cheques porque ambos están en el mismo banco. Hacer todo lo más convenientemente posible, en definitiva, me ayudó a mantener el rumbo.

Para mí, debido a que estoy pagando mi tarjeta de crédito más rápido de lo que es requerido, es más como una segunda tarjeta de débito, con el beneficio de que mejora mi nivel de crédito.

También me propuse prestar mucha atención al préstamo personal que saqué. Configuré mi teléfono inteligente para que me proporcione recordatorios sobre el vencimiento de mi pago mensual. También pago un poco más que el mínimo mensual requerido.

análisis de deuda 855-654-9191

Conoce al autor

Michael d’Oliveira

Michael d’Oliveira

Writer

Michael d'Oliveira is a native South Floridian and journalist who has written for several publications, including The Pelican Newspaper, South Florida Gay News, and Forum Publications.

puntaje de crédito, tarjeta de crédito

Artículos Relacionados

Artículo modificado por última vez el Junio 26, 2018. Publicado por Debt.com, LLC .