Proteger sus propiedades más valiosas, incuidas las joyas, productos electrónicos y otros obsequios costosos de las fiestas, le harán ahorra dinero

Las fiestas han pasado hace mucho, ¿verdad? Pues, no es así. Aún tiene que realizar algunas limpiezas financieras de sus festividades.

No me refiero a qué hacer con esa tarjeta de regalo de $ 15 que tía Nelly le llevó, de Cat Barn. Cuando claramente nadie le dijo que Mittens se arrastró hacia la gran caja de arena en el cielo hace ya dos años.

Y espero que cualquiera que desee pagar sus deudas no haya cargado en sus tarjetas Visa o MasterCard en diciembre pasado. Pero, si lo hizo, haga un plan para pagar eso. Lo más importante, y que a menudo se pasa por alto después de las festividades, es la necesidad de asegurar cualquier obsequio caro que haya recibido.

Si le regalaron joyas caras, productos electrónicos costosos o algún otro obsequio extravagante, debería llamar a su agente de seguros. Debido a que su chuchería nueva puede no estar cubierta contra robo, daño o pérdida, según su póliza de su seguro de propietario o inquilino.

¿Está buscando una manera sencilla de ahorrar dinero y construir su puntaje de crédito al mismo tiempo?

Conozca más

Proteja sus costosos regalos

Por lo general, la mayoría de las pólizas solo cubren una cantidad limitada de su propiedad personal. Cantidad limitada, como un máximo de $ 1,000 por cada pieza de joyería o un límite de $ 2,500 en todos sus anillos, pendientes y relojes.

Digamos que usted es alguien que hizo la dulce pregunta en Nochebuena. Puede que no tenga suerte si pierde o le roban ese anillo de compromiso de $ 5,000. Agregar una cláusula adicional a su póliza de seguro para cubrir específicamente sus artículos más valiosos resolverá ese problema.

Las cláusulas vienen en dos versiones: una “flotante”, o una póliza de “todo riesgo”. La “cláusula flotante” extiende su cobertura de propietario hasta el precio de compra o el valor de tasación de un artículo. Una cobertura de “riesgo total”, también llamado cláusula de “propiedad personal programada”, cubre la mayoría de los robos, daños o pérdidas de sus costosas joyas.

La diferencia entre los dos tipos de cobertura, es en la manera que lo hacen, si algo le sucede a sus objetos de valor. Con un anexo, deberá demostrar que el daño o la pérdida están cubiertos por una de las disposiciones de su póliza. Con toda la cobertura de riesgos, la compañía de seguros tendrá que demostrar que no tiene una cobertura específica.

El “todo riesgo” cubre casi todos los regalos

En la mayoría de los casos, querrá contar con una cobertura total de riesgos. Que puede incluir no solo joyas y productos electrónicos, sino que también puede incluir antigüedades, artículos coleccionables, instrumentos musicales, pieles, armas de fuego, y otros objetos de valor.

Necesitará obtener una tasación, para establecer el valor de sus artículos para ser incorporados en una cláusula específica. Eso significa realizar un viaje a una joyería local confiable, o bien, al de otro profesional reconocido y aprobado. También querrá revisar de vez en cuando, de manera programada, los valores de su propiedad, a medida que el mercado cambie, especialmente en el caso de artículos como joyas de oro, que pueden subir y bajar en relación con el precio actual de comercialización del oro. Si está comprando artículos, puede que no necesite una tasación, solo su recibo de compra.

Para algunas piezas muy valiosas, es posible que desee agregar un seguro de joyas por separado. Generalmente cuesta entre 1 y 3 por ciento del valor de la propiedad asegurada, y puede ampliar su cobertura más allá de los riesgos cubiertos por el seguro de propietario del hogar, para cubrir accidentes y daños involuntarios, o incluso pérdidas. Una estrategia sería usar una cláusula flotante o a un corredor para cubrir la mayoría de sus artículos, con una política separada para una pieza de gran valor.

La propiedad programada cuesta entre $ 1 y $ 2 por cada $ 100 de valor cubierto. Pídale a su agente de seguros que compare las opciones entre toda la cobertura de riesgos y una cláusula simple, incluidos el costo y los tipos de pérdida o daños cubiertos, así como también el costo de agregar una póliza por separado.

Brian J. O’Connor es el autor del galardonado libro de presupuesto , “The $1,000 Challenge: 
Cómo una familia recortó su presupuesto sin mudarse bajo un puente o viviendo del queso del gobierno”.

análisis de deuda 855-654-9191

Conoce al autor

Brian O'Connor

Brian O'Connor

Contribuyente

Brian O'Connor is a contributing writer for Debt.com. O'Connor is a journalist, writer and consultant. He's a syndicated personal finance columnist and author of "The $1,000 Challenge."

holidays, insurance

Artículos Relacionados

Artículo modificado por última vez Julio 30, 2018. Publicado por Debt.com, LLC .