Descubra cómo librarse de las deudas por gastos médicos

7 minute read

No es de extrañar que los estadounidenses estén estresados por las deudas médicas y el aumento de los costos sanitarios. Con la prima media del seguro familiar creciendo un 54% [ENG] en los últimos diez años, un tercio de los estadounidenses está preocupado por el pago de sus facturas médicas [ENG]. Por desgracia, cerca de un tercio de los trabajadores ya tiene algún tipo de deuda médica.

Por suerte, existen algunas opciones para los millones de estadounidenses que luchan contra la deuda médica, así como algunas soluciones para ayudar a evitar futuras deudas médicas.

¿Cuánto gastan los estadounidenses en atención médica cada año?

El gasto en asistencia médica en Estados Unidos aumentó un 4,6% para alcanzar los $3.6 billones, o $11,172 por persona en 2018, según los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid [ENG]. Aunque estos datos solo destacan el gasto nacional en atención médica, solo tienen en cuenta a quienes están cubiertos por algún tipo de seguro.

Según datos recientes de la Kaiser Family Foundation (KFF) [ENG], unos 158 millones de estadounidenses, es decir, alrededor del 49% de la población total del país, tienen un seguro médico patrocinado por el empleador (también llamado seguro médico de grupo).

Para 2019, las cantidades medias anuales en dólares que aportaron los trabajadores cubiertos fueron de $1,242 para la cobertura individual y de $6,015 para la cobertura familiar, según la Encuesta de Beneficios de Salud para Empleadores de 2019 [ENG]. Por lo general, los empleadores pagan una parte de los costos del seguro de salud, por lo que los empleados no pagan el costo total de su atención médica.

¿Cuántos estadounidenses luchan con la deuda médica?

A pesar de que los planes de salud patrocinados por el empleador cubren algunos de los costos, algunos estadounidenses luchan por pagar sus facturas médicas.

De hecho, aproximadamente 137.1 millones de adultos declararon haber tenido dificultades económicas en el 2019, según el estudio Prevalence and Correlates of Medical Financial Hardship in the USA [ENG]. Esto es especialmente cierto para los adultos de entre 18 y 64 años y para los que no están cubiertos por un seguro médico.

Aunque el número de familias con problemas para pagar las facturas médicas en los últimos 12 meses disminuyó del 19.7% en 2011 al 14.2% en 2018 [ENG], la deuda médica sigue siendo un problema para muchos estadounidenses.

¿Qué pasa si no se paga la deuda médica?

Incluso con una cantidad abrumadora de deuda médica, lo peor que se puede hacer es ignorarla. Dependiendo del estado, un proveedor médico podría cobrar un cargo por demora por las facturas no pagadas a tiempo. Además, el proveedor puede incluso cobrar intereses sobre esas facturas si no se realizan los pagos.

  • El proveedor puede cobrar intereses sobre las facturas si no se realizan los pagos en absoluto.
  • Si las facturas médicas no se pagan, al cabo de unos meses el proveedor puede pasar la deuda a una agencia de cobros.
  • Si el proveedor médico decide entregar la deuda a una agencia de cobros, la deuda podría aparecer inmediatamente en el reporte de crédito del deudor y afectar a su puntaje de crédito.
  • El cobrador tomará medidas para cobrar la factura. Si la deuda no se cobra, el proveedor puede ir más allá y emprender acciones legales.

Aunque las leyes estadounidenses no permiten que los deudores sean encarcelados por deudas impagas, podrían enfrentarse a otra consecuencia, como el embargo del salario. Si el caso llega a los tribunales y un juez falla a favor del proveedor de servicios médicos, existe la posibilidad de que se embargue el salario del deudor.

En términos simples, esto significa que el pago se tomará de su cheque de pago y se enviará al proveedor.

Opciones de alivio de la deuda médica

Afortunadamente, incluso si la deuda médica está perjudicando las finanzas de una persona, hay soluciones para ayudarles a aliviar la carga financiera del deudor y deshacerse de ella para siempre. Pero la deuda médica suele ser un tema muy delicado y las soluciones sugeridas pueden no ser adecuadas para las circunstancias de todo el mundo.

Dado que cada persona tiene una situación financiera única, es aconsejable ponerse en contacto con un profesional antes de tomar medidas. Con esto en mente, aquí hay algunas sugerencias para ayudar a controlar la deuda médica.

1. Planes de pago de deudas médicas

Dado que los servicios de salud suelen ser costosos, un plan de acción a considerar podría ser ponerse en contacto con los proveedores de servicios médicos para preguntar si ofrecen planes de pago.

Algunos proveedores médicos pueden ofrecer planes de pago para saldar la deuda en cuotas, en lugar de pagarla toda de una vez, lo que podría hacer que la deuda sea más manejable.

Dirigirse al hospital o al consultorio médico puede ayudar a determinar si hay planes de pago disponibles. Sin embargo, no todos los proveedores médicos pueden ofrecer esta solución. Algunos proveedores pueden incluso exigir el pago completo en el momento del servicio.

Otros pueden solicitar que se establezca un plan de pago antes de un servicio, y si esta opción no se considera por adelantado, la oferta podría no estar disponible más adelante.

Además, el proveedor médico puede establecer un plan de pago demasiado caro para el presupuesto mensual de una persona. Si este es el caso, un plan de pago puede no ayudar con su situación actual de deuda médica.

2. Negociación de la deuda médica

Negociar las facturas médicas puede parecer contradictorio o inapropiado, pero algunos proveedores lo esperan. Aunque al principio pueda parecer incómodo, negociar las facturas médicas puede ayudar a hacerlas más manejables. Además, negociar puede incluso ayudar a evitar una rebaja en la puntuación de crédito o, lo que es peor, ser demandado.

Para comenzar, una opción es ponerse en contacto directamente con el departamento de facturación del proveedor para ver si es posible negociar. Muchos proveedores cuentan con departamentos financieros que pueden determinar si los pacientes tienen derecho a descuentos o reducciones.

Recuerde que, al negociar, debe tratar de ser lo más cortés posible. Pero también puede ser útil ser persistente. Ser grosero con el proveedor probablemente no funcionará muy bien. Tomar el camino correcto puede ayudar a que el proceso de negociación sea mucho más manejable.

Otro punto que hay que recordar es que los proveedores pueden favorecer el dinero en efectivo. Así que, quienes puedan permitirse hacer un pago único podrían considerar preguntar si el proveedor ofrece un descuento por un pago en efectivo.

3. Trabajar con un abogado sin ánimo de lucro

Si las facturas médicas siguen acumulándose, puede valer la pena considerar la posibilidad de encontrar un abogado sin ánimo de lucro o una organización de consejería de crédito de buena reputación que ofrezca asistencia en el manejo del dinero y las deudas, la creación de un presupuesto y la provisión de recursos para ayudar a los consumidores a pagar la deuda que les persigue.

A través del Departamento de Justicia de los Estados Unidos [ENG] se pueden encontrar consejeros certificados que han sido formados para ayudar a las personas a crear un plan para resolver sus problemas financieros. Estas organizaciones ofrecen planes y servicios de consejería y manejo de la deuda.

Una solución que los consejeros de crédito pueden sugerir es un plan de manejo de la deuda. Estos planes pueden ayudar a los prestatarios a tener su deuda bajo control.

Con un tipo de plan de manejo de la deuda [ENG], el prestatario hace un pago de una suma global a la organización de crédito, y luego la organización paga al acreedor en pagos a plazos.

Si se decide por esta vía, asegúrese de no confundir una organización sin ánimo de lucro de consejería de crédito con una compañía de liquidación de deudas. A diferencia de las organizaciones sin ánimo de lucro de consejería de crédito, las compañías de liquidación de deudas [ENG] tienen ánimo de lucro.

Una compañía de liquidación de deudas negocia con los acreedores para que reduzcan la deuda y acepten una liquidación -una suma global- inferior a la deuda original. Sin embargo, estas compañías pueden cobrar entre un 15% y un 25% de comisión sobre la deuda saldada. Aunque algunas de estas compañías son legítimas, se advierte a los consumidores que tengan cuidado con las estafas relacionadas con la liquidación de deudas.

Algunas prácticas engañosas incluyen garantías de que todas las deudas de una persona se liquidarán por una pequeña cantidad de dinero, que los deudores deben dejar de pagar sus deudas sin explicar las consecuencias de tales acciones, o el cobro de honorarios por servicios antes de revisar la situación financiera de una persona. Investigar la reputación de una compañía puede hacerse a través de la oficina del fiscal general del estado [ENG] o de la agencia estatal de protección al consumidor [ENG].

4. Utilizar un préstamo personal

Un préstamo personal también puede ser una solución para hacer frente a las deudas médicas y puede ofrecer tipos de interés más bajos y más flexibilidad que recurrir a las deudas de las tarjetas de crédito.

El uso de un préstamo personal no asegurado para pagar la deuda médica es similar a otros usos de los préstamos personales, como los gastos de mejora de la vivienda o la consolidación de tarjetas de crédito.

Al igual que en otras opciones de financiación, los prestamistas revisarán el historial crediticio y la salud financiera del solicitante (entre otros factores) a la hora de determinar la elegibilidad y el tipo de interés al que se puede optar. La cantidad de dinero prestada se devuelve en pagos a plazos en los términos acordados entre el prestamista y el prestatario.

Los préstamos personales pueden ayudar a consolidar toda la deuda médica de una persona a través de un préstamo médico [ENG], que puede utilizarse para pagar a varios proveedores médicos. En ese momento, el prestatario sólo sería responsable de devolver el préstamo personal, lo que puede ayudar a simplificar el proceso de reembolso porque no habrá múltiples facturas que pagar cada mes.

Cómo dar los siguientes pasos

Si un préstamo personal [ENG] no asegurado le parece una opción viable para su situación financiera, comparar prestamistas es un buen primer paso. Algunos prestamistas pueden cobrar una comisión de apertura, una comisión por pago anticipado u otras comisiones. También es importante revisar los posibles tipos de interés y condiciones para ver qué prestamista es más ventajoso y tiene sentido financiero para su situación.

A pesar de lo estresante y abrumador que puede ser hacer frente a las facturas médicas, la creación de un plan de reembolso puede ayudarle a seguir el camino y hacer que el reembolso sea más manejable. Sólo se tarda unos minutos en determinar su tasa en SoFi. Y los Préstamos Personales SoFi no tienen comisiones, ni de apertura, ni de pago anticipado, ni por pagos atrasados.

Recuerde, si tiene deuda de tarjetas de crédito, deudas de impuesto o, incluso, desea reparar su puntaje de crédito, puede llamarnos al 1-844-669-4596 y un experto en finanzas le hará una consulta gratuita.

Este artículo apareció originalmente en SoFi. [ENG]

Descargo de responsabilidad: Hay muchos factores que afectan a su puntuación de crédito y a los tipos de interés que puede recibir. SoFi no es una organización de reparación de crédito tal y como se define en las leyes federales o estatales, incluyendo la Ley de Organizaciones de Reparación de Crédito. SoFi no proporciona servicios de “reparación de crédito” ni consejería o asistencia con respecto a la “reconstrucción” o “mejora” de su registro de crédito, historial de crédito o calificación crediticia. Para más detalles, consulte el sitio web de la FTC.

About the Author

So Fi

So Fi

SoFi has a team of experts creating original educational and news content on a variety of personal finance topics, including student loans, investing, checking accounts, retirement, mortgages, life insurance, credit, etc. We offer publishing partners the opportunity to syndicate this financial literacy content.

Publicado por Debt.com, LLC