Seguro que ahorra en gasolina para su automóvil. ¿Pero qué hay de la electricidad para la casa?

6 minute read

Una de las ventajas obvias de trabajar desde casa es la oportunidad de recortar algunos gastos.

Si ya no se desplaza todos los días, cocina más en lugar de comer fuera o gasta menos en su vestuario y en la tintorería, seguro que rápidamente ha notado algunos ahorros.

Por desgracia, hay otros gastos que pueden aumentar por el mero hecho de estar más tiempo en casa, como los gastos de electricidad. El tiempo extra que pasa en el ordenador, viendo Netflix o incluso haciendo galletas puede hacer que aumente su consumo mensual de energía, y su factura mensual de electricidad [ENG].

Si tiene esas facturas en pago automático, puede que ni siquiera haya notado el aumento. O tal vez haya visto un alza y se haya preguntado qué puede hacer al respecto.

La buena noticia es que, con un poco de planificación, puede quedarse con el dinero que ha estado ahorrando en gasolina, ropa y comida, en lugar de enviarlo a la compañía eléctrica.

He aquí algunas estrategias que pueden ayudar a reducir las facturas de electricidad mientras se trabaja desde casa:

Tener la oficina en casa

Es posible que haya pensado en configurar su oficina de forma que funcione ergonómicamente y tenga un aspecto presentable en Zoom. Pero, ¿ha pensado en hacer que su espacio de trabajo sea energéticamente eficiente?

Elegir equipos que ahorren energía

Si puede elegir, considere la posibilidad de utilizar un portátil en lugar de un ordenador de mesa para hacer su trabajo. Según Energy Saver, el recurso para consumidores del Departamento de Energía de EE.UU. (DOE, por sus siglas en inglés), se necesita mucha más energía para hacer funcionar un ordenador de mesa y su monitor que para hacer funcionar un portátil.

Y con el portátil, hay una batería de reserva si la energía fluctúa o hay una caída de tensión debido a la alta demanda de electricidad en su zona.

Los que se inician en el trabajo en casa y compran su propio equipo de oficina, pueden consultar los ordenadores, monitores e impresoras con certificación Energy Star, que funcionan de forma más eficiente que los equipos estándar y consumen aproximadamente la mitad de electricidad.

Desenchufar al final del día

Los trabajadores a distancia no son los únicos que pueden beneficiarse de un descanso al final de su jornada. Los ordenadores, cargadores de teléfono y otros equipos de oficina de los que dependen, pueden seguir consumiendo energía incluso cuando no se utilizan.

Para mayor comodidad, los trabajadores pueden considerar la posibilidad de conectar estos “vampiros de energía” a un multi-enchufe inteligente, con un único interruptor de fácil acceso para pulsar cuando sea el momento de apagarlo.

Dejar que los ordenadores descansen

Otra forma de ahorrar energía es poner el ordenador en reposo o en hibernación si va a estar inactivo durante un tiempo. Esto difiere del uso de un protector de pantalla, que en realidad puede consumir energía adicional para mantener una pantalla animada activa en la pantalla.

Cuando un ordenador entra en modo de reposo, se corta la alimentación de los sistemas que no son necesarios y la memoria recibe la energía justa para mantener los datos.

En el modo de hibernación, el ordenador guarda los documentos abiertos y las aplicaciones en ejecución en el disco duro en lugar de en la memoria RAM, lo que significa que no utiliza energía. Sin embargo, tarda un poco más en volver a arrancar desde la hibernación, por lo que el modo de reposo puede ser mejor para descansos cortos.

Elegir la luz adecuada

Aprovechar al máximo la luz natural en la distribución de una oficina en casa puede reducir la fatiga visual y el consumo de energía, por lo que puede ser útil crear un espacio de trabajo junto a una ventana.

Pero si una lámpara de escritorio va a estar encendida durante gran parte del día, el uso de bombillas de bajo consumo [ENG] en lugar de las tradicionales bombillas incandescentes podría reducir la cantidad de energía que utilizará la lámpara hasta en un 80%.

Como las bombillas LED producen menos calor, también pueden ayudar a reducir los costos asociados a la refrigeración del hogar. Y los LED, los halógenos y las lámparas fluorescentes compactas suelen durar más que las bombillas tradicionales.

En otras partes de la casa

Trabajar desde casa suele suponer más tiempo de uso de los electrodomésticos, de apertura y cierre de puertas y de funcionamiento del aire acondicionado, los ventiladores o la calefacción.

Muchas compañías eléctricas ofrecen evaluaciones gratuitas de la energía en el hogar con un informe personalizado que muestra el uso de la energía en el pasado y en el presente y ofrece consejos sobre cómo ahorrar energía en el futuro.

Para los que prefieren hacer la auditoría ellos mismos, la Agencia de Protección del Medio Ambiente ofrece la “Home Energy Yardstick” [ENG], que compara el consumo real de energía de un hogar (basado en un año de facturas de servicios públicos) con el de otros hogares similares.

También hay empresas que, previo pago, inspeccionan [ENG] una vivienda y elaboran un informe sobre las áreas en las que la casa y sus habitantes podrían ser más eficientes desde el punto de vista energético (aunque puede ser necesario cambiar algunos hábitos antiguos).

Hacer las tareas más eficientes

Si la compañía local de servicios públicos ofrece planes de precios por “tiempo de uso” -cobrando menos por la energía consumida durante las horas de menor consumo- puede ser otra oportunidad para ahorrar.

Aprovechar los precios más bajos puede requerir romper con algunos viejos hábitos, por ejemplo, hacer funcionar el lavavajillas por la mañana o lavar la ropa a última hora de la noche, pero la recompensa podría ser una factura de servicios públicos más baja y un planeta más saludable.

Poner cargas completas en la lavadora, la secadora y el lavavajillas puede ser otra forma de ahorrar. Según Consumer Reports [ENG], en 2019 los estadounidenses utilizaron 10 mil millones de kilovatios-hora lavando la ropa en casa, y 60 mil millones de kilovatios-hora para secar todas esas cargas.

Ajustar el termostato

Una de las formas más sencillas de ser más eficientes energéticamente es subir o bajar el termostato uno o dos grados para evitar que la calefacción o el aire acondicionado de una casa funcionen constantemente.

El DOE aconseja a los consumidores ajustar el termostato a 78 grados -o lo más alto que resulte cómodo- cuando estén en casa en verano.

En invierno, el DOE recomienda ajustar la temperatura a 68 grados cuando todo el mundo esté despierto y bajarla cuando esté dormido o no esté en casa. (Utilizar un termostato programable, o un termostato inteligente que pueda manejarse desde un smartphone, puede facilitar la gestión de los ajustes).

Ser creativo al cocinar

Si comer en casa con más frecuencia supone hacer trabajar al horno -y calentar la casa en verano-, utilizar el microondas, la olla de cocción lenta o el horno tostador puede ahorrar electricidad y mantener la casa más fresca.

También se puede utilizar la parrilla de carbón o de gas en la terraza, lo que puede dar un ambiente festivo a su cena habitual.

Mantener la nevera llena

Un congelador bien surtido es más eficaz que uno medio vacío, así que no dude en llenarlo de hamburguesas para la barbacoa. Y ya que hablamos de la nevera, mamá tenía razón: Intente evitar quedarse con la puerta abierta de par en par buscando algo que comer.

Claro que el aire fresco sienta muy bien en verano, pero cada vez que el refrigerador se pone en marcha, está consumiendo energía. El ciclo medio de enfriamiento de un refrigerador es de unos 30 minutos (más o menos, dependiendo de su antigüedad o de si es un aparato Energy Star). Si la puerta se abre con frecuencia a lo largo del día, puede aumentar el tiempo de funcionamiento.

Ducharse con responsabilidad

Una opción es bajar la temperatura del calentador de agua. Pero acortar esas duchas y cambiar otros hábitos también puede ayudar a conservar la energía y ahorrar dinero. Se conceden puntos extra a quienes se secan el pelo al aire o utilizan la misma toalla de baño más de una vez.

Replantearse los ahorros con SoFi

Tanto si se trata de una situación temporal como si trabajar desde casa se convierte en algo habitual, es posible que tenga que replantearse su presupuesto para adaptarse a los cambios en su estilo de vida. Y si puede ahorrar algo de dinero extra mientras gasta menos en desplazamientos, ropa y otras facturas, puede que sea el momento de replantearse también la forma de manejar sus ahorros.

Con una cuenta de manejo de efectivo [ENG] SoFi Money®, por ejemplo, puede ganar intereses por sus ahorros y tener acceso a una tarjeta de débito y al uso gratuito de cajeros automáticos dentro de la red Allpoint.

No hay comisiones en la cuenta (sujeto a cambios), y puede utilizar la aplicación gratuita de SoFi para hacer un seguimiento de sus facturas y asegurarse de que está sacando el máximo provecho a su dinero ganado con esfuerzo.

Recuerde, si tiene deuda de tarjetas de crédito, deudas de impuesto o, incluso, desea reparar su puntaje de crédito, puede llamarnos al 1-844-669-4596 y un experto en finanzas le hará una consulta gratuita.

Este artículo apareció originalmente en SoFi [ENG].

Descargo de responsabilidad: Hay muchos factores que afectan a su puntuación de crédito y a los tipos de interés que puede recibir. SoFi no es una organización de reparación de crédito tal y como se define en las leyes federales o estatales, incluyendo la Ley de Organizaciones de Reparación de Crédito. SoFi no proporciona servicios de “reparación de crédito” ni consejería o asistencia con respecto a la “reconstrucción” o “mejora” de su registro de crédito, historial de crédito o calificación crediticia. Para más detalles, consulte el sitio web de la FTC.

About the Author

So Fi

So Fi

SoFi has a team of experts creating original educational and news content on a variety of personal finance topics, including student loans, investing, checking accounts, retirement, mortgages, life insurance, credit, etc. We offer publishing partners the opportunity to syndicate this financial literacy content.

Publicado por Debt.com, LLC