Preparándose para la recesión de COVID-19 y más allá

9 minute read

Las recesiones son inevitables, y dada la actual crisis económica causada por el COVID-19, otra parece inminente. El Banco Mundial predice que la economía mundial se reducirá en un 5,2% este año, lo que provocará la peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial.

Proteger sus finanzas de la recesión significa que debe prepararse para lo peor para poder mantener la estabilidad a través de las recesiones económicas. Esto puede ser un desafío en medio de los pedidos de permanencia en el hogar y el cierre de negocios, pero si todavía está en un terreno financiero estable ahora, estos consejos pueden ayudarlo a comenzar.

Debe saber esto: 

  • Se prevé que el COVID-19 causará una recesión mundial.
  • Su mejor defensa es minimizar su deuda y aumentar sus ahorros.
  • Aprenda de la Gran Recesión de 2008 para preparar mejor sus finanzas para 2020 y más allá.

Cómo prepararse para una recesión

Menos deuda significa menos riesgo de incumplimiento y más poder de endeudamiento en caso de que lo necesite. Más ahorros proporcionan una red de seguridad más grande si tiene problemas con sus ingresos y flujo de caja.

Las recesiones provocan un mayor desempleo, un mayor riesgo de despidos y menores retribuciones y comisiones. En la última recesión, a los empleados de tiempo completo incluso se les redujo el horario, a menudo a 4 días de trabajo. Por lo tanto, necesita ahorros adicionales para proteger su red de seguridad financiera.

<texto en pantalla>

Cómo prepararse para las consecuencias económicas del coronavirus

Si tiene un ingreso estable, tome medidas para planificar lo peor.

Deposite todo lo que pueda en su cuenta de ahorros

Encuentre una segunda fuente de ingresos

Pague la mayor cantidad de deudas de tarjeta de crédito que pueda

Hable con sus prestamistas sobre formas de adelantarse en los pagos mensuales

Pruebe LowerMyBills.com para encontrar formas de reducir sus gastos mensuales.

Viva más frugalmente

Minimice sistemáticamente los niveles de deuda

Pague primero la deuda de la tarjeta de crédito

Comience por eliminar primero la deuda de tarjetas de crédito con tasas de interés altas. Idealmente, deseará mantener saldos cero de mes a mes. Entonces, todo lo que gasta en un mes se paga dentro de ese ciclo de facturación. Esto no solo minimiza los cargos por intereses, sino que también ayuda a proteger sus finanzas del riesgo durante una recesión.

Si se produce una recesión, no querrá tener un exceso de deuda de tarjeta de crédito. Le da menos espacio para respirar en su presupuesto porque tiene más obligaciones que cubrir. Si sucede lo peor y se enfrenta a la pérdida del empleo, las tarjetas de crédito son a menudo las primeras deudas en caer en incumplimiento.

Eso significa que si cree que una recesión puede llegar más adelante este año, debe tomar medidas ahora para eliminar la deuda de la tarjeta de crédito. Si no puede pagar los saldos utilizando un plan de reducción de deudas en su presupuesto, considere las opciones de alivio:

  1. Transferencia de saldo de tarjeta de crédito.
  2. Préstamo de consolidación de deuda personal no asegurado.
  3. Programa de manejo de deuda.

Luego enfóquese en los préstamos estudiantiles

Una vez que tenga la deuda de la tarjeta de crédito fuera del camino, concéntrese en cualquier deuda de préstamo estudiantil [ENG]. Si tiene que pagar varios préstamos federales, considere un plan de pago federal. Hay dos planes (estándar y graduado) que están diseñados para ayudarlo a pagar la deuda de préstamos estudiantiles “rápidamente”. Sin embargo, el término en estos programas es de diez años, por lo que no es exactamente rápido. Es solo más rápido que otros programas de ayuda que tienen plazos de hasta 25 años.

Si realmente desea pagar rápidamente los préstamos estudiantiles y tiene un ingreso bueno y estable, la mejor opción es la refinanciación de préstamos estudiantiles. Puede utilizar la refinanciación para préstamos estudiantiles federales y privados. Esto le dará el plazo más corto para que realmente pueda salir de la deuda de préstamos estudiantiles rápidamente.

Sin embargo, solo tenga en cuenta que esto convierte los préstamos federales en préstamos privados. Ya no será elegible para el alivio del préstamo federal para estudiantes. Si la recesión golpea y pierde su trabajo, eso podría ser un problema. Por lo tanto, considere esto cuidadosamente antes de dar este paso.

Hable con un especialista en resolución de préstamos estudiantiles para una evaluación gratuita para encontrar la mejor solución para sus necesidades.

Consiga Ayuda Ahora

Finalmente, tenga cuidado con los riesgosos préstamos para automóviles

Mientras que algunos expertos creen que los préstamos estudiantiles serán la deuda raíz de la próxima recesión, a otros les preocupa que sean préstamos para automóviles [ENG]. Muchas de las prácticas de préstamos riesgosas que causaron la crisis de la vivienda en 2008 han migrado a la industria automotriz.

  • Si la economía da un giro y tiene un préstamo de auto a largo plazo (6 años o más), puede terminar atrapado con un préstamo que no puede pagar y un auto que no puede vender.
  • Si tiene un préstamo a tasa variable, también debe preocuparse. Las tasas podrían aumentar repentinamente al igual que lo hicieron con las hipotecas de tasa ajustable al comienzo de la crisis de 2008.

Si está en cualquiera de estas situaciones con un préstamo para auto, refinancie ahora. Su mejor opción es pagar la deuda en caso de que la burbuja de préstamos para automóviles realmente explote.

Amplíe su red de seguridad financiera

En circunstancias normales, los expertos dicen que debe tener entre 3 y 6 meses de facturas y gastos presupuestados cubiertos en ahorros. Por ejemplo, supongamos que sus facturas y gastos necesarios cuestan $1,500 por mes. Un buen fondo de emergencia sería de $4,500 a $9,000. Esto le permite mantener su presupuesto sin crédito incluso si pierde su trabajo por hasta seis meses.

Sin embargo, durante una recesión, 6 meses pueden no ser suficientes. Durante la Gran Recesión, las personas estuvieron desempleadas durante un año o más, en promedio. Por lo tanto, los expertos ahora dicen que si anticipa una recesión, debe ahorrar hasta 1 año de gastos. Idealmente, desea $18,000 en cuentas de ahorro de fácil acceso.

Si eso suena excesivo, solo recuerde lo que se supone que cubre este dinero. La idea es que pueda vivir de ahorros hasta que obtenga un nuevo trabajo si se enfrenta a un despido. Sin acumulación masiva de deudas de tarjetas de crédito; sin préstamos de día de pago con tasas de interés ridículas. Disfruta de la tranquilidad financiera incluso sin un empleo a tiempo completo.

<texto en pantalla>

Consejos para empezar un fondo de ahorro de emergencias

#1: Tu cuenta de ahorros debe tener un saldo mayor al monto que recibes en un cheque de tu sueldo

#2: Deposita el cheque del estímulo económico  en tu cuenta de ahorros

#3: Deposita directamente parte de tu sueldo  en tu cuenta de ahorros

#4:  Planifica las posibles reparaciones que necesitará tu cas o auto, crea un fondo de ahorro para estos casos

#5:  Guarda el cambio al pagar, ya sea física o digitalmente.

#6: Encuentra cosas que puedas  vender para aumentar tus ahorros.

Cuéntanos tus consejos para ahorrar en los comentarios y visita nuestra pagina web  para obtener más información.

www.debt.com/es

844-669-4596

¿Cuáles son las mejores cuentas de ahorro para una recesión?

La mejor cuenta de ahorros para tener durante una recesión es una cuenta de ahorros de tasa fija que abra ahora. En los últimos dos años, la Reserva Federal ha aumentado la tasa de fondos federales unas siete veces.

Esa es la tasa de referencia que las instituciones financieras usan para establecer tasas base para préstamos y cuentas de ahorro. Entonces, las tasas de interés de los préstamos están en aumento, pero también las tasas de las cuentas de ahorro. Puede encontrar cuentas de ahorro en este momento que ofrecen un rendimiento porcentual anual (APY, por sus siglas en inglés) del 2%; esa es la tasa de interés en una herramienta de ahorro.

Si la economía da un giro, la Reserva Federal reducirá la tasa de fondos federales. La idea es alentar a las personas a pedir prestado para estimular la economía. Pero eso también eliminará el APY que puede encontrar en las herramientas de ahorro. Es por eso que deseará obtener una cuenta de ahorros con tasa fija ahora. Obtenga la cuenta mientras las tasas están en su punto más alto.

Además, tenga en cuenta que si tiene una cuenta de ahorro de tasa variable, como una cuenta de mercado monetario, su crecimiento probablemente disminuirá durante la recesión. Las altas tasas que puede disfrutar ahora no durarán si la economía cae. Es por eso que las cuentas de tasa fija son su mejor opción en una economía potencialmente débil.

3 conclusiones clave de la Gran Recesión

Pedir prestado contra su capital es una propuesta arriesgada justo antes de una recesión

Podría decirse que la parte más devastadora de la Gran Recesión fue el colapso del mercado inmobiliario. Ciertamente fue desgarrador ver a las personas perder sus ahorros 401 (k) en el colapso del mercado de valores, pero la mayoría finalmente se recuperó. Pero cuando el mercado hipotecario colapsó, las familias perdieron sus hogares y, en muchos casos, no hubo vuelta atrás.

Una gran parte de la crisis hipotecaria resultó del endeudamiento excesivo contra el capital. La gente aprovechó los años de bonanza para sacar una segunda y hasta una tercera hipoteca. Utilizaron préstamos sobre el valor acumulado de la vivienda y HELOC sin reservas ni preocupaciones.

Pero cuando el mercado colapsó y los valores de las propiedades cayeron en picado, esos propietarios se vieron severamente afectados. Debían mucho más de lo que valían sus hogares.

La dura lección aprendida durante la crisis fue que los préstamos contra su hogar pueden ser riesgosos. El hecho de que tenga capital para usar no significa que deba hacerlo. Si le preocupa una recesión, opte por una sola hipoteca tradicional y no pida prestado contra su casa. En particular, evite acciones como solicitar un préstamo con garantía hipotecaria para pagar la deuda de la tarjeta de crédito. ¡Simplemente no vale la pena el riesgo!

Ningún trabajo es 100% a prueba de recesión, pero algunos son susceptibles a la recesión

No hay garantía de que pueda atravesar una recesión sin problemas en su empleo. Sin embargo, la Gran Recesión ciertamente mostró la vulnerabilidad de varias profesiones:

  1. Cualquier cosa en construcción o bienes raíces puede ser arriesgado. Las recesiones no siempre vienen con una crisis hipotecaria, pero una economía débil a menudo conduce a una desaceleración del mercado inmobiliario. Si su carrera profesional depende de que el mercado inmobiliario goce de buena salud, puede considerar complementar sus ingresos.
  2. La hotelería es difícil cuando todos se quedan en casa. Las personas en la industria de servicios también sufrieron particularmente durante la Gran Recesión. A medida que las familias sintieron la crisis financiera, dejaron de salir a comer y se limitaron las vacaciones. Como resultado, las propinas se agotaron y la base de clientes de las personas simplemente no estaba allí.
  3. Las empresas de nueva creación tienen un mayor riesgo de cierre. No tiene ninguna garantía de que una gran empresa resistirá la tormenta y evitará despidos masivos. Por otro lado, trabajar para una nueva empresa significa que puede estar en mayor riesgo de que el negocio se cierre por completo.

Las aprobaciones pueden ser difíciles de obtener durante una recesión

Los prestamistas pueden optar por aumentar o relajar sus estándares de préstamo, siempre que cumplan con las regulaciones federales y estatales. Durante una recesión, los prestamistas enfrentan altas tasas de incumplimiento de otros prestatarios. Básicamente, no pueden permitirse otro préstamo incobrable que no se reembolsen.

Esto significa que puede ser difícil obtener la aprobación para el financiamiento. Esto es cierto tanto para préstamos personales como para cualquier préstamo para pequeñas empresas que pueda necesitar. Si desea obtener la aprobación, necesitará una excelente calificación crediticia y una baja relación deuda / ingresos. Solo los más solventes pueden ser aprobados.

Dicho esto, las recesiones a menudo pueden ser un buen momento para refinanciar. La Reserva Federal generalmente baja las tasas de interés durante una recesión para estimular la economía. Si tiene un excelente crédito y siguió los consejos anteriores, puede obtener tasas realmente atractivas en préstamos. Solo asegúrese de tener los medios para cubrir los pagos de lo que pida prestado.

Una pregunta sobre el ahorro ante una recesión de un lector de Debt.com…

Pregunta: Mi esposo y yo hemos leído muchos artículos escritos por usted y otros expertos que predicen que pronto se producirá una recesión. Estamos muy asustados por esto, ya que apenas sobrevivimos a la última recesión. Todavía no hemos pagado todas las deudas en las que incurrimos durante ese período de tiempo.

Mi esposo leyó este artículo en el sitio web de Fox Business y quiere invertir en acciones de plata. Quiere desviar los $50 al mes que ponemos en una IRA que tenemos para la jubilación. Esto no se siente bien, pero no puedo explicar por qué se siente mal. ¿Qué piensa?

— Regina de Texas

Howard Dvorkin CPA responde…

Cuando escribí originalmente que sufriremos otra recesión durante los primeros cuatro años del presidente Trump, estaba preocupado. Quería que los estadounidenses como tú, Regina, supieran lo que podría venir, y se preparen para ello. Sin embargo, no quería causar pánico o incluso angustia.

Tengo una fórmula: preparación por más tiempo es igual a paz interior.

De modo que puede prepararse para la próxima recesión, pero no necesita correr riesgos apresurados como invertir en metales preciosos. Hace solo unos meses, le dije a otro esposo que no comprara oro en su tarjeta de crédito [ENG]. Ahora le digo a su esposo que no deje de ahorrar para la jubilación para comprar plata.

Lo que escribí sobre el oro también se aplica a la plata o cualquier metal: los precios fluctúan enormemente, son imposibles de predecir y puede perder toda su inversión si no tiene cuidado.

Peor aún, parece insinuar, Regina, que todavía tiene deudas de tarjetas de crédito que ha tenido desde la última recesión. Su primera prioridad debería ser pagar eso. Si su esposo no está convencido, dígale que lo piense de esta manera:

  • La plata tiene una tasa de rendimiento anual del 16%, aunque puede volar en cualquier dirección en cualquier momento. Puede ganar 200%, o puede perder 100%.
  • La tasa de interés promedio en una tarjeta de crédito para alguien con buen crédito es de alrededor del 15%. Se dispara a 21% para aquellos con crédito justo. Parece que podría estar en algún lugar en el medio, Regina.

…así que pagar sus tarjetas de crédito pondrá tanto dinero en su bolsillo como invertir en plata, y sin riesgo.

Invertir en el mercado de valores es algo que solo debe hacer cuando tiene dinero que no necesita desesperadamente. Incluso entonces, es una locura comprar acciones individuales o incluso fondos de acciones que se invierten tan estrechamente en industrias que usted y su esposo no conocen.

¿Le suministramos la información que necesitaba? Si no fue así, déjenos saber y mejoraremos esta página.
Díganos si le gustó o no le gustó este artículo, de esta manera trabajaríamos para mejorar nuestro sitio web.
No

Publicado por Debt.com, LLC