Imagínese que compra un vehículo en un lote de autos usados que parece estar bien durante una semana y, de repente, se le caen las puertas. Según la empresa de reparación móvil de autos YourMechanic,[1] esto les ha ocurrido a los clientes en algunas ocasiones anteriores. Y eso no es todo lo que hay que tener en cuenta cuando se trata de ahorrar dinero al comprar un auto usado.

La mejor manera de ahorrar dinero al comprar un auto es adquirir un modelo usado en lugar de un vehículo nuevo o de un leasing. Los autos nuevos se deprecian en cuanto salen del concesionario. Sin embargo, cuando compra un auto usado, el propietario original soporta la carga de ver cómo se deprecia el auto durante sus primeros años. Esto juega a su favor, ya que acaba pagando mucho menos de lo que habría pagado comprando el mismo auto nuevo.

En consecuencia, al comprarlo usado, el auto puede requerir más mantenimiento. Por lo tanto, es esencial que elija un vehículo que tenga un buen índice de fiabilidad, bajos costos de mantenimiento y que haga buenos kilómetros por galón de combustible.

Financiación inteligente

La financiación de un auto nuevo puede acumularse rápidamente: el total de los préstamos para automóviles en Estados Unidos ascendió a $1.1 billones en 2017, según la publicación de noticias empresariales Quartz,[2] y el préstamo promedio para autos nuevos alcanzó un récord de $31,455 en 2018, según Experian.[3]

Pero comprar un auto usado puede dar un respiro a su cuenta de ahorros.

“Para la mayoría de quienes viven en Estados Unidos (EE.UU.) y Puerto Rico (PR), el precio y el pago mensual siguen siendo factores decisivos importantes, ya que a menudo buscan un vehículo que se ajuste a un determinado presupuesto. Los autos de segunda mano ofrecen una gran ventaja de precio y son estupendos para quienes son menos exigentes en cuanto a tener las características más actuales. Pero los autos usados suelen tener menos incentivos del concesionario, como la financiación a bajo precio, para captar a los compradores”, dice Mike Ouyang, de la división de automóviles de LendingTree.

A la hora de financiar autos usados, hay que tener en cuenta algunas cosas…

Paso 1: Establecer su presupuesto

Si no tiene un presupuesto establecido para sus pagos mensuales, se arriesga a pagar más de lo que puede permitirse: los préstamos para automóviles representan alrededor del 9% de todas las deudas de EE.UU., según Forbes [4].

La empresa de financiación al consumo Bankrate dice que una buena regla general es no gastar más del 15% de los ingresos mensuales del hogar en el pago mensual del auto [5].

Antes de empezar a buscar el auto de segunda mano adecuado, empiece por establecer un presupuesto que le sirva. Es raro que alguien pague un auto al contado, pero sí ocurre cuando compra un auto usado. Así que empiece por ver qué auto puede comprar con sus ahorros. Entonces podrá decidir si necesitará financiación adicional con un préstamo para automóviles.

Establecer un presupuesto para comprar en efectivo

Si va a utilizar sus ahorros para comprar un auto al contado, asegúrese de no gastar todos sus ahorros de una sola vez. Acuérdese de reservar algo de dinero para otros gastos, como la matrícula, el seguro, el mantenimiento futuro y mantener un fondo de emergencia para reparaciones mecánicas inesperadas. También es conveniente dejar un margen extra en sus ahorros para las emergencias, así que sea práctico en cuanto a la cantidad de ahorros que utiliza para la compra de su auto.

Cómo prepararse para un nuevo préstamo de auto

El método más habitual para comprar un auto es pedir un préstamo para automóviles. Conseguir un préstamo para auto puede ayudarle a evitar gastar todos sus ahorros y puede permitirle comprar una marca o modelo de auto más caro que siga estando dentro de sus posibilidades.

Conseguir la preaprobación de un préstamo para automóviles puede simplificar el proceso de compra. Sabrá exactamente cuánto vehículo puede permitirse comprar. Además, esto le coloca en una posición más fuerte para negociar con un concesionario o un vendedor particular, ya que demuestra que no ha venido a dar rodeos. Puede consultar el Paso 4: Préstamo directo para obtener más información.

Como regla general, el total de sus gastos mensuales en automóviles no debería superar el 20% de su sueldo mensual. Le recomendamos que utilice una calculadora de préstamos para automóviles para ayudarle a elaborar su presupuesto. Es habitual que los consumidores den un 10% de entrada y financien el auto a 36-72 meses.

Tenga en cuenta que elegir un plazo más largo en un auto usado puede ser arriesgado, aunque un plazo más largo reducirá sus pagos mensuales. Es posible que quiera sustituir el vehículo antes de pagar el préstamo. En ese caso, tendría que pagar el saldo restante, lo que podría consumir parte de los fondos que utilizaría para comprar un auto nuevo.

Paso 2: Reducir la marca y el modelo

Aquí es donde puede y debe ser exigente. Tómese su tiempo para pensar en los usos que le dará al auto. Hacer una lista de comprobación puede ayudarle en su búsqueda:

  • ¿Cuánto tiempo piensa tener el auto?
  • ¿Va a utilizar el auto a diario o es más bien para el ocio o para un uso específico?
  • ¿Será un auto para compartir con la familia?
  • Si el auto es para el trabajo, ¿cuántas millas por día/semana va a conducir?
  • ¿Va a hacer algún viaje más largo, como viajes por carretera, en el auto?
  • ¿Cuántos pasajeros necesita poder llevar?
  • ¿Cuánto espacio necesita en el maletero?
  • ¿Qué características son importantes para usted? (Piense en todo, desde el techo solar y los calentadores de asiento hasta el Bluetooth y las características de seguridad)
  • ¿Cuál es el millaje máximo que quiere que tenga el auto?
  • ¿Busca un color concreto o hay algún color que no quiera?

Utilice las páginas web que están ahí para orientarlo. Si lo que más le preocupa es la seguridad, consulte el sitio web del Instituto de Seguros para la Seguridad en la Carretera [ING] para conocer los detalles de las pruebas de choque de los autos. A continuación, busque marcas y modelos y crea una lista de al menos tres autos que le parezcan adecuados. Examine las distintas reseñas de los autos que haya seleccionado y compárelos aún más utilizando sitios web fiables de agregación de reseñas de autos, como las reseñas de Edmunds.

Paso 3: Decidir dónde comprar un auto usado

Ahora que ya tiene una lista de autos, pase a buscar el lugar adecuado para comprar un auto de segunda mano. Gracias al poder del Internet, hay muchos sitios web que venden o listan autos usados. Le recomendamos que consulte algunos de ellos:

  • AutoTrader [ING]: AutoTrader es un servicio de listado de vehículos en línea que actúa como un portal para vendedores y compradores de autos nuevos y usados, reuniendo información de varios lotes de autos diferentes en su área.
  • AutoList [ING]: AutoList es un práctico sitio web porque extrae los listados de vehículos de una amplia gama de sitios web de compra de autos en línea y se los presenta en una única y práctica ubicación. Además, AutoList ofrece una función “Listimate” que le informa de si el precio de un auto es justo o no.
  • Carvana [ING]: Carvana elimina a los concesionarios del proceso y opera casi por completo en línea. Por lo tanto, no tienen concesionarios tradicionales ni opciones de prueba de conducción. Sin embargo, le dan la opción de devolver su compra siete días después de la venta sin hacer preguntas.
  • CarMax [ING]: CarMax es un concesionario de autos con una política de compra y venta de vehículos usados sin regateos, que pretende simplificar el proceso de compra para las personas que quieren hacer su compra y salir. Y a diferencia de Carvana, CarMax tiene lotes físicos repartidos por todo el país, por lo que puede ver los vehículos y probarlos antes de comprar.
  • Craigslist [ING]: Craigslist existe desde hace años y es la mejor opción para encontrar autos de gama baja en su zona de vendedores particulares. Sin embargo, tenga cuidado con los estafadores.

Paso 4: Determinar un precio de compra justo

Cuando empiece a reducir su búsqueda, busque el modelo de auto en una guía de precios como el Kelley Blue Book [ING]. Puede utilizar la guía para comprobar el valor de mercado del auto que le gusta. Y puede personalizar su búsqueda en función de factores como el millaje, el estado, la marca y el modelo, etc. Una vez que tenga determinado el precio justo del vehículo que quiere, tendrá la información que necesita para negociar con éxito.

Cuando busque los precios, tenga en cuenta lo siguiente para intentar acotar las búsquedas:

  • Año
  • Marca y modelo
  • Opciones
  • Millaje
  • Condición

Dado que la mayoría de las guías de precios le darán varios precios, asegúrese de ajustar el tipo de precio en consecuencia en su búsqueda. Por ejemplo: Si va a comprar a un concesionario, asegúrese de mirar el precio “Dealer Retail”. Y si uno de sus vecinos está vendiendo un auto, mire el precio de “Particular”. Además, se dará cuenta de que las guías de precios suelen indicar lo que vale un canje, así que asegúrese de ponerle precio a su auto actual y al que quiere comprar si piensa canjearlo en el concesionario.

También es importante conocer el historial de un vehículo al comprar autos de segunda mano. Los concesionarios suelen proporcionar este historial por adelantado, o puede pedirlo. Algunos concesionarios también tienen políticas de “seminuevo certificado”, lo que significa que el auto ha sido sometido a una rigurosa inspección. Asegúrese de comprobar lo que significa la política de seminuevo certificado, ya que algunos concesionarios pueden utilizar el término para hacer que los compradores se sientan mejor con la compra.

Si va a comprar a un particular, pídale el número de bastidor del vehículo (VIN en inglés) y compruebe el historial del mismo en Internet. Servicios como CarFax [ING] facilitan la búsqueda del historial completo de un auto o camioneta de forma gratuita.

Credit Karma [ING] también recomienda negociar cada parte de la transacción por separado, para que los concesionarios no puedan incorporar cargos ocultos en el contrato. Enfóquese en el panorama general en lugar de en el pago mensual: un concesionario puede acordar reducir su pago mensual, pero esto alargaría el período de pago del préstamo y le haría pagar más en intereses en última instancia, dice la compañía. Revise cuidadosamente cada decisión que tome.

Y si un concesionario no está dispuesto a trabajar con usted, no tenga miedo de marcharse.

Paso 5: Encontrar una financiación asequible para un auto usado

A la hora de encontrar una financiación asequible para su auto, tiene dos opciones para elegir:

  1. Préstamo directo
  2. Financiación en el concesionario

Préstamo directo

El préstamo directo es el proceso de pedir dinero prestado a un banco, una empresa financiera o una cooperativa de crédito. Con este tipo de préstamo, se compromete a pagar el importe financiado junto con los intereses que se devolverán en un plazo determinado.

Además, puede solicitar una financiación preaprobada antes de empezar a buscar un auto. Esto es enormemente beneficioso para las negociaciones, ya que se conocen de antemano las condiciones del crédito, que incluyen:

  • Tasa de Porcentaje Anual (APR, por sus siglas en inglés)
  • Plazo (duración del préstamo)
  • La cantidad máxima aprobada que puede pedir prestada

Con una preaprobación, puede identificar y negociar las mejores ofertas y opciones de financiación porque tiene algo con lo que comparar las ofertas del concesionario si va a comprar a un concesionario.

Si la compra se realiza a un propietario particular, el préstamo directo será la única opción de financiación que tendrá.

Financiación en el concesionario

Por otro lado, la financiación en el concesionario es el proceso de solicitud de financiación a través del concesionario. Por lo tanto, está firmando un acuerdo con el concesionario para comprar el auto y se compromete a pagar la cantidad financiada más los intereses durante un periodo de tiempo.

La financiación del concesionario puede ofrecerle múltiples opciones de financiación, ya que las relaciones del concesionario con las compañías financieras y los bancos les permiten ofrecerle una amplia gama de opciones de financiación. Por ejemplo, pueden ofrecerle un 0% de APR durante 36 meses en vehículos de segunda mano certificados (CPO, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, tenga en cuenta que el concesionario casi siempre obtiene beneficios al ofrecerle la financiación; por lo tanto, puede que no tengan en cuenta sus intereses. Asegúrese de obtener la declaración de la Ley de Veracidad de los Préstamos (TILA, por sus siglas en inglés) de cualquier oferta del concesionario que reciba para poder comparar los costos totales, los cargos por intereses y los pagos con una oferta de préstamo directo.

Paso 6: Asegurarse de tener el vehículo adecuado

La mejor manera de obtener toda la información sobre un auto es simplemente hacer preguntas. Empiece por verificar la información que ha visto o leído en el anuncio.

Estas son algunas preguntas importantes que debe hacer:

  • ¿Puedo ver los registros de servicio? (CarFax [ING] es una gran fuente de informes sobre el historial del vehículo).
  • ¿Tiene el título de propiedad? ¿Está claro? (Los títulos claros muestran que no hay gravámenes sobre el auto).
  • ¿Qué factores se han tenido en cuenta para decidir el precio de venta?
  • ¿Hay algún detalle importante que no se haya mencionado en el anuncio y que deba conocer?
  • ¿Puedo hacer que un mecánico de mi elección revise el auto?
  • ¿Qué antigüedad tiene la batería? ¿Se ha sustituido la batería? En caso afirmativo, ¿cuándo?
  • Para la transmisión automática: Cuando el auto está en marcha, ¿la transmisión hace ruido al entrar en ella?
  • En el caso de la transmisión manual: Al pisar el embrague, ¿se siente la transmisión rígida o con tirones?

Ahora que tiene una idea básica de algunas preguntas importantes que debe hacer. Es el momento de crear una lista de comprobación de sus requisitos y de cualquier preocupación mecánica seria:

  • ¿Cómo de seguro y fiable es el auto? ¿Tiene el fondo del motor algún signo de fuga de líquido?
  • Al acelerar, ¿la transmisión da tirones en los puntos de cambio?
  • ¿Tienen los bajos del auto alguna abolladura o golpes de metal?
  • ¿Son todos los neumáticos del mismo tamaño y marca?

Cómo inspeccionar el auto

Aunque puede hacer las preguntas anteriores y comprobar el auto por usted mismo, debe asegurarse de que realmente está en buenas condiciones de funcionamiento llevándolo a un mecánico. Los vendedores particulares suelen ser bastante laxos en lo que respecta a la inspección, mientras que algunos concesionarios pueden rebatirla argumentando que “el auto ya ha sido inspeccionado”. Pero le instamos a que insista en que un mecánico de confianza compruebe el estado del auto si tiene alguna duda.

Ahora, una pequeña aclaración sobre el significado de “certificado”. En los lotes de autos usados independientes, esto no significa nada sobre el estado o la fiabilidad del auto. Es una estratagema para atraer a clientes crédulos. Sin embargo, en los lotes de autos nuevos, “certificado” se refiere a que el auto está en un programa de seminuevo certificado (CPO, por sus siglas en inglés). Esto se ha convertido en un método popular para facilitar la compra de autos usados en su conjunto. Por lo tanto, no debería ser necesario que un mecánico revise el auto.

Probar el auto

Aunque no sea un mecánico experto, puede inspeccionar el auto por usted mismo haciendo una prueba de conducción. Si es posible, pruebe a conducir el auto por varias rutas y un tramo de autopista. Y asegúrese de conducir el auto sin la radio encendida para poder prestar atención a lo siguiente:

  • Escuche cualquier ruido inusual que pueda indicar un estado mecánico defectuoso.
  • Compruebe si hay puntos ciegos.
  • ¿La dirección y la aceleración del auto son de su agrado?
  • Y lo más importante, asegúrese de que los frenos funcionan correctamente.

Una vez terminada la prueba de conducción, analice lo demás. Compruebe el espacio para las piernas, la capacidad de carga y las distintas opciones añadidas. Y, por último, encienda la radio o conecte el Bluetooth y haga sonar el sistema de sonido para asegurarse de que, de nuevo, sea de su agrado.

Paso 7: Negociar el mejor precio

Y ahora vamos a lo esencial: negociar. Para algunas personas, esto puede ser estresante, ya que no desean regatear. Pero con un poco de investigación puede obtener el precio promedio de mercado del auto, que puede utilizar como guía de precios. El vendedor casi siempre va a pedir más que la media del mercado para poder obtener el máximo beneficio posible.

Digamos, por ejemplo, que Honda le pide $15,000 por un Honda Civic 2016 usado, pero su investigación le ha mostrado que el auto vale $12,000. A partir de ahí, comience por señalar cualquier preocupación que pueda tener para tratar de bajar el precio, y luego táchelos con el valor contable del auto.

Por ejemplo: “El auto se conduce bien, pero me preocupa un poco el hecho de que haya tenido algunos problemas eléctricos con el tablero, y el hecho de que el valor del auto es de $12,000. Teniendo esto en cuenta, creo que $10,500 sería un precio justo por él”.

Ahora queda en manos del vendedor aceptar su oferta o hacerle una contraoferta, y así sucesivamente hasta llegar a un acuerdo o irse. Además, tenga en cuenta que los vendedores conocen todos los trucos del oficio y serán capaces de descubrir su estrategia, así que manténgase firme. Por último, asegúrese de saber si el concesionario le está dando el precio “de salida”, que incluye todos los impuestos y tasas, o si simplemente le está dando el precio de venta del auto.

Estos son algunos consejos para ayudarle a conseguir el mejor trato en un lote de autos:

Tómese su tiempo para negociar. Empiece con una oferta baja, pero manténgase en un margen razonable. De lo contrario, el concesionario podría considerarlo como una oferta baja y dejar de tomarlo en serio. En su lugar, intente hacer una oferta baja que siga siendo atractiva. Si el trato no es lo suficientemente atractivo para el concesionario, mejore su oferta en incrementos de $300.

Si le aprueban un préstamo, es como si comprara en efectivo. Por lo tanto, negocie el precio del auto y no el tamaño de los pagos mensuales. Es habitual que los vendedores traten de convencer a los consumidores de que compren un auto mostrándoles los costos mensuales bajos en lugar del costo total del auto.

Si el vendedor se aleja para “hablar con su jefe”, levántese y recorra la sala de exposición o vaya por una galleta o un café. Así mantendrá al vendedor alerta, lo que le ayudará en las negociaciones.

Asegúrese de que se desglosan todos los impuestos y tasas antes de decir afirmativamente por un trato. A veces, los vendedores incluirán tasas de presentación u otros gastos para obtener el máximo beneficio de lo que puedan haber perdido durante las negociaciones.

Usted es el comprador; por lo tanto, tiene el mayor poder. Esté siempre dispuesto a marcharse si no avanza en la negociación de un trato, o simplemente por el hecho de que no le gusta cómo lo están tratando. Un adiós será suficiente.

Paso 8: Últimos pasos en la compra de un auto usado

Por último, después de haber dado una vuelta de prueba al auto de sus sueños y de haberse comprometido con la compra, aún quedan algunas tareas más de las que ocuparse antes de que empiece la diversión. Para ayudar a finalizar su presupuesto, sume el costo del seguro, el título del auto, la matrícula y cualquier reparación final necesaria.

También debe realizar estos pasos:

Transferir el título y matricular el auto

Para transferir el título del auto y la factura de venta, o la factura del concesionario, es posible que tenga que acudir a la oficina de impuestos de su condado con el vendedor para transferir la propiedad. Una vez que haya finalizado la información de registro, asegúrese de guardarla en la guantera sin el título del vehículo. Guarde el título bajo llave en un lugar seguro en casa que pueda encontrar fácilmente más tarde.

Asegurar el auto

Si es posible, asegure el auto antes de salir del concesionario. Si tiene el Número de identificación del vehículo (VIN, por sus siglas en inglés), puede proporcionárselo a su aseguradora para que tenga una cobertura adecuada. Los concesionarios no suelen permitirle salir del lote sin una prueba de seguro. Además, elegir su plan de seguro con antelación le ayudará en su plan de presupuesto. Asegúrese de incluir el seguro en su presupuesto desde el principio.

Leer el manual del propietario

Aunque sea tedioso, es importante que lea el manual del propietario. No sólo le dará una idea clara del programa de mantenimiento del auto, sino que también le enseñará el grado ideal de gasolina, la presión de los neumáticos y consejos y trucos sobre cómo utilizar las distintas herramientas del auto que tiene a su disposición.

Consultar las reparaciones pendientes

Antes de comprar un auto, es recomendable realizar una inspección previa a la compra. Sin embargo, también es una buena idea volver a revisar los filtros, los líquidos, los frenos y los neumáticos después de la compra. Tenga en cuenta, sin embargo, cuando busque un mecánico, que algunos se especializan en el mantenimiento y otros en la reparación.

Fuentes:
[1] https://www.prnewswire.com/news/-releases/two-thirds-of-lemon-cars-start-to-show-symptoms-within-one-month-of-purchase-yourmechanic-survey-finds-300483465.html/
[2] https://qz.com/913093/car-loans-in-the-us-have-hit-record-levels-and-delinquencies-are-rising-fast-too/
[3] https://www.experian.com/blogs/ask-experian/sticker-shock-is-real-car-payments-hit-a-record-high/
[4] https://www.forbes.com/sites/niallmccarthy/2019/01/03/the-number-of-americans-holding-auto-loan-debt-shows-no-signs-of-slowing-down-infographic/
[5] https://www.bankrate.com/loans/auto-loans/best-car-buying-tips/

Artículo modificado por última vez el Noviembre 9, 2021. Publicado por Debt.com, LLC