Desde la ley de impuestos hasta los recortes en los fondos de Medicare, Trump y el Congreso podrían crear obstáculos para sus años dorados

El presidente Trump prometió no recortar Medicare (texto en inglés) y la Seguridad Social durante su campaña, pero  los republicanos quieren que lo haga. El destino de eso, y el de la Ley de Asistencia Asequible (ACA, por sus siglas en inglés) siguen siendo inciertos hoy.

Las preocupaciones sobre el cuidado de la salud han aumentado un 7% en los últimos dos años para quienes se acercan a la jubilación, en las edades entre 45 a 80 años, según un nuevo estudio de la The Society of Actuaries (en inglés), una organización que mide el riesgo y la incertidumbre.

Lo mismo aplica para aquellos que ya están jubilados. El estudio no confirma las razones específicas de su ansiedad, pero señala:

“Los pre-jubilados y los jubilados están más preocupados porque sus ahorros se mantengan al ritmo de la inflación, para tener suficiente dinero para pagar un asilo de ancianos o para afrontar un cuidado a largo plazo si fuera necesario, y poder acceder a una atención médica de calidad. En comparación con 2015, esa preocupación ha aumentado”

¿Por qué Trump no cumpliría su palabra?

Una razón: Matemática. Claro y simple, debido a cuánto suman los gastos federales en los dos programas.

El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, ya dejó en claro que los republicanos quieren cortar el financiamiento a Medicare este año. También dijo que él ha “comenzado a convencer al Presidente Trump en conversaciones privadas” para reducir el gasto en el programa federal de salud, informó el Washington Post (en inglés). El mismo reporte de prensa citó a Ryan diciendo que no intentarían una reducción de fondos para la Seguridad Social, debido a las reglas que el Senado tiene.

Sin embargo, el comunicado en inglés de la Junta de Fideicomisarios de la Seguridad Social (SSBOT, por sus siglas en inglés), predice que comenzarán a pagar más de lo que perciben para el 2022. Para 2034, la cantidad que perciben podría agotarse. En última instancia, la junta considera que es posible que deban recortar el 23% de los beneficios, si continúan con los pagos mensuales.

Los recortes de impuestos impulsados por la administración actual (GOP) pueden perjudicarlo más de lo que le ayudarán

Además de los recortes SSBOT, los jubilados pueden preocuparse por la ley de reducción de impuestos aprobada recientemente. En inglés, la Ley de Reducción de Impuestos y Empleos (TCJA, por sus siglas en inglés)  dice que protegerá contra cualquier cambio en la Seguridad Social.

Pero los expertos financieros predicen (en inglés) que el déficit federal (la cantidad que el gobierno gasta por encima de lo que recauda) aumentará en $1.7 billones en los próximos 10 años.

La ley de “pago por uso”, o PAYGO, en inglés, está diseñada para mantener el déficit bajo control. Es decir, si el déficit federal aumenta tanto como lo pronostican los expertos, se forzarán recortes presupuestarios obligatorios en programas como Medicare (texto en inglés). Lo que podría sumar un recorte de hasta $25 mil millones al programa de atención médica este año, según La Asociación Americana de Jubilados (AARP, por sus siglas en inglés) (texto en inglés).

El Partido Republicano (mencionado como GOP), está poniendo su dinero en la esperanza de que los recortes de impuestos a los ricos y las empresas a su vez estimulará la economía lo suficiente como para contrarrestar los déficits presupuestarios que puedan ocurrir debido a los recortes de impuestos.

Sin embargo, los recortes de impuestos no ayudan a los que ya están jubilados o están por serlo. Muchos jubilados no pagan impuestos federales sobre la renta. Si lo hacen, se trata de una pequeña cantidad.

¿Qué son la Seguridad Social y Medicare?

La Seguridad Social y Medicare tienen similitudes, lo que hace que muchas veces las personas los confundan.

Ambos son beneficios de ingresos financiados por el gobierno (texto en inglés) para personas mayores. El primero se convirtió en ley en 1935 para asignar un estipendio o un ingreso mensual fijo; este último fue promulgado 30 años después para proporcionar un seguro de salud.

Ambos son para estadounidenses mayores de 65 años, que ya no trabajan y que han pagado impuestos al menos 10 años antes de recibir los beneficios. Cerca del 90% de los estadounidenses mayores de 65 años reciben Seguro Social, dice la Administración del Seguro Social (página en inglés) (SSA, por sus siglas en inglés). Para más de un tercio de los estadounidenses que reciben estos beneficios, constituyen el 90% de sus ingresos mensuales (texto en inglés).

El SSA estimó que 62 millones de estadounidenses recibieron aproximadamente $955 mil millones en beneficios de la Seguridad Social el año pasado. El Seguro Social y Medicare conforman las dos piezas más grandes del pastel del presupuesto federal, según un análisis en inglés del Proyecto de Prioridades Nacionales (NNP, por sus siglas en inglés) -una organización independiente que hace que el Presupuesto Nacional sea accesible para los ciudadanos comunes, de modo que puedan participar en las decisiones gubernamentales.

El mismo estudio informó que ambos representaron casi dos tercios (61%) del gasto total en 2015.

análisis de deuda 855-654-9191

Conoce al autor

Joe Pye

Joe Pye

Escritor

Pye is a freelance writer for Debt.com.

congreso, jubilación, seguro médico, seguro social

Artículos Relacionados

Artículo modificado por última vez el Abril 19, 2018. Publicado por Debt.com, LLC . Los usuarios de celulares y tablets también pueden acceder a la versión AMP: ¿La Presidencia de Trump provoca estrés en los estadounidenses cerca de jubilarse? - AMP.