El #1 en la lista de crímenes no muestra signos de desaceleración, aunque hay algo de esperanza

El año pasado hubo casi 17 millones de casos de robo de identidad y la mayoría de ellos tuvieron lugar mientras estábamos comprando desde nuestros propios hogares

La mayor parte (81%) de los incidentes ocurrieron mientras los consumidores compraban en línea en sus propias viviendas, más que en tiendas físicas, dice un estudio de fraude de Javelin Strategy & Research, compañía de asesoramiento financiero de California. Pero la buena noticia, para tener en cuenta, es que es más seguro usar su tarjeta de crédito en una tienda de comestibles… Por ahora.

“El 2017 fue un año fructífero para los estafadores, y con la cantidad de información válida que tienen sobre los consumidores, sus ataques se han vuelto cada vez más complejos”, dice Al Pascual, Vicepresidente Senior, Director de Investigación y Jefe de Fraude y Seguridad en Javelin Strategy & Investigación. “Los estafadores actúan cada vez de forma más sofisticada, en respuesta a los esfuerzos de la industria para implementar una mejor seguridad”.

Fraude de identidad en aumento:

  • 1.3 millones de nuevas víctimas.
  • $ 16.8 mil millones robados.
  • 30% de los consumidores de EE. UU. afectados.
  • 35% fueron de números de Seguridad Social.
  • 30% fueron por tarjetas de crédito.

Información insegura

El año pasado hubo un aumento significativo de ladrones de identidad, que lograron obtener información de datos personales. Esto sucede cuando los ladrones cibernéticos “piratean” las bases de datos de bancos, hospitales, escuelas, o incluso cuentas de correo electrónico personales, para obtener información identificable para cometer fraudes.

Pueden buscar los números de la Seguridad Social, los nombres y apellidos, el apellido de soltera de la víctima, la dirección, o bien, el lugar donde nacieron.
Hubo un aumento del 61% de esta actividad delictiva el año pasado, dice GIACT Systems. Este tipo de robo de identidad sumó hasta $263 en pérdidas promedio para las víctimas el año pasado.

“La industria necesita un nuevo modelo de protección de identidad para cerrar las brechas de seguridad”, dice Pascual. “La mayoría de las herramientas implementadas actualmente están desactualizadas y crean vulnerabilidades que los estafadores expertos pueden explotar fácilmente”.

Advertisement

Últimas tendencias en el robo de identidad

Fraude en la adquisición de cuentas, es cuando un ladrón de identidad obtiene su información personal, como su número de seguro social, nombre o dirección para robar de varias cuentas de tarjetas de crédito o cuentas bancarias que ya están a su nombre.

Hubo un aumento del 7% de este tipo de fraude, siendo casi un millón de personas en los EE. UU. los que se vieron afectadas el año pasado. Estos incidentes aumentaron 120% desde 2016 y les está costando a los americanos $ 5,1 mil millones.

Fraude de nueva cuenta, sucede cuando toman su información para crear nuevas cuentas. A menudo las víctimas recién se dan cuenta, cuando les llega una cuenta por correo.

Nueva tecnología, el mismo crimen

A medida que se crea una nueva tecnología para combatir el robo de identidad, los ladrones siempre encuentran nuevas modalidades para continuar cometiendo fraudes. La nueva tecnología en tarjetas de crédito ha mostrado mejoras con las compras a crédito en las tiendas. Pero eso ha hecho que el robo esté cambiando, al robo en línea.

Agregar chips EMV a las tarjetas de crédito ha disminuido la cantidad de incidentes de robo de identidad en las tiendas. Los EMV tienen ese nombre, por las iniciales de los nombres de las tres compañías de tarjetas de crédito que desarrollaron esa tecnología: Europay, MasterCard y Visa.

Pero, los ladrones están creando cuentas fraudulentas cambiando información robada e inventada. Este tipo de fraude se llama robo de identidad sintética, un ladrón puede haber obtenido un número de seguridad social, crea para ese número un nombre falso, y los bancos no pueden notar la diferencia.

Mantienen las cuentas abiertas el tiempo suficiente para que parezcan legítimas. GIACT (proveedor de servicios de administración de riesgos) estima que este tipo de fraude le costó a la industria de tarjetas de crédito $6 mil millones el año pasado. Las víctimas sufrieron una dura pérdida promedio de $15,000 por incidente el año pasado.

“El fraude de identidad y de pagos ahora está afectando a más consumidores que nunca antes”, dijo David Barnhardt, Vicepresidente ejecutivo de productos de GIACT. “No solo aumentan año tras año los casos de fraudes de identidad sintética y de nombre verdadero, sino que también aumentan los costos financieros y humanos de identificar y remediar las incidencias de pérdidas”.

análisis de deuda 855-654-9191

Conoce al autor

Joe Pye

Joe Pye

Escritor

Pye es un escritor independiente de Debt.com.

compras en línea, internet, internet security, robo de identidad

Artículos Relacionados

Artículo modificado por última vez el Abril 3, 2018. Publicado por Debt.com, LLC . Los usuarios de celulares y tablets también pueden acceder a la versión AMP: Robo de identidad: hay más conciencia, pero el crimen sigue en aumento - AMP.