Las crisis de dinero no son raras. Entonces, ¿por qué fingimos como que si las son?

El huracán Irma se fue hace tiempo. Para algunos floridanos y tejanos, la destrucción persiste.

No estoy hablando de lesiones físicas o daño estructural. Estoy hablando del impacto financiero, y no en los negocios, sino en individuos.

De hecho, las empresas se recuperaron rápidamente de la enorme y mortal tormenta.

“Los saldos de efectivo, para la típica pequeña empresa, cayeron más de 7.4% después de haber tocado tierra en Houston y Miami, pero se recuperaron en dos semanas”, dijo un estudio reciente de JP Morgan Chase (en inglés).”Pocas pequeñas empresas, en la mayoría de los vecindarios de Houston y Miami, tuvieron una pérdida significativa de ingresos durante más de cuatro semanas”, agregó.

Lamentablemente, eso no fue cierto para los residentes que ya apenas podían llegar a fin de mes, que es la mayoría de la gente en estos días:

“Los pagos de la deuda cayeron más del 15% en la semana que el huracán tocó tierra, y permanecieron acumulativamente por debajo de la línea de base durante 10 semanas después de la fecha del suceso”, reveló el informe. “Diez semanas después del huracán Irma, los consumidores no habían logrado regularizar completamente los pagos médicos y de atención médica que habían postergado durante la semana del huracán”, continuó el texto.

Este informe no anunciado, es más importante para mí que una investigación similar que se centra en los costos del gobierno que llegaron a los millones después de la tormenta. ¿Por qué? Porque el gobierno puede (y lamentablemente lo hace) imprimir dinero. Los estadounidenses promedio que enfrentaron el huracán Irma mientras estaban enterrados bajo miles de dólares en tarjetas de crédito y deudas de préstamos estudiantiles, no tenían una forma segura de recuperarse.

Huracanes y recesiones

¿Qué tiene que ver un huracán en el 2017 con una recesión del 2018? La última recesión fue provocada por un desastre inducido por el hombre: la crisis hipotecaria. Sin lugar a dudas, los desastres provocados por el hombre son más devastadores que los naturales, porque cubren todo el país y persisten durante años.

También hacen más daño cuando los estadounidenses no tienen los recursos financieros para recuperarse rápidamente. A pesar del aumento tan publicitado en el mercado bursátil, más estadounidenses están endeudados hoy, que durante la Gran Recesión. ¿No me cree? Eche un vistazo a las estadísticas de Finanzas Personales de Debt.com. La deuda de la tarjeta de crédito y la deuda del préstamo estudiantil han roto la marca de $1 billón desde entonces.

Si los estadounidenses en el camino del huracán Irma se endeudaron más a fondo debido a un huracán que duró un solo día, ¿qué sucederá cuando implosione el mercado de préstamos para automóviles (texto en inglés)? ¿O los préstamos estudiantiles finalmente colapsan (texto en inglés) sobre sí mismos?

Miedo, no pereza

No sé cuándo llegará la próxima recesión, pero no es arriesgado decir que se aproxima. Siempre está viniendo. Al igual que el resfriado común, usted puede tomar precauciones, pero no puede evitarlo por completo.

Lamentablemente, el 59% de los estadounidenses “piensan que es probable que haya una recesión en el próximo año”. Eso es, según una nueva encuesta en inglés de Marketplace-Edison Research, una revelación de datos interesantes:

  • “Los jóvenes de entre 25 y 34 años, y los afroamericanos, son los más ansiosos sobre su situación económica personal”.
  • “El 49% de los blancos dice que la desigualdad de ingresos ha aumentado, en comparación con el 51% de los afroamericanos y el 58% de los hispanos”.
  • “Las mujeres fueron más propensas a decir que todavía no se habían recuperado de la recesión: el 18% frente al 10% para los hombres”.

Esto me dice que muchos estadounidenses todavía se están recuperando de la última recesión, al mismo tiempo que esperan otra. Ese golpe uno-dos, los devastará. Si eso sucede, la próxima recesión podría ser más profunda que la anterior, incluso si es más leve en números económicos reales.

Sería similar a un huracán más débil que soplara a través de Miami y Houston en los talones del huracán Irma, aún causaría un daño masivo, no por su propia fuerza, sino por los vientos que la precedieron.

Tenemos que preocuparnos por la economía de la misma manera.

análisis de deuda 855-654-9191

Conoce al autor

Howard Dvorkin, CPA

Howard Dvorkin

CPA y Presidente

Dvorkin is the author of Credit Hell and Power Up, founder of Consolidated Credit, and Chairman of Debt.com.

crisis monetaria, dinero, préstamos estudiantiles, recesión

Artículos Relacionados

Artículo modificado por última vez el Abril 19, 2018. Publicado por Debt.com, LLC . Los usuarios de celulares y tablets también pueden acceder a la versión AMP: Recesión 2018: Lecciones que nos dejan los desastres financieros naturales y los provocados por el hombre - AMP.