No es sorprendente que su mayor factor de estrés sea el dinero

Las mujeres de todo el mundo ganan menos que los hombres. ¿Pero sabe dónde es más pequeña la brecha salarial entre hombres y mujeres? En China.

Las mujeres en China ganan un 12.7%  menos que los hombres, mientras que las mujeres en los EE. UU. ganan 17.6%, según una encuesta global de la consultora Korn Ferry (en inglés).

Las Mujeres en EE. UU. están por debajo del promedio con el mismo salario

El pago es más desigual en los EE. UU., que el del promedio global general. Las mujeres de todo el mundo ganan un 16% menos que los hombres.

Pero cuando a las mujeres se les da el mismo puesto de trabajo, la brecha se cierra significativamente. Cuando las mujeres y los hombres desempeñan el mismo papel, su brecha salarial disminuye al 7%. Luego, cuando tanto hombres como mujeres se encuentran en la misma posición en la misma compañía, la brecha se cierra a solo 2.6%.

“La paridad salarial sigue siendo un problema muy real, pero es un problema que puede abordarse si hay un esfuerzo continuo para habilitar, alentar y seleccionar a las mujeres con talento para asumir y prosperar en papeles desafiantes”, dijo Jane Edison Stevenson, una ejecutiva de Korn Ferry. “Las mujeres tienen las habilidades y competencias necesarias para ascender a los niveles más altos dentro de las organizaciones, y debe ser un imperativo comercial para las empresas, ayudarlas a llegar allí”, recalcó.

Y mientras que las mujeres trabajadoras estadounidenses ganan menos dinero, más de ellas dicen que sienten un estrés a diario por sus trabajos, más que el que sufren los hombres.

Estrés laboral

El 54% de las mujeres que trabajan experimentan estrés diariamente, en comparación con el 47% de los hombres, según un estudio de la compañía de beneficios del empleador Unum (en inglés).

Los trabajadores más jóvenes en la experiencia de los EE. UU., se estresan a tasas más altas que las generaciones anteriores, dice Unum. 39% de los trabajadores Millennials (en el rango de 18-34 años de edad), dicen que experimentan estrés a diario, varias veces a la semana. Por el contrario, los trabajadores de la generación baby boom (de 65 años o más) experimentan estrés “con poca frecuencia o nunca”.

Independientemente de la edad, las mujeres tienen un 7% más de probabilidades de experimentar estrés “todos los días de la semana”. Estas son las principales causas del estrés:

  • Financiero: 49%.
  • Vida en el hogar y las relaciones familiares: 43%.
  • Salud personal: 35%.
  • Responsabilidades del trabajo: 33%.
  • Salud de los miembros de la familia: 33%.

“El estrés afecta la productividad de los trabajadores y puede aumentar, con el tiempo, a problemas de salud más graves y a generar ausencias”, dijo Greg Breter, vicepresidente de Unum. “Si bien el estrés no está reportado como la causa principal de la inasistencia, a menudo es el problema subyacente que causó o exacerbó otra condición de salud y ralentizó la recuperación”, agregó.

Según la encuesta, el ayudar a los empleados a controlar su estrés es lo mejor para la compañía. Ese estrés está costando a la economía estadounidense un tercio de un billón de dólares anuales, dice el Instituto Estadounidense de Estrés (en inglés) (TAIS, por sus siglas en inglés), debido a:

  • Ausentismo.
  • Accidentes.
  • Rotación de empleados.
  • Baja productividad.
  • Costos médicos, legales y de seguro.
  • Compensación laboral.

El estrés laboral contribuye a que los trabajadores se quejen de dolor de espalda (30%), fatiga (20%) y dolores de cabeza (13%), de acuerdo con TAIS. Solamente con el ausentismo a los lugares de trabajo, se estima que les costará a las empresas estadounidenses $602 por empleado, y un acumulado de $3.5 millones anuales.

Los beneficios deberían facilitar el trabajo

Muchas compañías han comenzado a ofrecer a los trabajadores la opción de trabajar desde su casa con más frecuencia. Aunque más lo tienen, y disfrutan de la opción, la mayoría prefiere trabajar en la oficina.

82% de los trabajadores de EE. UU. dicen que tener la capacidad de trabajar desde casa les permite un mejor equilibrio entre la vida laboral y personal. Sin embargo, el 62% todavía prefiere trabajar desde la oficina, según un estudio de la empresa de recursos humanos y personal, Randstad (en inglés).

“Los trabajadores aprecian tener la opción de trabajar cuando y donde quieran, pero también valoran la interacción con los colegas, cara a cara, en el lugar de trabajo”, dijo Jim Link, un ejecutivo de Randstad. “Los empleadores que logren el equilibrio correcto (hacer que los arreglos de trabajo sean lo más accesibles posible a través de la tecnología, a la vez que cultiven una próspera cultura en la oficina) lograrán atraer y retener a los mejores talentos”, explicó.

Curiosamente, ese número es más alto para los trabajadores Millennials, a pesar de que la capacidad de trabajar de forma remota es una necesidad para atraer a la generación del milenio a la fuerza de trabajo, de acuerdo con U.S. News & World Report (en inglés).

Los trabajadores están emocionalmente separados en el trabajo, el 26% de las veces, según un estudio de la empresa Accountemps (en inglés). Eso lleva a una menor productividad, moral y mayor rotación. ¿Qué arreglaría eso? El 37% dice que quiere habitaciones para la siesta, comida gratis y gimnasios en su trabajo.

“Cada entorno de trabajo y oficina es único”, dijo el ejecutivo de Accountemps, Michael Steinitz. “Los gerentes deben verificar continuamente con su personal para medir los niveles de satisfacción y aprender qué los motiva o los desconecta potencialmente”, concluyó.

análisis de deuda 855-654-9191

Conoce al autor

Joe Pye

Joe Pye

Escritor

Pye is a freelance writer for Debt.com.

estrés laboral, ingresos, trabajo

Artículos Relacionados

Artículo modificado por última vez el Junio 26, 2018. Publicado por Debt.com, LLC . Los usuarios de celulares y tablets también pueden acceder a la versión AMP: Las mujeres se estresan más en el trabajo y ganan menos - AMP.