Si realmente quiere quedarse sin deudas, aléjese de las nueces cubiertas de chocolate

Los puntos de vista y las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor(es) y no reflejan necesariamente las opiniones y/o políticas de Debt.com.

Hace unos días, casi efectué una compra impulsiva mientras compraba en Sprouts, la tienda del “mercado de agricultores” con tantos artículos atractivos que, cuando me dispongo a recorrer, para mi primer vistazo, dejo en el auto el dinero en efectivo y el plástico.

Eso es porque agregaré $30 adicionales a mi factura de comestibles si cedo a las tentaciones como la salsa de soja balsámica, las nueces cubiertas de chocolate y los granos de café y bocadillos a granel. Si entro en Sprouts o en cualquier otra tienda de comestibles “divertida” con una tarjeta de plástico, siempre voy a gastar demasiado.

Es por eso que antes de entrar por la puerta de Sprouts, siempre leo la circular de ventas semanal que me llega por correo. Cuando veo buenas ventas, solo tomo el efectivo suficiente para artículos específicos. El otro día, sin embargo, no tenía dinero en efectivo, así que tomé mi tarjeta de débito para comprar una bolsa de naranjas de $2.98 y una coliflor de $1. Fácil, ¿verdad? Bueno, no del todo.

Seleccioné los artículos de venta y luego dirigí tontamente mi carrito hacia donde estaban los aceites esenciales, las lociones y el pasillo de productos de salud y belleza. Siempre había querido un difusor de aceite esencial para que mi casa oliera bien, y allí encontré cuatro, que iban desde $29 a $50.

Sabía que podía encontrar un difusor menos costoso en otro lugar, pero estos estaban justo enfrente de mí, y además tan elegantes, tan bonitos. Tenía suficiente dinero en mi cuenta de cheques, incluso teniendo otros planes para esos fondos. Obviamente, necesitaba una opinión profesional.

“¿Este difusor de bambú vale realmente $50?”, le pregunté a un vendedor.

“Oh, definitivamente”, me dijo. “Hace que toda su casa huela bien”, recalcó.

Bueno, allá fui con la pregunta.

Me quedé allí durante 10 minutos, imaginando el exótico difusor sobre mi chimenea, dispersando finas partículas de lavanda, limón y madera de cedro en el aire interior de mi casa con olor a mi perro mojado. “Anda, derrocha”, instó el demonio en mi hombro. “Ahorra dinero para emergencias”, aconsejó el ángel del otro hombro.

Eventualmente, decidí que si todavía quería el difusor al día siguiente, volvería y lo compraría. Volví a colocar el artículo en el estante y salí de la tienda con solo un débito de $4 en mi tarjeta. Luego fui a casa y busqué el mismo producto en Amazon, donde estaba en la lista por $38, con envío gratis. También lo encontré en otro sitio web por $41.

Si usted es un comprador impulsivo, no será el único que hace compras por capricho. Cinco de cada seis personas respondieron, para una encuesta de Creditcards.com hecha en inglés, que compran por impulso, y el 54% gastaron $100 o más en una compra por impulso al menos una vez. Alrededor del 79% hizo sus compras impulsivas en una tienda.

Sin embargo, no tiene que ser un esclavo de la compra impulsiva. Aquí hay 4 consejos para esperar a poseer ese objeto brillante hasta que prevalezca una cabeza más fría…

1. Espere un día

Si espera unos días antes de realizar esa compra, aún mejor. Puede encontrar el artículo más barato en otro lugar, o incluso darse cuenta que realmente no lo quiere ni lo necesita una vez que esté fuera de la tienda. Aléjese y piénselo. Siempre tendrá la oportunidad de regresar más tarde.

2. Haga una lista

Escriba lo que desea y necesita comprar antes de ingresar a una tienda y cumpla al pie de la letra con esa lista. Si le llama la atención algo que deba tener, déjelo en el estante y piénselo durante 15 minutos mientras sigue comprando.

3. Cuente las calorías de los artículos comestibles

Mi amiga Allie, quien recientemente me introdujo en la práctica de comparar precios en línea (texto en inglés), me hizo evitar las compras impulsivas de alimentos el 90% del tiempo, al calcular las calorías y grasas “por porción” en cualquier bolsa de bocadillos que le llaman por su nombre en el carril de pago. Allie sabe que nunca comerá una sola porción, por lo que piensa en las 5.000 calorías que agregaría a su cuerpo en los próximos días y devuelve la bolsa al estante expositor.

4. Compre con efectivo

Las tarjetas de crédito y débito son indoloras, al menos por el momento. Cuando todo lo que tiene es dinero en su billetera, eso sí lo siente (y lo ve desaparecer) cuando lo gasta.

Una vez que llegué a casa y navegué por Internet, inspirada por el olor a perro de invierno de mi sala y a Febreze, encontré algunos difusores de aceites esenciales similares y menos costosos. Para cuando elegí uno, terminé gastando alrededor de $20 a $30 menos de lo que hubiera gastado impulsivamente. Es un ahorro que puedo usar en aceites esenciales para aclarar mi mente, no mi cuenta bancaria.

análisis de deuda 855-654-9191

Conoce al autor

Deb Hipp

Deb Hipp

Escritor

Hipp is a freelance writer based out of Missouri.

ahorro de dinero, comidas y bebidas, Finanzas Personales, food and drink

Artículos Relacionados

Artículo modificado por última vez el Abril 12, 2018. Publicado por Debt.com, LLC . Los usuarios de celulares y tablets también pueden acceder a la versión AMP: Compra por Impulso: el peor enemigo de su deuda - AMP.