Vacíe las estanterías ya y comience a llenar su billetera. La biblioteca es genial y le hará ahorrar

Los puntos de vista y las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor(es) y no reflejan necesariamente las opiniones y/o políticas de Debt.com.

Debt.com se esfuerza por brindarles a nuestros usuarios información útil sin dejar de ser imparcial y veraz. Hacemos que nuestros patrocinadores y socios cumplan con los más altos estándares de la industria. Una vez investigados, los patrocinadores pueden compensarnos por los clics y las transacciones que se producen desde un enlace dentro de esta página.

Crecí como una amante de los libros. Había leído todos los libros que podía conseguir en la escuela y también tenía una buena colección en casa. Así que fue natural que cuando nació mi primer hijo, quise que tuviera un compendio propio, lleno de todo lo que el Dr. Seuss y Sandra Boynton pudieran desear. Incluso fui tan lejos como para buscar en Internet, libros descatalogados de mi juventud que amaba profundamente y quería que él también amara.

La desventaja de todos estos libros es que ocupan mucho espacio y una gran cantidad de la cuenta bancaria si no se tiene cuidado.

En su tercer cumpleaños, nos habíamos quedado sin espacio en la estantería, así como en la parte superior de la misma. Los nuevos libros ahora tenían que apilarse en el piso a un lado, o estar precariamente equilibrados en la parte superior de la ya inestable torre.

Nos mudamos, y obtuve entonces otra estantería para la habitación de nuestro nuevo bebé. No para libros nuevos, sino para ayudar a despejar espacio en los estantes existentes que estaban tan abarrotados. Eso ayudó, hasta que mi hijo comenzó a recibir los catálogos de Scholastic Book Club Reader en la escuela. Estaba tan nostálgica y emocionada que no pude evitarlo, y compré algunos libros nuevos.

(Obviamente este es un mal hábito mío).

Los libros se seguían acumulando, un montón junto a su cama e incluso uno en su cama. La situación estaba fuera de control.

¿Cómo podría seguir fomentando este amor por la lectura cuando no podía incorporar otro libro en la casa, y, a la vez, no quería deshacerme de ninguno de nuestros libros antiguos porque nuestro nuevo bebé no había tenido la oportunidad de disfrutarlos?

Una solución gratuita

Entrar en: Cómo ahorrar en su biblioteca pública.

Como devoto fanático de “Parks and Rec”, la idea de la biblioteca era cómica.

View post on imgur.com

Pero a pesar de todos los chistes, había sido miembro del sistema de la Biblioteca Pública de New York, ¿por qué no unirme aquí en Los Ángeles? Mi mayor preocupación era que no tendría la amplitud de los libros o las capacidades tecnológicas para manejar la lectura electrónica, los préstamos de libros o las selecciones de audio.

En este punto, no tenía nada que perder, y tuve que dejar de gastar en libros nuevos. Fui a la biblioteca, llené el formulario en línea y obtuve mi tarjeta de la biblioteca.

No solo podría alquilar libros, sino también libros electrónicos, audiolibros e incluso DVD. Es como un Redbox gratis.

Mi hijo había descubierto la sección de animales dentro del área de niños y ya había elegido cuatro libros en el tiempo que me llevó regresar. Felizmente los revisé y los llevé a casa, sabiendo que tendrían que volver en unas semanas.

Desde entonces, comencé a trabajar en un libro propio, y he recurrido a la biblioteca como recurso de mi época de universitaria. Aunque echo de menos el Sistema Decimal Dewey y las viejas tarjetas de catálogo con el sello que indican cuándo debe regresar su libro, agradezco a las bibliotecas, y todo el conocimiento y el entretenimiento que tienen para ofrecerles a mis hijos y a mí misma. También estoy agradecida de no gastar cientos de dólares en libros cada pocos meses.

Me di cuenta de que había perdido un poco el control con mis gastos y con mi colección de libros. Traté de no caer en el mismo lío que hice con estos consejos:

Use su biblioteca local

Prometo que no está desactualizada, tal como usted podría pensar. Prefiero los libros reales, pero mi esposo prefiere los lectores electrónicos: su biblioteca debe tener ambas opciones disponibles, además de muchos otros medios. Use la biblioteca para sus hijos y también “pruebe” libros para ver cuánto les gustan realmente. Si se encuentra revisando el mismo libro una y otra vez, podría valer la pena comprarlo.

Intercambio de libros

Cree un intercambio de libros con algunas familias y amigos locales. Reúna una pila de libros que haya leído mucho y esté listo para cambiar por algún texto nuevo. Esto le permite deshacerse de algunos de sus libros mientras adquiere algunos hallazgos nuevos. No se trata necesariamente de despejar el espacio, sino de proporcionarle material nuevo sin necesidad de más espacio para alojarlos.

La purga de libros

Esto puede ser difícil, ya que los niños se apegan a los libros, incluso habiendo ya superado el interés por ellos. Descubrirá que una vez que comienzan a leer por su cuenta, esos libros pequeños se convierten en un excelente lugar para practicar el sonido de nuevas palabras y combinaciones de letras y no querrá deshacerse de ellos. En lugar de simplemente tomar los libros para edades más tempranas, busque los libros que se han asentado en los estantes y nunca fueron leídos. Recientemente revisé nuestras estanterías y encontré 10 libros que nunca habíamos leído, o que no nos habrían gustado por sus mensajes o redacción/edición deficiente. Los puse en una caja para donarlos a un refugio familiar local, porque, aunque es posible que no los hayamos disfrutado, es probable que otros lo hagan.

Venda sus libros

Puede ser un poco más fácil desprenderse de los libros, si los intercambia por dinero en efectivo. Los libros se venden mejor cuando se venden en paquetes de géneros o autores similares. Sin embargo, si son libros infantiles más grandes, también pueden venderse individualmente. Asegúrese de no ponerles un precio excesivo: alguien puede ir fácilmente a Amazon o Barnes and Noble para recoger una copia, si usted no está muy dispuesto a desprenderse de él.

Limite su compra de libros

No solo pruebe libros para sus hijos, pruébelos para usted mismo. Establezca un límite a cuánto, o qué cantidad de libros puede comprar en un mes. Esto ayudará a que ahorre dinero y espacio en los estantes. ¡Si no quiere separarse de los libros, pruebe Amazon Audible y obtenga dos libros audibles gratis ahora!

análisis de deuda 855-654-9191

Conoce al autor

Jessica Patel

Jessica Patel

Author

Jessica Patel is an award-winning editor and writer living in Los Angeles. She previously served as deputy editorial director of T Brand Studio at The New York Times and as Senior Editor and Analyst of Bankrate.com.

ahorro, biblioteca, Finanzas Personales, libros

Artículos Relacionados

Artículo modificado por última vez el Junio 26, 2018. Publicado por Debt.com, LLC . Los usuarios de celulares y tablets también pueden acceder a la versión AMP: Cómo ahorrar dinero y espacio en la biblioteca - AMP.