Es un cliché pero funcionó para Lance y su esposa.

Los puntos de vista y las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor(es) y no reflejan necesariamente las opiniones y/o políticas de Debt.com.

Usted probablemente ya lo haya escuchado muchas veces: “trabaje duro y haga sacrificios y todo va a estar bien”. Si quiere algo lo suficientemente malo, hará las dos cosas. Lance en Money Manifesto y su esposa vivieron ese cliché.

Antes de casarse, se sentaron e hicieron un plan. “Mi novia (en ese momento) y yo, nos sentamos y descubrimos cuánta deuda ella tenía”, recuerda Lance. “Cuando descubrimos que terminaría con más de $ 80,000 en préstamos estudiantiles, fue abrumador”.

Pero ellos no se desanimaron. En el otoño de 2009, después que Lance se graduó, comenzó a trabajar en una firma de contabilidad. Hizo un buen dinero, pero no gastó un centavo.

“Hice mi mejor esfuerzo para vivir frugalmente”, dice Lance. “Viví con compañeros de cuarto durante el primer año después de graduarme. Gastaba muy poco dinero cenando y tomaba mis almuerzos en el trabajo la mayoría de los días. Ahorré mi exceso de dinero para poder ayudar a pagar la deuda del préstamo estudiantil cuando nos casáramos”.

Eventualmente se mudó a otro estado donde los gastos de manutención eran más baratos. Cuando su esposa se graduó de la escuela de enfermería dos años después, ella lo siguió. Desafortunadamente, ella no pudo encontrar un trabajo. Entonces, tuvo que sacrificarse, y él también. Ella tomó un trabajo que estaba a una hora y media de distancia de donde vivían los padres de Lance.

“Mi novia se quedó en la casa de mis padres cuando trabajaba sus tres turnos de doce horas consecutivas cada semana hasta que finalmente terminé mudándome a la ciudad unos meses después, lo que me dejó viajando más de una hora y media en cada sentido”.

“Pagué el alquiler mientras ella aplicaba sus ganancias en la deuda del préstamo estudiantil”, dice Lance. “Vivíamos muy frugalmente, pretendiendo que todavía estábamos como estudiantes universitarios quebrados. Raramente comíamos afuera, solo teníamos muebles hechos a mano, y no decoramos ningún lugar en donde vivimos, excepto con artículos muy económicos “.

En su primera Navidad juntos, encontraron un “árbol bastante patético y falso” en el cobertizo de la casa que estaban alquilando. Durante ese tiempo, Lance dice, “cada uno de nosotros, tenía $ 50 por cheque de pago que utilizamos para que fuera un dinero divertido, pero eso fue, en su mayor parte, el único dinero que gastábamos en cosas que disfrutamos”.

A fines de 2011, él y su esposa (en ese entonces novios) compraron una casa. Podrían cumplir con el pago inicial del 20 por ciento por el ahorro de dinero de su trabajo a tiempo completo.

“Estábamos pagando $ 900 por mes de alquiler cuando una casa de 2 dormitorios y 1.5 baños de 1.150 pies cuadrados salió a la venta a menos de tres cuadras de la playa”, dice Lance. “¿El precio? Solo $ 79,000. Tenía más que suficiente para cubrir el 20 por ciento del pago inicial y los costos de cierre, y nuestro pago de vivienda se reduciría a $ 500 por mes”. También sabía que podría alquilar fácilmente esa casa una vez que se mudaran, entre $ 900 y $ 1,000 por mes.

Después de unos meses de búsqueda, Lance finalmente encontró un trabajo en la nueva ciudad para poder dejar de viajar esa hora y media. Con el tiempo extra que ahora tenía en sus manos, comenzó su blog de finanzas personales con la esperanza de ganar algo de dinero extra.

Cuando Lance y su novia se casaron, no gastaron tontamente. “Mi esposa planeó cuidadosamente cada detalle”, dice Lance. “Tuvimos nuestra boda en un parque que solo cuesta una pequeña cantidad el alquiler, menos de $ 200 si no recuerdo mal. Tuvimos nuestra recepción en la sala de fiestas de un restaurante y mi esposa hizo nuestro pastel de bodas viendo tutoriales en YouTube”.

Pagando la deuda

En marzo de 2014, Lance y su esposa terminaron de pagar los $ 80,000 de los préstamos estudiantiles. Celebraron cenando en un buen restaurante. Pero no cambiaron sus formas financieras. “Como alguien que leyó tanto sobre finanzas personales y como bloguero de finanzas personales, mi esposa y yo queríamos ser responsables y establecernos financieramente para nuestro futuro”, dice Lance.

Crearon un fondo de emergencia e invirtieron su dinero sabiamente. Él dice: “Otra razón para el fondo de emergencia y las inversiones adicionales fue porque sabía que tal vez quisiera probar un blog a tiempo completo algún día. Usamos este dinero como amortiguador, para poder lanzarme al autoempleo”.

En noviembre de 2015, Lance dejó su trabajo de tiempo completo. Su esposa también quedó embarazada. Esto hizo que trabajar desde casa fuera aún más atractivo. Podría cuidar a su hijo en lugar de tener que pasar sus años de niñez en la guardería. “Sabía que, si podía aumentar mis ingresos lo suficiente, mi esposa podría continuar trabajando en una actividad tradicional mientras yo podía trabajar para mejorar nuestro blog”, dice Lance.

Ahora Lance trabaja en Money Manifesto, pero también escribe freelance para clientes de finanzas personales. “Algunas personas llaman a esto un bloguero de tiempo completo, mientras que otros dicen que soy un bloguero/profesional independiente”, dice Lance. “El título no me importa. Puedo trabajar las horas que tienen sentido para mí desde la oficina de mi casa, así puedo ver a mi hijo”.

Después de escuchar la impresionante historia de Lance, le pedí algunos consejos para nuestros lectores. Él felizmente respondió:

  1. Lo primero que las personas deben hacer es retroceder y calcular cuánto gastaron cada mes y en qué lo gastaron, o comenzar a rastrear sus gastos en el futuro. No confunda esto con un presupuesto. El seguimiento de sus gastos implica anotar lo que ha gastado. También necesita realizar un seguimiento de sus ganancias y su valor neto, que incluye los activos y la deuda.
  2. La siguiente sugerencia es revisar sus gastos y ver dónde está malgastando el dinero. Busque las cosas en las que gasta dinero, y de las que obtiene poco o ningún valor, y simplemente córtelas. Y negocie los precios en su recibo de cable y obtenga nuevas cotizaciones para su seguro de automóvil, seguro de propietario, etc.
  3. Finalmente, trabaje para pagar su deuda de consumo, comenzando con sus préstamos de alta tasa de interés, como las tarjetas de crédito. Es hora de pagar los platos rotos y comenzar a eliminar la deuda. Una vez que se pague la deuda, puede comenzar a solidificar su futuro financiero con un fondo de emergencia e invertir para la jubilación.

Suena como “un trabajo duro y sacrificio”. Pero obviamente vale la pena.

 

análisis de deuda 855-654-9191

Conoce al autor

Brian Bienkowski

Brian Bienkowski

Escritor de Debt.com

Bienkowski is a staff writer and is the face of Debt.com's 'By the Numbers' videos.

Financial Profiling, save money, student loans

Artículos Relacionados

Artículo modificado por última vez el Enero 18, 2018. Publicado por Debt.com, LLC . Los usuarios de celulares y tablets también pueden acceder a la versión AMP: El trabajo duro y el sacrificio ayudaron a Lance a pagar su deuda - AMP.